- COLECCIÓN LITERARIA -

- OBRA  COMPLETA -

 


 

 


FLOR DE CANDO (ensayo del expresionismo lírico) (2009).Vigésimo volumen de la Colección. Es un poemario que busca generar un estilo expresivo lírico, en un proceso de formas poéticas, que integren el movimiento del expresionismo lírico, no quebrantando las formalidades tradicionales de la poesía, siempre será como una forma de entender el arte, cargado de idealismo, de diferentes temas libres, métricos en pie quebrado, reflexivos, metafóricos, expansivos y gráficos referente a la naturaleza y al mundo que nos rodea, dando un nuevo sentido a la vida literaria.

 


 

FLOR   DE   CANDO

 

  (Poemario)

 

  (Ensayo del Expresionismo lírico)

 

De

 

Arnulfo Moreno Ravelo

 

-2009-

 

Colección Nº 20


62 págs.

 

Lima - Perú

                                          


 

Autor:

Alipio Arnulfo Moreno Ravelo

Editor:

Hélwis César Moreno Bardales

Ilustrador:

Hélwis César Moreno Bardales

Diagramador de la carátula y contratapa.

Hélwis César Moreno Bardales.

Editado por:

Demagraf PERU

Av. Eloy Espinoza Nº 415, Urb. Ingeniería, distrito de San Martín de Porres-Lima

Revisión y corrección: Dra. Flora Nelly Bardales Flores

Primera publicación: año 2011.

Tiraje: 100 ejemplares.

Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú Nº 2011-13459

Derechos Reservados del autor D. Ley Nº 822.

Impreso en:

Talleres gráficos de la Empresa Editora: J&O Editores Impresores S.A.C.

Jr. Rufino Torrico Nº 225-Lima

Diciembre – 2011.

 


 

MANIFIESTO DEL EXPRESIONISMO LÍRICO

 

Al realizar un estudio del expresionismo literario universal, me permito presentar un intento en éste primer Ensayo del Expresionismo lírico, con una expresión orientada a este movimiento estético literario en la difusión de los fenómenos naturales.

 

El propósito de éste proyecto es generar un estilo expresivo lírico, en un proceso de formas poéticas, que integren el movimiento del expresionismo literario, no quebrantando las formalidades tradicionales de la poesía, ya que siempre será como una forma de entender el arte, cargado de idealismo dando un nuevo sentido a la vida literaria.

          

En éste ensayo del expresionismo lírico, la temática de la poesía es encaminar hacia un sentimiento espiritual, que busca encontrar el mundo interior de la naturaleza que nos rodea y que nos hace sentir las experiencias de sus cambios temporales como espectador, como ente viviente, como interpretador de sus colores y fenómenos naturales, acompañados de subjetivas imágenes del variado lenguaje expresionista.

 

En este ensayo pretendo expresar anímicamente el leguaje lírico del arte poético frente a la sensibilidad del impresionismo, he tratado de plasmar la realidad objetiva  demostrando las emociones subjetivas del poeta; buscando un lenguaje más intuitivo, predominando la visión conceptual del poeta frente a la realidad natural; dándole  expresividad y un reflejo lingüístico sonante de versos en cuartetos, con un trasfondo metafórico nostálgico y romántico, tratando de alcanzar mayor precisión y profundidad de expresión poética, recuperando la cadencia y asonancia rítmica del lenguaje.

 

Dr. A.ARNULFO MORENO RAVELO

  Autor del Proyecto

 


     
 


 

- 1 -

 

De un salto al día

he mirado con alma,

al sol cogido de guía

y al viento con calma.

 

Estirado sobre el suelo

sentí frescor de luna,

un grito puesto al cielo

inclinado sobre la loma.

 

De fondo redondo suspiro 

la vida tuya llegó a chorro,

por las rendijas va el rocío

escapada del tejado abierto corro.

 

Ceñido al cielo alargadas líneas

dormido horizonte a la distancia,

gualdas pinturas en si delineadas

en el corazón y el alma avenencia.

 

-2 -

 

Ya unida oscurece lentamente

la lejana voz pintada mortecina,

del cielo desciende el presente

como una nota de amor nacida.

 

La noche al costado queda

prendida de un rústico marfil,

la basta luz inclinada quema

de luna vestida de ordinario gris.

 

Serranía tallada en su plomo

valles doradas de aquélla aurora,

tejidas en mimbre al hombro

a media subida sombrada queda.

 

Rebosado amor de traslúcida agua

de varios chorros se hace la fuente,

salta de polvo hasta ponerse plata

como su burda luz venida del frente.

 

De vestido carmesí la pulida tierra

amagada de luna escogida la ida,

vulgares muertas llegaron de arriba

en las últimas cuadras de la vida.

 

La misiva tuya va hacia fuera

tendida de largo color canela,

toda la vida estirada a fuerza

en una sombra cercana avanza.

 

Todas las duras noches soñaban

cortadas las sucias frisas en dos,

unas veces oscuras se quedaban

y otras pintadas hablaban sin voz.

 

Caminos empinados de las mañanas

van cortando las sombras como nada,

las horas devoran las rojas manzanas

vaciadas queda en el espacio de la nada.

 

-       3  -

 

He palpado directo esta noche

la puerta turbia me ha cerrado,

hondo, profundo e inpenetrante

su silencio camina tan callado.

 

Escribo algo sobre la oscuridad

áspero azul cosquilleo lo siento,

dibujada la nada de mí suavidad

hacia arriba siempre me arrepiento.

 

Desamparado navego en la nada

huesudo abismal sólo no atravieso,

vacío caído como tosco río sin agua

respiro dentro como alguien travieso.

 

Al oscurecer se pinta de plomo

como un crepitar de leña estalla,

el melancólico respiro es el humo

alzada en rústica loma se queda.

 

Sintetizada en perdida explicación

de rígido soporte de refinada pintura,

género guardado de pura afirmación

en un diseño artístico de fina postura.

 

Muestra abierta de canción

en acabado verbal se ajusta,

reinventada claridad de visión

detenida alzada como puesta.

 

 

-       4  -

 

Por los perfiles del viento

voy rastreando el encanto,

y en cogollo de su aliento

queda la flor lila del tiempo.

 

Hacia un sonoro pedazo de vida

se ha retirado el ruido del agua,

mientras adentro el mundo medita

confiando su destino a la fría duda.

 

No has visto las verdades de cuesta

tampoco empequeñecida las realidades,

en un punto del azul cielo a la redonda

más lejos estarán de todas las maldades.

