- COLECCIÓN LITERARIA -

- OBRA  COMPLETA -

 




 


Contiene ciertos cuestionamientos a principios y teorías científicas universales,
manifestando  un regionalismo en el conocimiento de su realidad inmediata de su pueblo;
lo hace competir con otros  pueblos del mundo, para realizar sus aspiraciones y  sus sueños; 
demostrando a la humanidad, que son suficientes en todos los aspectos y no menos
que los países  desarrollados del orbe. El autor, hace viajar a los emisarios
de su pueblo al espacio, para descender en la misma cara del Sol y
obtener su consejo y mensaje, para luego retornar a su pueblo y
esparcirlos por todo el mundo. Tiene gran sabor de fantasía
y contenido social.

 


 

“ENSUEÑO

DE

CIELO”


( Ensayo de la Esperanza )



por



A. Arnulfo Moreno Ravelo

 

-1999-


Colección Nº 15


144 págs.


Lima – Perú




(Viernes 28 de Mayo de 1999)


 










 

El arte comienza
donde se inicia
la felicidad.

A. A. M. R.





 





PARÁFRASIS

En el presente libro he tratado de visionar el universo con amplitudes más que científicas. Se apreciará que, a través de mis relatos, siempre brotarán sentimientos regionalistas junto con las pinceladas de la natura andina peruana grupando mis fuentes de inspiración, pues no me es fácil renunciar a las tantas impresiones que me dieron la vida como persona y como narrador bucólico a través del calor de sus recuerdos e inolvidables acontecimientos en mi ser.

He pretendido burilarlo con cierta tonalidades de ambiciones y realismos, combinando fantasías y alcances de la intelectualidad, con todos los presentimientos que moraron siempre en mi subconciente.

A veces visualizo, paralelos con mis letras, los rasgos personales de mi pueblo y los recreo en mi relato con la franqueza de la gente que vive cerca del cielo y de las montañas elevadas, donde se decoran las mañanas y las vertientes con las nieves y el susurro emplumado de cóndores y gavilanes siseando sobre las nubes que aparecen dando el frente a la castigadora realidad.

Todo el numen y las ideas del presente relato, han sido absorbidas de la propia realidad y elaboradas con la influencia de los colores subjetivos de un tiempo presente, que se va fugazmente con la suavidad de los versos y otros ensueños que se escriben al cielo, hacia el pasado para replegarse con las tradiciones y los tesoros escondidos que entrañan las cordilleras peruanas y que saben ponerle tintas a la grafía que carga mi compromiso de escritor.

En su relato he tratado de ser claro como el agua del puquial, he cuidado de ser elegante como el eucalipto que se erecta majestuoso entre los arbustos que insuman la medicina rural y; sugerente en los problemas que rozan la dubitación con la ciencia.

Pretendo lograrlo, dándole lucidez a las frases que expresan mi real sentimiento.


Cuánto ansié que las querencias mielen de calidez mi gusto por escribir y girar hacia las voces del ayer y a los gritos del mañana, lentamente, con la brillantez de una buena pluma; pero a pesar de haber caminado temerosamente sobre montículos de piedra, conservo ese algo de la poesía en la prosa de mi relato pues no puedo sustraerme del romance que sugiere la hermosa naturaleza del Perú profundo y mi propio corazón.

Soy consciente de las múltiples necesidades, de los problemas diferentes y de apremiantes aspectos que agobian a los pueblos de mi patria y a los del mundo entero; pero, mi mensaje desea sacar a mi pueblo de TAUCA, Provincia de Pallasca, Departamento de Ancash, del Perú, de su encadenante anonimato; de la ingratitud y de las miradas indiferentes, para engrandecerla intelectual y clásicamente, en pareja con cualquier otro pueblo o país más desarrollado que compite con el mundo que se geometra en el horizonte.

En esta obra trato de plasmar sintéticamente su importante tradición, su valiosa cultura, sus anheladas aspiraciones, su rico legado histórico – cultural y las variadas costumbres de mi pueblo.

Las ideas y los sueños de los hombres son capaces de engrandecer a sus pueblos, como en este relato, que un puñado de hombres del pueblo de Tauca, logran surcar el espacio y llegar a su objetivo cosmogónico, compitiendo con los demás países más adelantados y desarrollados del orbe para dejar demostrado, que con nuestros propios recursos naturales, silvestres, empíricos e intelectuales, podemos llegar a donde nos propongamos, relacionándonos no sólo con los pueblos de nuestro hemisferio, sino que, también con los del ignoto universo.

A pesar de sus limitaciones en recursos económicos, los cosmonautas pueblerinos, aspiran el alcance de sus ideales, sus sueños, los que nunca faltan a pobres y ricos y que son tesoros de su creatividad.

