- COLECCIÓN LITERARIA -

- OBRA  COMPLETA -

 

 


 


 

Preocupado de un mundo interior, exterioriza  ansias e ideales de problemática social, pretendiendo con la sensibilidad poética, asociar imágenes y conceptos que giran en torno a temas de intención social.


 ZURRIAGAL

Poemario

(1964-1966) 

-1968-

Colección Nº 6
38 páginas

 

A ARNULFO MORENO RAVELO

Lima - Perú

1968

 


 

 

Diseño de Carátula:

Jesús Moreno Ravelo                      

Profesor de Bellas Artes, egresado de la

Escuela Nacional Superior  de Bellas Artes del Perú

(E.N.S.B.A.P.)

 

 

 


 

 

 

MUSELINA

 

Muselina crespón de flor

alborozo estival enero

hialina de mística voz

encarnas en tu invierno.

 

Muselina de oro blanco

alba de la mañana.

Enhebra tus linos acuareladas

en la bruma de la nada.

 

Hálito de alfombra

fauces de música trinador

espuma de sombra

pretérito halagador.

 

 

 

LEJANO

 

Lo lejano, lo distante se enmarca

en el punto perdido de la distancia;

inmolando la misericordia

en la obscuridad de la niebla

que oculta la vergüenza.

 

Lejano horizonte, lejano perdido

en olas vas, ya no vuelves

a levantar el polvo de tu paso,

que sobre hojas enmarañadas

dejaste el pecado, clava almarada.

 

Playas que mueren en el seno del desierto,

naves que naufragan en alta mar,

sólo una mirada al firmamento

son los que ocultan todo un pesar

(de otro mar tal vez más grande y profundo).

 

Islas, caídas del cielo

penínsulas, salidas del alma

hacia la bravura del universo,

donde termina la esperanza

de aquél, ancla aventurera.

 

El diáfano de las aguas

y el nácar de las estrellas

vigilan de cerca el exponente

que rompe las cadenas

del prisionero de la suerte.

 

         El confín de la estela

divisa entre el crepúsculo,

la nave suelta su vela

y con el odio absurdo

la bruma sorda entona...

 

Lima, 10 de Agosto de 1964.

 

 

 

 

 

                                   SOMBRAS

 

Sombras, Oeste de floral

sombras, denigrantes de la tierra

zumbidos espumantes del palomar

abordan la intranquila vega

- donde abro los ojos de mar-

 

Sombras que en las playas caíste

sombras que del cielo al arenal

trazó su trayectoria diagonal

perdiéndose en la nada

- donde abro los ojos de mar-

 

Sombras sin forma, sin huella

sombras cóncavas de la nada

en ti padece torcida mella

en infinito torso calar

- donde abro los ojos de mar-

 

Mundo desconocido

en el más vulgar paladar

recupera el don perdido.

 

Musa sin existencia

en el orbe tan querido

de la esfumada conciencia.

 

                                     Lima, 11 de Agosto de 1964.

 

 

 

                        PARAMOS

 

 

Páramos de noches de bravura

en espera de escasa ternura.

 

Páramos del paso lejano

en bronco turbo pantano.

 

Páramos solaces de la espesura

¿por qué tiñes la basta blancura?

 

Páramos del invernal de agosto

¿porqué me haces pensar tan corto?

 

Desgarra la mácula tonta

y pónela esa moneda de plata.

 

Si el agua llena la posa

¿porqué  no llenas esta fosa?...

 

Marcos falaces de la vida

traman las notas de la lira.

 

Allá, en ésa vanidad

crujen cadenas de maldad...

 

                            Lima, 12 de Agosto de 1964.

 

 

 

                   VEGA

 

 
Hacia arriba la arboleda

por donde baja el río,

bramando la vega

llora a gritos el rocío.

 

El estruendoso ruido

de la quebrada blasfema,

pués; las nubes han corrido

hasta llegar a su celda.

 

Del follaje una voz divina

se pierde junto al cielo.

sembrando en América Latina

un fuerte desconsuelo.