 

Por la ruta fatigada de su verdad

levantada pared airado entorpece,

liviana vibra sonriente necesidad

la senda alejada ya cerca aparece.

 

En cualquier sentido avanza

el estrecho camino del dolor,

instintivamente tosco alcanza

un juego interno del pulido sol.

 

Miedosa entre las palabras

emocionante es la retirada,

cuantas veces son labradas

sagazmente durante la huida.

 

 

 

- 5 -

 

Tu mirada de colorida rosa

entre la puerta alba divina,

pintada a toda esperanza

quiebra en dos cada esquina.

 

Deja caer desde la altura

albor y un poquito del día,

y del verde claro madura

el venido dulzor alma mía.

 

Sordamente del suave añil

va el dolorido sagaz clamor,

y desde el fondo del barril

una luz espesa sale de amor.

 

Descendida el alba

de verdosa seda tibia,

despuntada mañana

venía de verdosa fría.

 

 

 

-       6 -

 

¡Oh! recuerdos, pasos ya retrocedidos

bajo la oscura noche, luna desmayada,

como una raya de alba apagada en dos

bosquejada en negro doblez escapada.

 

¿Oh! poesía de tantos recuerdos

luz de albura escondida de altura,

recogerme del mar a tus anudados

es dar a mi sed un poco de agua pura.

 

Desvanecido en el corto tiempo

describe lento el cándido suspiro,

como algo simple colgado de viento

se desliza por debajo sin respiro.

 

Templada de honda espera

sobre el tinte de luz latiente,

jalada a poco en inútil entera

cual rojizo alejado horizonte.

 

 

 

- 7 -        

 

Salida de dulce sonable alegría

Inclinada albor de subida mañana,

en dorada claridad bañada el día

queda color de rosa la madrugada.

 

Caída de miel la tarde

bajo azulada bonanza,

lejana palidecía el orbe

como débil fuente rosada.

 

Agriamente color de la noche

incómoda paciencia de gente,

nadie quiere que ésta llegue

ni menos quede conciente.

 

La espléndida luna va llegando

la distancia desnudada dormía,

retamas amarillentas al costado

encendida luz viva de armonía.

 

Dentro de esa oscuridad ovalada

de emoción amontonada parecía,

pulido cielo se despinta derribada

al fondo queda en la recta esquina.

 

De franja negra violentada

débil crepuscular resuena,

como campo verde espera

que siembren amor espesa.

 

 

 

                                                        - 8 -        

 

De luz amarillenta

bañada el campo,

como una espalda

de leve relámpago.

 

De áspero perfil bajado

jolgorio colectivo de sol,

claro enlutado de abajo

vuelta de campana color.

 

Media vuelta mañana

una entrada de puerta,

en un abrir de ventana

es traer la esperanza.

 

En replegada forma

de si mismo seguido,

soltada lejana norma

hundida en el abismo.

 

 

 

- 9 -

 

Cielo azul suave placentero

sólido paso de falso granjero,

igualado gozo de terso florero

escabroso camino de viajero.

 

Cubierto celaje el lírico cielo

mezclados de rayos del sol,

enmarañado de rugoso lienzo

colorea lejano canto del ruiseñor.

 

El concepto explicito de plano

es lenguaje aparejado de edad,

visionar mundo lícito de llano

es morir de fragosa ambigüedad.

 

Noche envuelta de recuerdo

brillando de orilla lisa pintada,

amparado en desnudo espejo

de vibrante distancia encerada.

 

Ya viene la vastedad del viento

algo lejos trae del celeste cielo,

de claro verde encuentro infinito

en retrasado margen del tiempo.

 

 

 

- 10 -  

 

A cada paso adivino noches

de la vida la grieta oscuridad,

teñido de negros verde coches

que van directos a la eternidad.

 

¿Cuándo lo oscuro terminará?

 

Cada que paso cariñoso muerdo

un trozo de apreciado pan duro,

la antagónica noche está yendo

como un desprecio suspiro negro.

 

¿Cuándo la noche clareará?

  

El hostil secreto se desvestía

callado sin afinidad de rencor,

ahuecada interior rival del día

ya no siento su cóncavo amor,

 

Sentado en la hermosa orilla

alargado el delicado camino,

arrancada una estrella brilla

cual feroz palmada de amigo

 

 

-11 -     

 

Vespertino crepuscular dorado

copos claros húmedos de nieve,

blondas finas del declive tejado

encorvada fría dolorida se mueve.

 

Formada de pesada luz angulosa

son las tres de la melancólica tarde,

sombría cordillera de puna melosa

bajadas idas y vueltas se sostiene.

 

Con aire encumbrada azul del día

reptando construiré en alzada nada,

de espaldas amarga llegará metida

dolorida como una mañana abortada .

 

Perdida en la trivial larga curva

de violeta cruz llama a la puerta,

asustada risa como blusa blanca

sobre congojada planta tendida queda.

 

- 12 -      

De cielo descubierto va mi amor

caminando gorjea sobre mi alegría,

alumbrando la jubilosa calle de sol

recoge los rastros dejados por el día.

 

De amargo sonido muy violento

se abrió pésima noche vivamente,

empujada la puerta por el viento

dejó tras de sí angustiado horizonte.

 

A la espalda el cielo bajado oscuro

traída desolada posesión fatigada,

más un silencio constante bien rudo

apagan los débiles faroles en retirada.

 

Despavoridas aves directo van al valle

inclinada la naturaleza dormida queda,

lenta mano de espléndido aire se vale

borrando todas las estrellas de encima.

 

Señalando con su idea al manojo ruido

cansado el deseo saltada se acuesta,

primorosas estrellas ruedan por el río

grandiosa sábana divina se encuentra.

 

Sentada la encantada noche a la lumbre

saliendo del rincón opaca luna hermosa,

el triste silencio desparrama su mimbre

cimbrar a la sublime cumbre de la nada.

 

- 13 -

Sombra de razonamiento

sobrepasa callado celeste,

cual toldo del firmamento

arrinconada hacia el Este.

 

Se detuvo en seco la tarde

como un rastro sorprendido,

dentro de la mano que arde

queda algo de año perdido.

 

Blandamente extendido

el tiempo frío se acorrala,

aislada de enlozado pulido

estrecha dobles sin aroma.

 

Despuntada luz casi madura

el viento en rústica pintada,

indigente ocultada de esfera

bajo el manto de polvo brillaba.

 

- 14 -

Bajo firmamento hondo lila

de crepúsculo amarillo rojo,

triste color agotada del día

esconde noblemente el ojo.