Ojalá esta idea, sea sembrada en tierra fértil y dorada de auroras con amor, para que vengan otros cosechadores; para que continúen aperturando las estelas, los nuevos caminos, los virginales horizontes idealistas que los esperan, para que se concreticen en la vida intelectual Tauquina y se fusionen con su desarrollo.

Escritores del mundo uníos pues…”hay hermanos mucho por hacer”

Hay mucho por hacer si aceptamos que el síndrome del atraso es sincretismo de intereses, donde los pasivos decisorios suelen lamentar el circuito cerrado de sus esporádicas protestas consigo mismos por haberlo permitido o por inercia, haberlo recepcionado en las postas generativas de la humanidad heredada.

Hay mucho por hacer si nos limitamos a nuestra pequeñez universal y no sabemos qué hacer con el volumen inapreciable que el destino ha puesto a nuestros alcances por el solo hecho de haber nacido en territorio de grandezas.

Para despertar : demos una vuelta por el infinito, tal vez en nuestra propia obscuridad porque en ambos podremos al fin distinguir la luz que habita en nuestros interiores y aún no nos damos cuenta.


Amorosamente, hasta pronto.




A. Arnulfo Moreno Ravelo.

 



 

COMENTARIOS DE PLAZA PÚBLICA



En un domingo del mes de Mayo de mil novecientos noventinueve, el pueblo de Tauca, vestido de múltiples colores, paralizó sus actividades cotidianas y se dió cita en la plaza de armas de tan amada ciudad.

Algunos amontonaron sus ideas, como leñas para la olla común en la fiesta patronal lugareña, encendiendo con sus aportaciones el principal tema que a todos promovía mientras debatían los representantes de cada caserío o centros poblados. Otros alternaban y disentían más profundamente, quemándose mayor cantidad de neuronas, aunque algunas curiosidades particulares sólo atenían adherirse al grupo o, en su defecto, adoptaban el camino más fácil de la vida : atisbar las ideas de los demás, que ya habían sido apiladas sobre el montón de las mismas ocurrencias que se recostaban en tales momentos.

No obstante de haberse acumulado tantas propuestas creativas en la Plaza de Armas de la ciudad, también la población en general, rodaba con sus ideas por las calles empedradas e inclinadas en el tiempo, mientras que otras miradas goteaban de sus balcones; pendientes de algún resultado.

Se había hablado de los adelantos de la ciencia en la vida moderna, se había comentado, con el impacto y asombro de las conquistas del hombre, que el día de ayer, jueves 27 de Mayo de 1999, se produjo el despegue del transbordador espacial norteamericano “ DISCOVERY ” de la base de Cabo Cañaveral de los Estados Unidos de Norte América, ubicado en la Florida; se había leído en los periódicos, de la aparición de una flotilla de seis objetos voladores no identificados “OVNIS”, aparecidos en los lugares de Pampacancha, Provincia de Recuay, de nuestro mismo departamento de Ancash; que procedían de otros planetas, entre ellos de “Marte” y que venían a visitar nuestro planeta Tierra; connfundiéndose con algunos habitantes del lugar, también habían leído las obras de los hermanos Alvin y Heidi TOFFLER, sobre “Las Guerras del Futuro”, “La Creación de una Nueva Civilización” que cambie nuevos tipos de familia, que las “formas distintas de trabajar, amar y vivir; o una nueva economía... más allá de todo esto, son una conciencia asimismo diferente”, pues, se decía, que la revolución agrícola, invirtió miles de años en su desarrollo; que la civilización industrial, solo tiene trescientos años y que la historia avanza a su TERCERA OLA, con un estilo de vida auténticamente nuevo, que lo denominaba “ hogar electrónico”, “es una civilización con su propia perspectiva mundial característica, sus propias maneras de abordar el tiempo, el espacio, la lógica y la causalidad”; la carrera competitiva global aborda la era de la informática, de la información básica y necesaria para el desarrollo de los pueblos y por ende de la humanidad, pues, habían visto pasar el tiempo desde sus moradas.

Ya nos encontrábamos finalizando el Siglo y se aprestaban ansiosos a empezar el Nuevo Milenio, pensando en ese viaje, que la Tierra, nos lleva al infinito. En fin… la gente del pueblo de Tauca, se encontraba informada de todos los avances del saber humano.