 

¡Dios! no desprecies al inocente

de aquellos repliegues malvados

porque, a ti imploran  mentalmente

en los trances recodos humanos.

 

¡Ay! pobre los hombres

que ni hombres veniste,

pero; saben tus huesos

contestar a los muertos.

 

Lima, 23 de Agosto de 1964.

 

 

 

 

                   INVIERNO

 

Noches de invierno

noches de agosto...!

¿por qué, congelas mis huesos

de marfil aurora?

 

¿Porque este aire que mofa

las avenidas limeñas

me llenan las cuencas

de heladas estrellas?...

 

¡Oh! noches frías de agosto

¡Oh! primaveras muertas

en un pétalo de flor

cual una gota de rocío

que se ahoga sin sabor.

 

¡Oh! cielo blancoscuro

tamizado gris

pués; juega la última carta

de tu fámulo invierno,

que entre rocas se arrebata

cual incierta nave

en un médano pantano.

 

La suave lluvia

la dantesca mansión,

hoy riegan tus oleajes

cual boca abierta

sin pronunciar canción...

 

Lima, 11 de Setiembre de 1964.

 

 

 

 

 

                   ¡VISION!

 

Reflejos que se pierden en las sombras,

destellos que se quiebran en los cristales del espejo,

horizontes que mueren en las brumas

de un cielo sin nombre, sin color

que guarda en su seno el universo cabizbajo

ocultando la pobreza sin saborear su dolor.

 

Días engalanadas que no llegan al pobre corazón

del hogar, sin amor, sin luz, sin color;

hombres que a la par corren encausados

en ríos de miseria, de odio y guerra mundial

abren huérfanas brechas en brisas sin razón

cual monstruos dentellan a la sociedad.

 

Barcas que naufragan en los mares,

lágrimas que corren, sangrando los senderos,

mendrugos que fenecen en los labios

del hombre que une el cielo y la tierra

en el infierno del odio que pudren los corazones.

 

No sé, quién corroe la vida

no sé, quién desgarra vuestra carne

no sé, quien ahonda la herida

que se aferra en el lamento del hombre;

ahorcando los sacrosantos del alma deudora

enmudecen el grito de la desnuda tierra.

 

El universo es la vida

y la vida duerme en el tiempo

solo el; puede decirnos la verdad...

El Sol, camina con pies de aurora,

la tierra navega, sobre vieja barca

desquiciada hacia el horizonte,

sin prevenir del abismo que se acerca,

avanza, avanza; pobre, envidiosa y miserable.

 

Lima, 1 de Enero de 1965.

 

 

 

 

                   CRUELDAD

 

 

¡Ay! cielo, ya no luce violeta,

ya no,  vive tu cristal,

ha perdido en la gresca tormenta:

sin nube, sin agua; ... toda su bondad.

 

¡Oh! cielo, trova de paz

deidad del mundo sin alma,

recoge la beldad de tu faz,

porque ésta inerte masa

ya no tiene corazón.

 

¡Dios!, ¡Dios! ¿en donde estas Dios?

si eres Dios y esta cerca a nosotros,

¿por qué no extiendes tu mano

y en un giz - gaz nos ahorcas de una vez?.

 

El tiempo,  minuto a minuto

cercenan  los débiles huesos,

y el moho esta lacrando 

el vano tesoro que nos diste

¡Ay!, que poco somos ante la nada.

 

¡Ay! no pises estas espinas

por que de espina a espina,

la vida, se va quedando;

cual marchitas y pérfidas rosas

doblan su frente y quedan clamando.

 

¡Avanza! ¡Avanza! escucho que nos dices

más; el sórdido zarzal nos atrapa,

nuestros pasos son lánguidos y difíciles; 

sobre asperezas desgarrantes

que arrogaste como alfombra.

 

¿Qué injusticia cometemos?

¡Dios mío! porqué nos niega tu diestra.

¿Qué maldad sin perdón tenemos?

¡Ay! qué infamia guarda el mundo,

¡Qué, desigual nos partes tu pan!.

 

 

El pecado se recrudece

entre los hombres sin amor, sin fe,

¡Dios! no te enojes del mal

la causa se repliega en tu frente,

se ahonda en almas perdidas del obscuro mar.