 

Tejiendo sus finos encajes

en un desgranado talento,

de pinceladas los paisajes

con viento suave encuentro.

 

Por infinita línea austral del cielo

la desmoronada brisa acariciada,

va quedando fría sin el consuelo

a la orilla olvidada avena fugitiva

 

Con alegría de fina primavera

he deshojado de verde esfera,

desvestida la duradera pradera

reposada mañana de grata aurora.

 

- 15 -                               

Al revés del camino

me puse luego a cantar,

piensa derecho el ciego

como un filo trozo de mar.

 

De pensamiento viajero

la mitad de luz raya le falta,

color delgado en cuajado

olvidada atraviesa y salta.

 

Corriente de aire ancha

del frío amarillo angosto,

humedecida de luz escarcha

se esconde de verde agosto.

 

Deslizada por aquella palidez

llegando a la sombra friolenta,

queda menuda y triste rapidez

con boca rasgada envuelta.

 

Arrancamiento de alto violento

perdido juicio vuelvo y espero,

transfigurado atajo sufrimiento

mineralizada zanja veo y rodeo.

 

De suerte vuelvo la espalda

de vaciada pureza tranquila,

extraída del alma se aplasta

como exquisita pintura de roca.

 

Amenaza el día apagarse fría

encogida sale temerosa mirada,

cual paisaje de mezquina alegría

envuelta de una delicada pisada.

 

                                        - 16 -                                           

La mitad del universo

se adentra a mi costado,

de derecha a izquierda

se parte distinta cuerda.

 

Cuál cándidos párpados

se abre la clara mañana,

mirada de aires parados  

despide dolorida resanada.

 

Arqueada de nácar el viento

ociosamente cae de tormento,

y en la ventana del encuentro

se asoma el color de tu entorno.

 

Como un espejo de vida

retrocede el tímido paisaje,

torpe caída por fuerte lluvia

en breves vidrios de plumaje.

 

Me ha rozado la felicidad

arrinconado de fe profunda,

como pañoleta de frialdad   

frente al cristal se reanuda.

 

Tardamente a la derecha

el porvenir lenta se queda,

en pálida baja calle estrecha

el presente pobre se recuesta.

 

La tarde débil va cojeando

desiertamente desplazada,

oliendo futuro parvo distingo

despojado el tiempo en plaza.

 

Me arranco en la altura

y descalzo quedo vacilando,

en el cristal rosa desfondada

voy cogiendo estrellas a tu lado.

 

Me escapo de tu esfera

y al cielo claro la redondeo,

cruzando paciente espera

de tantas formas te creo.

 

Has recorrido la mísera mirada

y abrió extremo del sentimiento,

como páginas espantadas de ira

se franqueo al encuentro del viento.

 

- 17 -                         

 

Por el otro lado oscuro

sobre peldaño del tiempo,

descansa el umbral caído

dentro del viento dormido

 

Rasgando la noche envuelta

como un camino de aurora,

al otro lado del mundo rueda

como estrella solitaria y pura

 

De palabras quietas y desnudas

bajo un cielo mudo y desconocido,

se aleja altiva prometidas tinieblas

de luz hundida en el paso del tiempo.

 

Cantarás de dicha que recibas

alcanzaras los andes volando,

de sagrado culto que percibas

regresa a la constante parado.

 

- 18 -                       

 

He pintado la penosa tarde

de un dolor rojo contradecido, 

he volado cansado de nadie

como el aire tuerto oscurecido.

 

De verde azulado pensamiento

arrastrado por encima la mañana,

van dándose la mano sentimiento

por los ríos grises de cuesta nada.

 

Cual piano de viento en espina

cuartea la fe, el alma y la razón,

escribiendo activo de tinta fina

se alejan de amarillo fiel corazón.

 

Quiero eternizar éste color

y cantar al vuelo tormento,

remojándose de rojo amor

como hoja arrojada al tiempo.

 

Emprendida de brisa mañana

en una voz de gran tamaño,

guardada entre la hojarasca

se esconde a un lado el daño.

 

Con tanto enojoso movimiento

salta de a dos su agria mañana,

dentro de un profundo encanto

probando sacia su nudosa maña.

 

- 19 -                         

 

Sobre ésa concavidad

simbolizada de la tierra,

sembrada intencionalidad

se va como fruta tierna.

 

Todos los ángulos convergen

hacia el negro punto de la nada,

desde lo más profundo emergen

rosas ergidas de aflorada mañana.

 

La noción de largo extremo

es gama asomada de luces,

nudo de agua del pretexto

aberturas infinitas de mieces.

 

Como una vida tan estirada

se aparta la oscura piedra,

y en el alba se queda curvada

todo el sol del día recibida.

 

Hacia el sol me acerco

como un tonto objeto,

sigo derribando el cerco

para encontrar el talento

 

                            - 20 -                     Perita

De verde pura

de aire redonda,

de gustativa aurora

hacia arriba prendida.

 

Abriendo el día

regando mañana,

sobre tierra fría

meciendo camina

 

De alba vestida

bosquejado rocío,

agua cristalizada

color blanco frío

 

Perita detenida

corazoncito dormido,

verdecita querida

cuerpecito mordido.

 

De dulzura figura

de sonido tendido,

silenciada oscura

camino detenido.

 

Perita que Canta

de irisado estilo,

colgada del cielo

carnocita alejada.

               Lima,  14 de febrero del 2001.

 

- 21 -

Como rosas expuesta al sol

encendidas al cielo se van,

solo las huellas del amor

junto al corazón se dibujarán.

 

Todo gran vacío del tiempo

siempre será la tan distancia,

vencida alejada orilla del olvido

alcanzarán luego los pasos del día.

 

Hay tristeza y hay un muerto

el día ha punto de desplomarse,

solo de a dos metros el afecto

pronto a dos cuadras va quedarse.

 

Tercamente reitera el fuerte frío

de firme blanca nebulosa herida,

lánguida luz refleja del bajado río

como un libro despaginado del día.

 

Pasa bella carcomida en la nada

cocinada acaso también de poesía,

rotada sobre el agua descuartizada

como tantos abortos dejados al día.

 

- 22 -

Los espacios caídos en sombra

nubes testimoniales de libertad,

poéticos caminos en la siembra

de lírico enraizado de profundidad.

`

¡Qué! visible es la naturaleza

internamente van en la poesía,

salida en palabra de esperanza

giran retóricas verbales del día.

 

Un sentido casi bien simbolizado

innovación traída de lo abstracto,

como soporte material encontrado

en trascendido relevante del tacto.

 

Con profunda vitalidad ubicada

en su estado fluido se congela,

semeja un lugar no encontrada,

que se encoge luego se alarga.

 

- 23 -

La casa de Tapugón

la chacra sembrada,

sembrada de corazón

en el hondo surso del alba.

El aliso

el aliso

el aliso

tantos alisos

un bosque de alisos,

un rayo de sol

un trozo de cielo en agua

una mirada congelada

en la mitad del día girada,

éste es Tapugón

éste es Tapugón.

Este es la brisa del amor

este es la estructura del alma,

aquí se deshiela toda la razón

aquí queda escrita en plata la vida.

 

                         Lima, 22 de julio del 2001.

 

 

 24 -

Tanta aroma recolectada

en un alto cielo esparcido,

de gira esperanza dividida

sobre el liso tiempo tendido.

 

Envuelto en nácar

se van por el hondo río,

color tibio de alpaca

se quedó abierto en rocío.

 

El paisaje de amanecer

en flor del día se queda,

secuestrada de tarde placer

desprendida de azul recuesta.

 

De andada verdosa tarde

en sentido plácido corazón,

encaje de volteada mimbre

deseo retenido en la razón.

 

De amor de esquina

mirándose al vacío,

de auroral tranquila

se queda en el estío

 

De voz libre de luna

se agrandaba la orilla,

partida en dos la ternura

se escondía de amarilla.

              Lima, 7 de febrero del 2001.

- 25 -

 

¡Adiós! Tauca

Tauca del recuerdo,

te llevo en el alma

para todo el tiempo.

 

Huertas de luna

amanecer de cielo

brisa de esperanza

eres todo un consuelo.

 

Cerro de Angollca

soleada ilusión,

pajonales de aurora

siempre serás mi amor

 

Quedarás de alba

abrillantado por el sol,

en reflejo de agua

verás a mi triste corazón.

 

             Lima, 25 de diciembre del 2001.

 

- 26 -

A brazo partido

alguien raudo pasa

como algo de vida,

y un camino ido

deja una piedra  

a lágrima volteada

llora y llora de alba,

una voz estirada

de rapidez delgada

al final de la tarde

como algo que falta.

 

Coger palabras del medio hundido

darles muchas volteadas al centro,

tenerles como fondo algo extendido

ajustadas en varías frases de encuentro.

 

De luz tan íntima entrada

en un costado del mundo,

de aguda vaciada espalda

guardada entre el mismo nudo.

 

De importante virada sonrisa

mezclada de campo alargado,

subrayada fuente de poca brisa

indudable cuestión del pasado.

 

- 27 -

 

Con la hora casi encontrada

de un reloj por poco perdido ,

único signo de vida rondada

cogido del tiempo adelantado.

 

En una abismada expresión

desconsolada y bien hundida,

se pintaba de abierto corazón

tras de la hora hueca silenciada.

 

En tono glacial de paisaje

de honda dolorida formada,

turbado sueño de encaje

se quedaba medio metida.

 

Extrañas lloviznas escondidas

en un insondable cielo nublado,

esperan volteadas calles mojadas

con un conocido frío cuadrado.

 

Aire entre telado del extremado sur

da inicio al penetrante fenecido sol,

desde recóndita humedecida latitud

profundiza más el superficial dolor

 

- 28 -

Los árboles entendían canción

desde lo más lejos al tiempo,

todo era íntima comprensión

un cierto día de mayo y viento.

 

Todo circulaba a la redonda

tarde empobrecida y limitada,

con veloz sentido atormentada

toda idea en cámara alertada.

 

Ese súbito movimiento de hojas

surgían que listo nos entiendan,

pero, tú en segundos te olvidas

echando ágil pie a tierra caminan.

 

La luna no, no esta triste ni deprimida

la noche entra a todas partes de vida,

como un presuroso puñado de energía

en ligeras segmentadas horas del día.

 

El hombre toscamente fruncía

sus huesudos hombros hundían,

respondiendo a lenta distancia

¡Qué se yo!; tu sabes como el día.

 

También escogen los hombres

presto los cerros pestañeando,

entrecierran párpados terrosos

para si quedarse peñasqueando.

 

- 29 -

 

Tragicómica expresión

con ademán desprecio,

de turbada admiración

conspiración sin precio.

 

Tornasolada puerta

atragantándose comía

semiabierta disparada

pálida fortaleza tenía.

 

A lo largo de la hora

todo llevaba espera,

cual coma de ahora

qué alivio de vuelta.

 

Oír timbre hacia atrás

es sorprendido en falta,

respirando en otra ves

exclamación de sorpresa.

 

- 30 -

 

Mallita tejida rosada

sonrisa a la cintura,

fuente viva mojada

listón salida de criatura.

 

Coronitas de vital rutina

miradita de gran curiosa,

coqueteo de mañanita

tantas vueltas de artista.

 

Flotando de vasto lugar

en rosa y dulce limón,

tillana alejada de edad

sembrada de corazón.

 

Pasión encontrada

amanecer de vocales,

mirada sustentada

esencias de geniales.

 

Literalmente soñado

contraste amanecido,

densamente añorado

en realidad todo perdido.

 

- 31 -

Es un enjambre salida

de miel silencio espeso,

escena breve y sentida

divagada algo extendida.

 

En largo y bien tendido

habló el fuerte viento,

debajo del cielo estirado

de un color muy templado.

 

Todo ya está pintado

como leve rayo azul,

dentro un beso apretado

se desborda hacia el sur.

 

Desde el estirado tiempo

de voz libre envolvente,

girando el difuso campo

con la cola hacia el norte.

 

- 32 -

El tiempo crecido va pasando

cual grito salido debajo de agua,

tras el infinito crujir derribado

queda casi en una gota de a legua.

 

Esa flor que poco ha brotado

en rojo cielo distante amanecer,

reducido indigente y trasegado

como algo que quiere esconder.

 

Estrechada furia entre puños

por delineada senda camina,

la piedra contagia su dureza

y haciendo esfuerzo salta el día.

 

Tolerada ausencia de cielo

deja caminar lo más eterno,

no busques detener el vacío

es igual retrocederse así mismo.

 

- 33 -

¡No! no ames algo fugas

cosas extrañas luego se van,

cuándo reflejan su dobles

pierdes todo, hasta el fin de la razón.

 

Cuando ames las piedras

en duro recuerdo corazón,

estirándose de espaldas

sentirás lo bueno qué es el sol.

 

No sólo cambies de exterior

también hazlo de fiel corazón,

como piedra del camino en flor

que solidese encontrada ilusión.