 

Lima, Abril de 1965.

 

 

 

                   AFLICCIÓN

 

Una voz entre vientos escucho

no sé, si es humana o divina;

pero; entre espinas estrecho

los torrentes que salen del alma

cual ráfaga que nadie adivina;

sólo palpando con tus manitas

mi orondo y afligido pecho,

sabrás comprender las penas

que se ahogan en las riberas

de los ríos que arrancan mis venas.

 

Valle sin salida, paisaje sin acuarela

se ocultan entre cóncavos huesos,

que ciñe sin vida la manivela

que arrastra, poco a poco a los zurdos

caminos donde sueltan los nudos

en hebras difíciles de contar

por su difusa trayectoria sin estela;

cruje entre cumbres de alto mar

soportando los rudos castigos

que el torbellino no puede evitar.

 

El sol se trama entre las rejas

negras y frías del calabozo del alma,

donde mueren las auroras

cautivas de la mísera cortina

blonda tapizada en negra nevada;

retira ésta sombra de mi delante,

ábrase el paso a las malvas

deja que la luz su cristal me alumbre

para beber sus manojos rayos en agua

y reviva el muerto horizonte...

 

Lima, 2 de Febrero de 1965.

 

 

 

 

 

                         CAMINOS

 

De mi alma salen dos caminos,

dos caminos, que no sé a dónde van

y esta calesa invisible que me regalaron

no tiene ruedas, ni camino para andar.

 

Meciéndose la noche de un cristal del tiempo

descuélgase  de lo alto una moneda de plata,

que del vaivén de las olas a la tranquila playa

crudamente fenecen pálidas esperanzas.

 

El crepúsculo se ha muerto

el Sol y la Luna, doblega el vientre,

barcos anclados, viajes suspensos lloran el puerto

en un silencio se acorta el fúnebre occidente.

 

Silencio sin vida, ruido sin causa

embarcan monótono paisaje,

en urbes caminos, sin saber a donde van

arrastran con ello desconocido linaje.

 

Undoso y tranquilo mar de acróbatas nubes,

enjambres de garúas apagaron el Sol,

de las islas, graznidos de blancas aves,

conversan a la dormitada playa su dolor.

 

En líneas sinuosas rásgase el cielo

en manojos oscuros parten la Luna;

cordillera y duna en un simple paralelo

entre mar y cielo besan la arena.

 

Brisas del mar acarician las costas

en un abrazo todo se quiebra;

cuales copas de vino urentes escarlatas

amasan frágiles cristales de agua.

 

Bebe esta sangre que se acaba

entre piedras y piedras corre,

en tus manos no es nada,

sólo llora como un cobarde.

 

                            Lima, Abril de 1965.

 

 

 

 

                   RIVERA

 

El cristal sin mácula del Sol

en el tinte rojizo se ocultaba,

mientras el río en bullicioso afán,

perdíase en sus aguas una hermosa flor.

 

El verde dormido prado

que a sus anchas se pierde el río,

interrumpiendo el silencio frío

van ruiseñores de arpa rasgando.

 

Los árboles de aquí de allá

distraídos por el viento;

dejábanse caer el secreto

que en mustias, a Dios no irá...

 

Ignoraba la naturaleza

de mis manos atrevidos,

que a ras, de los susurros

cortaba su tesoro, su riqueza.

 

Las riberas del remanso río

se entrelazaban de aromáticas flores,

el ramo que había cogido

era para Ti, perlas de amores.

 

Lima, 20 de Junio de 1965.

 

 

 

 

                   ROMBOIDAL

 

La noche, la noche sueña

de un morir, que no muere,

de un vapor, que no navega;

marcha la hora, pero no son las doce

se extiende la sombra,

que en la sombra se pierde;

flexionando en muros

que el atuendo toca

en vientos mudos

cada segundo, cada minuto

va callando la dolorida boca...