 

Todo contiene la piedra

alma corazón y mente,

sentido de vida recobrada 

pintada de cielo puente.

 

Flores de primavera

mañanas de mayo,

enverdecida pradera

se pinta de morado.

 

- 34 -

¡Qué! bonita es la sierra

vuelven las horas tiernas,

¡Ay! qué hermosa es mi tierra

de color teja se siembra,

con sabor de casa se queda.

 

Hoy me puse a pensar

vi pasar jóvenes pastores,

y otros cargados con prisa

tras de su ganado lanar,

todos se ausentan de casa

 

De repente un personaje

lampa al hombro se va,

mujer cargada su manta

rebozo azul y pollera lindaje,

todos rumbo al campo van.

 

¡Ya! de siembra, ¡ya! de cosecha

inconfundibles épocas anuales,

de trigo y cebada, de maíz y papa

cansados valles y vertientes verdes,

toda felicidad y frescura de mañana.

 

                                    Lima, 21 de diciembre del 2002.

 

- 35 -

¡OH! aire volada del destino

enfilado grito del sonido,

vuelve tejado del camino

rompe la ola sin sentido.

 

Cual abrazada tormenta

en la ruptura se queda,

muerta al revés encontrada

en la distancia desconocida.

 

De vanguardia destruida

en un sueño conspirado, 

enrevesado y consumido

se va quedando derruida.

 

Junto a la arista del camino

síntesis perfecta de belleza,

canto mortífero del sufrimiento

terriblemente sale desde el alma.

 

El agua en la dispersa planta

desapacible bajada se adentra,

cual duro invierno de encuentro

en un zaguán de dulce encanto.

 

Desviada expresión gestaría

de estrechos cauces textuales,

lejana perspectiva extraviada

hacia allá van todos los trigales.

 

De renovable objetividad diaria

de un vistazo luego se derrama,

partida tersa mañana de alegría

de figura clara metida en el alma.

 

Envolvente clima de la nada

nítida narrativa ideal de la duda,

escenario escrito y condensado

apariencia misma de lo cerrado.

 

Encontrado mundo de lo incompleto

en un sueño luminoso del concepto,

de espalda queda el soleado sujeto

como un sucio trompo veloz suelto.

 

Proletario vigoroso de encanto

acentuado movimiento del pasado,

concordato verdadero del costado

concentración caligráfica del olvido.

 

Cuál reflejo del espejo de mar

nunca duplica el mismo tiempo,

el realismo es sacado del lugar

bosquejado queda en si mismo.

 

Representada se acaba en la nada

como una orilla de verde cuadrada,

la ausente figura en lila decretada

toda, arrinconada queda doblada.

 

Deshecho lenguaje del mensaje

desbordada evidencia desnuda,

compacta medida de ése paisaje

follajes generadas en doble salida.

 

De lo absurdo en objetivo

negado sentido del olvido,

extremado realismo vivo

del azar mismo recogido.

 

                          Lima 17 de abril del 2003.

 

- 36 -

Con el cansancio del río

cuesta adentro corazón,

del campo cojo en vacío

distracción neta de razón.

 

Sentido traído azul y rojo

lejos tiembla el roba viento,

contrarestado engaño cojo

las pintan de gris tormento.

 

Desesperado en propio deseo

no tienen el mismo encuentro,

pero entiende celeste despejo

cómo final de fuerza del acento.

 

Perdida se desombra

cuál tarde encontrada,

mis labios te nombra

como una flor deshojada.

 

Sombra vaciada del espacio

tiempo seco único esparcido,

en los sencillos hilos del roció

como una gemida esfera ya ido.

 

Con una mirada avanzada

de un suelto suspiro incierto,

liberada conjetura cuajada

entendimiento del fin desierto.

Calor de una lejana sombra

pintura de lamentable noche,

cruzada de pasada retenida

porqué supuesto consecuente.

 

- 37 -

 

Trate de pasar el borde

cuidadosamente lento,

sentía volar equilibrándome

bullicioso río pasaba por debajo,

me imaginaba tal vez

no llegara atravesar el peligro,

bastaba un mínimo descuido

para terminar con la vida,

a este atrevimiento imprudente

todavía lo admiran

como hecho torpe imprevisto.

 

Como nieve negra resonada

impresión de música silenciosa,

deshilaba de azul borrado de historia

de rato en rato formaban las volutas

entrelazados los colores del arco iris,

en una extraña parada de asombro de aventura

se quedaba erigida

como un madero de pintura.

 

- 38 -

De un aire de mañana

se cuaja de verde el día,

de la profunda lejanía

dos lilas almas venían.

 

¿Qué?, recuerdos a la distancia

¿Qué?, brotes tiernas de alegría,

todo la tierra y el campo entendía

los amarillentos rastros que tenían.

 

Una luz débil casi apagada

dejaba brillar en la cercanía,

mientras allá todo se quedaba

tal como estaba de perdida,

seguía a distancia y le amaba

como a un trozo de ambrosía.

 

Ya no volveré por ésta

ya no subiré la cuesta

todo será igual en ésta,

hasta que alguien tueste

y todo la realidad le cueste.

 

                        Lima 5 de marzo del año 2003. 

 

- 39 -

¡Qué!, lástima

todo es oscuro,

vuelve a la loma

espera el tuyo

tendido de paloma.

 

Descubrieron tu nido

de tal prisa fue unido,

que si saltas al vacío

es posible llegar al río.

 

¡OH!, color de lirio

¿a qué lado se ha ido?,

dejando en éste baldío

prendido de rosado rocío.

 

Ya se termina el largo día

lejanamente de eterna vida,

sube lento y coquetea alegría

dejando la dolorida tintura rojiza.

 

Por allá pasé y nada llevé

recogida la vida se quedó,

frotado a dos almas la afirmé

uno de azul celeste se acostó,

mientras el otro de rojo la firme

y entre ellos de brazos se fue,

con el sollozante viento

¿por qué?, luego se fue. ..

 

- 40 -

Aferrada a la bruma bien pegada

junto a la luna se va la triste tarde,

por una estrecha oscura se aleja

y por el aire envuelto solo se arde.

 

Más abajo abandonada se queda

la apartada naturaleza no agitada,

todos acariciando su abierta queja

llega retozada luna media pintada.

 

Cuando la trasteada voz de plata

decore las cumbres ennegrecidas,

regresará el deseo que así le falta

hecho melodiosa fruta ya bruñidas.

 

Apresa el viento en la vida

con linda sonrisa de mayo,

en claro atardecer del día

llegarán a mitad de marzo

al final de éste pensamiento.

 

 41 -

Desplegado blanco adjetivo

una rosa de claro sustantivo,

se adentra de cielo atrevido

al centro del tiempo extendido

se queda de sol y de luna río.

 

La tarde inducida se demora

parece jalar redonda fuerza,

retrasada el tiempo de aurora

el verso se hace verde esperanza.

 

La sombra burila a fondo el corazón

repujando el canto cercano al dolor,

como algo junto al pensar del color

caen cortinas horizontales de razón

al pétalo perdido del tiempo cortador.

 

En trasfondo de lluviosa situación

un intento enrola la empozada luna,

escondida en los confines de la razón

salida por los extramuros de la mañana.

 

Atareados entre el alba

de un cielo crepuscular,

a horcajadas de palabra

se empina más de singular.

Respirantes comisuras

reencuentro inesperado,

sombrías de caminatas

en un campo tanto parado.

 

- 42 -

Al pasar encrespada de varias hojas

como el sol caído en trozos de plata,

caminas violenta agitada en cuadras

hecho estrujada planta de torcida pasta.

 

Mediodía arrinconado de lado

en friolento tiempo se colgaba,

sobre extinta noche del pasado

en azul verde mayo se quedaba.

 

En deslinde silenciado intento

de carmesí pintaba el blanco,

violenta luz soleada de cuarto

hacia arriba veía de total encanto.

 

En formas inclinadas quedaban

como luna menguada y dormida,

silenciosas de lilas se escapaban

sobre el brillo a rastras se sentaba.

 

En sombra doblada de forma

en lúgubre campana alejada,

nube deslizada y atormentada

hundía de pardo, casi muy alejada.

 

                                Lima, 30 de marzo del 2003

 

- 43 -

 

Has encapsulado la holgura

has hecho del pensamiento,

una hojalata debajo del viento

del modo lóbrego y muerto,

en un minuto del sobrado tiempo.

en sentido recto se ha quedado

casi vuelto al reducido pasado.

 

Sobre la natural fogata

el futuro diario se ausenta,

dejando altiva al día abierta

igual a rosa enmudecida

casi, casi ya bastante tuerta.

 

Traperos verticales de seda

aspavientos cómodos se estira,

dependiendo del aire prensada

ventajándose se destinta vestida.

 

Blindada aprecio de vanguardia

cortadas costuras tras del tiempo,

la enormidad en escondido día

con frágil voz hoy estoy contigo,

 

- 44 -

Quebrado juguetón del destino

arrastrado entre una sola oleada,

pero el sueño subir no ha podido

ni como página negra mal ajada.

 

Estruja bien lejos su nacido aromar

de allá me asomo revuelto perdido,

tentando el vacío pretendo escuchar

muy cerca un nunca dibujo detenido.

 

Despeñada y suspendida trompetera

semejaba un quebrado resplandor,

como un diseño de aprieto coctelera

en grito de cielo fragmento de ilusión.

 

En búsqueda tierna del silencio

se abstiene el camino del sonido,

entre cruzado el vuelo del vacío

queda al margen de lo escondido.

 

      Todo un circuito

                 casi mordido…

 

                                     Lima, 10 de junio del 2000.

 

- 45 -

 

¿Por qué los rayos de sol

se oscurecieron en el camino?,

¿Porqué me dejaste amor

perdido al comienzo del destino?,

-No sabías que en mi corazón

todavía cultivo la flor de aquel día-

Aún que se haya secado en tu balcón

aquellas delicias que sembré con ardor.

 

Cuando sosegada amanece el día

siento que llegas como un poema,

con inicio de alba serena vestida

sembrada de roja azucena de plata.

 

Extremos celestes bien esparcidos

renovada calma de onda alcanzada,

síntesis encontradas de mil sentidos

en una abstracción irracional rezada.

 

Minimizado realismo de geometría

con relativa muestra de un abismo,

de manera equívoca jalada del día

desprendido sitio del centro mismo.

 

                                                  - 46 -

En fulgidos tramos se apoyan

expulsando prestidas fisuras,

de tan alto levantado desbordan

palabras seguidas de tantas figuras.

 

Suelto matizado color se inicia

con un fresco verdor expuesto,

de encrudecida negrura anuncia

abreviada aurora de encuentro.

 

En rígida búsqueda de nieve encausada

entrada primera idea de piedra cuadrada,

la noche se perfila en loma tranquilizada

semeja confusa neblina de cielo llenada.

 

En horario finalizado de gozada cita

girado para atrás en distante discutido,

deslizada fuerza hacia el camino grita

quedando debajo la tierra en su sitio.

 

- 47 -

Encarnada de interior

devuelto en retroceso,

es un intento del temor

dirigido sobre el progreso.

 

En fronteras de si mismo

se le reanuda lo creativo,

semeja espacio resumido

se arrincona el leve vocativo.

 

Cabalgando la cálida esperanza

de afirmación briosa muy parecida,

atisba la fantasía redonda de fuerza

entre la razón de mezclada medida.

 

El asomo mundo es tan igual de forma

todos distinguen el tamaño de la tristeza,

el vacío de claridad siempre es borroneada

de la manera válida del corazón media tiznada.

 

- 48 -

El día no duerme de espaldas

es distinta a la belleza vaciada,

la hora si se cuenta porque falta

en el lugar de plena nada llenada.

 

El que no recuerda de esquina

pero de pronto si abre la puerta,

desde el fondo en duelo se respira

como muerta amanecer que se pinta .

 

Todos son jotas vivientes de verdad

todos expresan su profunda emoción,

unidos formulan natural noche de dar

la ruta divisoria del insinuado corazón.

 

La poesía y la prosa es la misma

es un solo camino sin vereda,

la belleza del sentimiento se anida

en manifiesta palabra enmudecida

 

- 49 -

 

El trecho de plata se ahonda

cargada de su propio mundo,

cruzada de calma sostenida

pañuelo en cien veces anudado.

 

Sobre ésta intensa quebrada

desafiada gravedad sin dominio,

sobresalida en distante subida

completo solitario paso de camino.

 

Trasponiendo las cumbres de sol

el rostro azulado se va de bajada,

los dominios discurridos en girasol

se corta la naturaleza en tanta planta

 

Todos van consumados por delante

en falaz mentira del ajeno retrocede,

semejante a una verdad de entrante

en los desolados dormidos del puente.

 

- 50 -

Con inclinada mirada de mar y viento

con calor y frío escucho adentro el río,

la distancia se queda doblada contigo

el grito lejano se corta en dos su ruido.