 

Pero; ¿porqué?.... el silencio se prolonga,

el silencio se ha quedado, se ha quedado

en el fondo, sin vida, sin forma

sin aliento del torrente que lo originó

¿será verdad? que por la vida, la vida venga;

somos deudores, por lo que no debemos

dígase la (           ) raíz cuadrada de uno

y ahora restémonos...

                                                           

                                     Lima, 15 de Agosto de 1965.

 

 

 

 

 

                   AL CARTERO

 

El cielo manto derrama su claridad,

el tumulto ha de venir por calles y avenidas

van en busca del golpe cotidiano amasar

mientras niños, esperanza futura

gorjean en las escuelas sin callar.

 

Entre verde aurora un CARTERO

lleva el corazón del hombre a cada puerta

del esferoide sinuoso mundo,

una noticia, un consuelo en una carta

desata al universo del torpe nudo.

 

Paso a paso envuelve la madeja.

has convergido en una esquina

los meridianos de la tierra,

y en un abrazo los continentes

has unido ¡mensajero de la esfera!.

 

Con la lluvia fría, con el sol candente

reanudas día tras día tu deber,

corre el cansancio por tu frente

sin menguar la intención de amanecer

con una carta o con una esquela

que abren las puertas del querer.

 

Con tu modesta presencia

unes la gloria y la tumba,

tu bolso secreto de ideas

navega junto a la penumbra.

 

   "Día del Cartero Peruano"

    Lima, 29 de Agosto 1966

 

 

 

                   ETERNIDAD

 

Las hojarascas que la historia

en mantos oscuros de mustias

se quedan allá en la turbia,

donde la vida se extingue

en lícuos azules de una era,

que sólo el vientre del universo

sabe y comprende el secreto que guarda.

 

El tiempo en tenuas y ascuas figuras

divisan cada instante a nuestro paso,

en manchas de nieve alborada

nuestra frente cobíjase

como el viento al futuro;

hasta que en ella fallezca el pan duro

que acuestas lleva el burdo sendero,

adelante, adelante continúa,

invisible estela de un infinito

que se pierde como incomprensible garúa.

  

¿Porqué no avanzas infeliz?

es tan sordo umbral tiraje

que al instante se difusa

en un espectro matiz

concluyendo en el estelar su linaje.

 

No retrocedas, estrecho en el silencio.

¡Coger al tiempo!...¡Coger al Tiempo!...

pero, el tiempo en fatigada carrera

nos sepulta en una gota de  cirio,

como la corriente de  agua

que en el arenal se acaba...

 

                            Lima, 09 de Setiembre de 1966.

 

 

 

                   EL MUNDO SE ABISMA

 

La vida se pierde en el tiempo,

los siglos se acumulan en la aurora

en el poniente se oculta el futuro

de un presente que no es ahora...

pero; en la diminuta existencia

unamos nuestros sentimientos

en la gran fiesta pascual;

ahí va, el racimo de  sufrimientos

y atrás viene... ¡el alba de año nuevo!

en notas musicales de púrpura espiral

distráigase el mundo sin consuelo.

 

 

De la ciénaga despiértese el hombre

quitemos la venda de sus ojos,

la ignorancia, confunde su suerte

en un pantano de inmundicias abrojos;

la crisis abate al mundo

en un manto de sangre y lucha

el grito de hambre y sed resuena;

en el cañón de una pascua estrecha

por la política  de hemisferios

que arrebatan la paz a la condena,

desquician a la tierra del universo.

 

Que sufran los detenidos

   que no mueran los inocentes;

     venganzas, vendrán teñidos

       con la sangre de enemigos.

 

Darnos vuestras manos

            y cojámosle fuerte,

     que ahí, pasan las guillotinas

       de una cercana muerte.

 

Lima, 25 de Diciembre de 1966.

 


 

                           INDICE

 

 

Muselina                                                                            5    

Lejano                                                             7

Sombras                                                         11

Paramos                                                          15

Vega                                                               19    

Invierno                                                          23

Visión                                                             27

Crueldad                                                         33

Aflicción                                                         39

Caminos                                                         45

Rivera                                                             51

Romboidal                                                      55

Al Cartero                                                       59

Eternidad                                                        65

El Mundo de abisma                                       69

Índice                                                             75