 

El resplandor de rocío levanta bella

contando de azul su nueva estrella,

ese algo que no se olvida en la arena

como si se comprendiera del planeta.

 

Cuántas veces el silencio desnudado

en las sombras se distingue tu mirada,

idéntico a un trozo de cielo enjaulado

sin destino flota de sol como flor rosada.

 

Cuándo trazado cogemos los vientos

el silencio rayado con ardor se dobla,

una voz diferente adentro se quiebra

dibujado en tantos corazones abiertos.

 

Se ha tirado la sombra hasta caer

en una distinta tarde para no volver,

en una cerca raya profunda se astilla

como una simple mirada que termina.

 

Risueña esperanza dejas en tu cornisa

crepitando en tantas palabras oprimidas,

escribo en tus huesos los pocos de vida

que en la memoria de viento se anida.

 

Cuántas veces desigual se va de forma

o cuando duermen junto las pocas rosas,

o cuando extraigo las horas de su norma

y se derriten como un dulce beso de fresas.

que huye desesperado de su propia sombra.

 

Recordar la tarde de diverso invierno

es soñar tocar el mismo opuesto cielo,

su fiel garganta de agua cala lo incierto

comparable a una  porcelana rota de hielo.

 

Comienza la noche en donde no termina el día

las dos formas son opuestas a la claridad vencida,

todo que se ve no queda tan lejos de la poesía

equivale a una lluvia caída en una infinita tristeza.

 

                                Lima, 29-8-2005.

 

- 51 -

Ventanal del mundo sombreado

se agota estirada en la distancia,

una cuerda redonda del pasado

que se aprieta sin alguna caricia.

 

Salgo por la misma ventana azul

y miro mentalmente hacia fuera,

cojo del universo la forma del sur

disperso como hojas que sobrepasa

las alturas de lo antes ya visto en tul.

 

La oscuridad succiona orillas del viento

irritándose el vacío que luego se agita,

del vértice ocultado descuelga el cuento

y saliendo a lejos el camino que se agota.

 

Cuántas horas gualdas en leves posadas

quedan empolvadas de antiguas tardes,

exprimida del mediodía salen unas lágrimas

directo va posarse al borde de la entrada noche.

 

- 52 -

 

Aprendí a caminar los sueños

a sentir caricias del amanecer,

a envolverme entre los vientos

y a correr en silencio el placer.

 

Aprendí a seguir las ilusiones

a buscar el ansiado horizonte,

abrir enmudecidos corazones

coger matices cerca al puente.

 

Seguir de cerca la tristeza

tallar lejanamente la rosa,

el cielo repintó de grandeza

como franja de vuelta dorada.

 

Aprendí conocer los recodos del río

a vencer el cansancio del camino,

a comprender los secretos del rocío

como una mañana que se va contigo.

 

- 53 -

Cógeme como hoja estrujada

y arrójame al fondo del dolor,

tras contados minutos en llorada

devuelve al alba en contraría flor.

 

Apalancada el rocío en la distancia

comprendí el mensaje de tu sonrisa,

todo acaba cuando alguien se olvida

pero las flores renacen cuando se cultiva.

 

He medido dichos rimados de violeta

de prosa hundida a media pregunta,

sustrato nutrido en zonas de partida

en un punto de vista el valle se pinta.

 

Con expresión poco gris buscan encontrar

el concepto central de la palabra entendida,

más para abajo del medio se debe resbalar

de tus versos libres se derraman la tendida.

 

- 54 -

En el fondo ladeado de la duda

volteada como un algo partido,

sesgada trama objetiva de afuera

ha retorcido el tiempo casi dividido.

 

El silencio se va retrocediendo de lugar

cuanto más tiempo pasa se distancia,

cuando surgen formas nuevas de amar

hago pases geniales sin razón de ansia.

 

La vejez encorvada separa del mundo ido

llevando el centro sin órbita de primavera,

desviar la interioridad sombría no ha sido

con lujo verbal regada de aurora primera.

 

Surcando el cielo en bajada queda

en lontananza sostenida del concepto,

como un plano inclinado en la idea

separándose con fuerza del viento.

 

- 55 -

 

Besado a tu extremo me consumo

muy céntrico de un sueño me alzo,

de encaje empinado no me asomo

alargado de impulso nada duermo.

 

En borroso destino me acarició

contando lo entendido se callaba,

oscura solución en raro silencio

en callada inocencia si escuchaba.

 

El último lado de la nada se encoge

desviado olvido pasa nunca perfilada,

en diminuta mira se toca de bosque

con retirada montaña pura agolpada.

 

En suave aire se enloda muy quieto

por las orillas del sueño igual suena,

en sombra de invierno canta el viento

tocada todavía el rumor se levantada.

 

De arriba mismo contempla la lejanía

en hondos de dulzura desplazada sale,

quedándose el ruido en súbita sonrisa

descendida delicia que preciso se abre.

 

Arreboles anaranjados del oscurecer

de azul cielo sesgado al revés tejido,

como ternura sola atrapada al parecer

desgranada de tormenta se ha teñido.

 

- 56 -

La negrura del declinado tiempo

en un justo preciso punto se une,

absorbido en el vacío del pasado

como una fuente agota se escurre.

 

Como una saltada caída gota brilla

en un instante bajada duda y sube,

perdido el zumbido vuela y queda

en clara del encendido de bosque.

 

Corriendo desde la propia altura

la soledad no se abre de oscuro,

en bruma lenta se va de afuera

el pausado silencio de tu respiro.

 

Se arranca repujada luz del viento

atrás se agita surcando por dentro,

llena de rosas rojas en el sendero

de pronto en cruzada se va pisando.

 

Por rotura oliendo a mañana pura

buscando quieta estancia de hora,

la dañada hondura de cielo llenada

aspirada por el día en partes agolpa.

 

Las llicllas de pampa aurora de cielo

dualidad apenada del canto de puna,

eres distante herida eterna del tiempo

el quién nunca verá la tarde en la luna.

 

No volverá en curva lo ajeno ha verte

la triste lejanía no alcanzará lo partido,

volviendo ésa de espaldas en vertiente

habrá eludido un día aferrado al viento.

 

- 57 -

 

No se en oculto donde poner el acento

he trenzado corto la imaginación diaria,

el texto de la realidad la extendido tanto

como una ficción del espacio bien medida.

 

En lo periférico de las pocas circunstancias

lo suficiente ella se ha corrido como el agua,

insertado en miradas claras de paciencias

semeja doble itinerario de manejo de fragua.

 

En un híbrido sentido de lentos sistemas

he abordado lo tardo sitiado de la mente,

me ha agredido el momento entre temas

idéntico al arrancado color del horizonte.

 

En la redondez compacta del ritmo

atrapar al trama de rapidez del día,

entera tarde se contempló corrido 

como reseña intencionada de salida.

 

- 58 -

Brecha abierta contraría a la noche

espacio tuyo movido en la conciencia,

visual saltada en triángulo de broche

en gravedad fuera de la misma ciencia.

 

Coincidencia expuesta menos cierta

punto obligado de ésa función hecho,

ausencia mía concebida en línea corta

similando un rédito invertido al derecho.

 

Signo reinventando del vacío tuerto

introducida de ésta forma compartida,

en la instancia del contenido suelto

la nada transparente en sentido partida.

 

Un ominoso silencio de afinada curva

evidente torpeza de estilo espaciada,

en un dispar de atardeceres de vida

con poder expresivo de carga pesada.

 

En los confines parajes de la idea

mitigan tus extramuros de espera,

explorando regiones se despliega

racionalizada en profunda esfera.

 

Secretos internos diferentes se revelan

estimulando la suya doble imaginación,

como un teatro abierto se transforman

de espanto desfilan salidos de la visión.

 

- 59 -

Entre las vueltas señaladas de la vida

muchas ignoradas esperanzas encandilan,

entender el concepto sin destino del día

es como un montón de algo que se destila.

 

Hay ganas de abrirse en opuesta mirada

como nadie quisiera inadvertida salirse,

en guiada perspectiva del trayecto tildada

en un subrayado olvido visible de buscarse.

 

En la tentación del apuntado encuentro

la molestia completa la fuerza del mío,

girando azul en la nada el poco sentido

como un desierto desubicado del vacío.

 

Tengo la idea cortada del resaltado futuro

para regresar pronto a recuperar el pasado,

dominando el movimiento interior del fruto

transfiguro perspectivas del suyo olvidado.

 

La condición de indicada fragilidad puesta

en forma exacerbada de anunciada visión,

disfrazada sugerencia se exhibe de entrada

con tú imagen armónica de andina canción.

 

Frente a la precipitada cumbre idealizada

la contraria experiencia se proyecta corta,

en la aciaga turbulenta de estirada cuesta

parecido a una inquietud de rama figurada.

 

En los entrecejos de escondidas tensiones

el trato absoluto del superpuesto desagrado,

obsesivo al espacio de lanzadas ilusiones

con tanta intensidad en tan poco engendrado.

 

- 60 -

En el descendido sujetado concepto

un rasgo tuyo emerge desde el agua,

intercede y rosea en el aire de pronto

imitándo a un suspiro de vieja fragua

 

De un vértice profundo sale

una lúcida parte de su sable,

similar a un rayo zurdo vale

para metrar el camino que invade.

 

En la flexibilidad de ése trayecto

un algo concreto se desmaya,

sobre los quebrados del quinteto

sumados tan solo en una raya.

 

Entintada noche de entrada

con un salto difícil se cuelga,

entrecruzada altura se queda

retrazada de lugar se queja.

 

Todo encuentro de negro se arrima

a una distante cuantidad de éste sol,

más abajo se trama de blanca harina

volteada de azul en forma de un farol.

 

Una se queda en la plomiza mirada

otra se abre de ceniciento corazón,

de flor se cultiva la terrosa pradera

como un golpe que no sabe la razón.

                          Lima, 3 de diciembre del año 2007.

 

- 61 -

Con el rojo olor de la recta luz

tiembla el verde claro amanecer,

se delinea el cubo frío de su fin

dividido se borra el falso querer.

 

La escampada negruzca sombra

en estrella curva dorada camina,

la expresión a medida escapada

como una espada parda se afina.

 

A la salida del alma en abierta rosa

en ésta antigua fórmula se escribía,

perdida senda en la sombra pasada

como agua en desierto se consumía.

 

Nada alegra el canto de ventana

pulsando en rojo se fue el viento,

el mar se mese como ésa enana

pintada de azul derrama el cuento.

 

- 62 -

Los árboles alejados de hojas frías

se arriman entre brumas de sierra,

deshojando las comenzadas viñas

en ramo de luna se abre la sombra.

 

De linos reflejos en verde cinta se ríe

el prado y la loma se abren de naranja,

se esparcen cuando la lluvia se deslíe

en torcido abanico de blanca aventura.

 

En sendas traseras se quedan

celestes vuelos de luna alejada,

como tantas risas jaladas pasan

por las riberas del río con grama.

 

Los juncos bañados en fina plata

el viento de rato en rato la hondea,

como un canto lejos de campana

brillan al sol de miel enderezada.

 

En la emoción del camino cuelga

la disuelta mañana desentonada,

su amatista casi del todo enterrada

en una sombra blanda y retrazada.

 

De anaranjado comienzan las tardes

los pájaros cantan en un lejano campo,

teñido de aguas se mueven las flores

la gente esperan revés del cielo delgado.

 

En opacado claro se ajusta a un dado

el tiempo rasgado a sus orillas peligra,

idéntico a un poco de vino derramado

se hunde como la mano sobre la tierra.

 

- 63 -

De cálidos ojos va la sonrisa

en la falda del cerro prohibido,

girando una manzana de brisa

retorcida de flores sale el sentido.

 

En una hora reunida de su alivio

sigue la mirada en un solo vuelo,

de rosada coma se va el olvido

en un sueño quebrado de viento.

 

De un viejo espejo se calla

en pronto reposo de puerta,

como un muerto de larga pena

descifra el horizonte su propuesta,

 

Quien aborda el despejado viento

saltan los bajos entre abierta tierra,

como una estrecha luz del destino

se queda envuelta de nubes la sierra.

 

Como un reflejo de cristal sueña

en un suspenso imaginario queda,

similar a nuestra nocturna extraña

en siniestra negrura de su siembra.

 

- 64 -

El abismo del tiempo ya se retira

en ramada de muda esperanza,

una negra forma de cerca grita

apagada trisca revienta en rosa.

 

La encendida vida del harto dolor

de costado rechaza toda la venda,

duerme sonrosado el poco calor

en dulce brisa de ésta primavera.

 

El grano de trigo sella la aurora

vencida niebla negra del instante,

nada se abre en su primera hora

todo es paloma de alejado horizonte.

 

De fondo sellada la única caverna

carcome el mínimo tejado del infinito,

en un aliento limitado entra conmigo

donde la altura se quiebra de tierna.

                                                          

Lima, 05 de enero del año 2005.

                          

  Dr. A. Arnulfo Moreno Ravelo.