La mañana se había hecho día, el sol no podía evadirse, las aguas de la cuesta de Los Molinos, se había sumido en el corazón del silencio y el aire se había paralizado, en las afueras de la ciudad. Hombres y mujeres unidos en una misma curiosidad, sin respirar, para no hacer ruido y escuchar los resultados de la mejor idea, que han sido aportadas y seleccionadas, como la mejor leña seca y consumible cual sostén del fuego y de la luz, que alumbren como antorchas las conciencias y el futuro del pueblo de Tauca.

El pensamiento del pueblo se lee en los ojos de la gente y se escribe dentro en sus corazones, adonde no llegan los vientos del olvido.

Todos querían arribar a una preocupación fundamental como eje y punto de partida de la solución que esperaba un móvil, la de competir con los demás pueblos del mundo; que han desarrollado y progresado en diferentes campos del conocimiento científico o en alguna actividad especial y única, como para registrarse en el libro de los record Guiness.

Todos estos inventos, descubrimientos, proezas y hazañas que se han realizado, durante el presente Siglo XX, que finaliza ya en el dintel de la puerta de los cambios, para avistar otro Nuevo Milenio, que se acerca en el tiempo; los mantenían fresquitos, como las hojas de lechuga que se cultivan en los huertos y las guardan todas bien clasificadas en el mismo fondo del recuerdo. En el invernadero sentimental.
 




FUTURO DEL PUEBLO


Los pobladores de Tauca también quería buscar el mejor de los caminos para bordear la Tierra. No intentaban navegar en los mares, porque se encuentra alejado de este cielo acuoso. Pero sí surcar el espacio de Los Andes, porque se encontraba más cerca del infinito y a su alcance, eran amigos de molinarse todos los días en que se arrebolaban viendo las estrellas fugaces escaparse libremente, y además, era costumbre, mirar los aviones que a diario atravezaban su azulado cielo, con el zumbido característico de motores. De otro lado, adentrarse al centro de la Tierra, era muy corto y limitado; algo así, como comerse una manzana o penetrarse a una calabaza; esto, era muy cotidiano y conocido, ya que, existen en su vasta serranía, una serie de minas abiertas y abandonadas que descienden a varios kilómetros debajo de tierra. Eso era meterse más en el problema.

En el transcurso del día, se habían desmenuzado las ideas, las que de tanto meditarlas se habían triturado y aun más, ya se encontraban exprimidas, listas para colgarse, como cintas de colores a elección del pueblo, secas en el tendal de la vida que pasa. Para escoger las rutas, de mayor alcance y salir a concursar con los demás pueblos del mundo, en todos los campos del arte, de la ciencia y de todo conocimiento del saber humano; protagonizar también, en los descubrimientos y exploraciones más allá de sus fronteras. Sabían que eran capaces y conscientes de aceptar ese gran reto, que conformaban una sociedad y que también, el mundo se encontraba poblado por una misma sociedad viviente y activa, que mantiene sus propias costumbres, su arte, su técnica, su ciencia, su folklore y en fin, todo su saber popular, que le inculcaron y le dieron, tanto la tierra y el cielo, como personas que están y personas que se fueron; desde los orígenes en este planeta.

El pueblo es realista, tiene los pies puestos sobre la tierra; sabe y conoce del calor y del frío, sabe saborear la amargura y la dulzura; sus ancestros les dejaron una historia escrita, con cariño y sangre; por ello, es consciente que se le presentan dificultades y tiene anclajes de un sin fin de limitaciones. Pero esto no será causa suficiente como para impedir la realización de sus sueños : la de llegar y salir a competir con todos los pueblos del mundo ¡ Y por qué no ! con los demás pueblos, que puedan existir en el universo incomensurable. Si tienen los mismos ingredientes, de unión y de fuerza, aderezados en una misma cazuela, como en el hoyo profundo del corazón humano, hecho de pura arcilla, deleznable; extraída de los abismos de la misma tierra.

El sol… más del medio día. El cielo de Tauca, azul como el cristal de los iris y ojos de la gente. Las cumbres verdosas y veteadas, por las blancas nubes. El valle y las vertientes ventiladas ampliamente, por la caricia de los vientos frescos, que se arremolinan junto a los árboles, para luego hundirse, en el movimiento giratorio y pausado de las aguas cristalinas, y ver pasar el humo difuso, tras el voragin polvoriento que se levanta formando una espiral de inquietudes, que trata de alcanzar la sombra del cielo, profanando la claridad de la apacible ciudad.

La idea visionaria era explorar el universo. De salir a competir con los Estados Unidos de Norte América u otra potencia mayor. Para algunos, les parecía una locura mirar tan alto. Percibían mentalmente, la gran diferencia que existe entre un enano y un gigante, pero conocían que David abatró a Goliat. Era tan idealista, como subjetivo e imposible, tratar de coger con las manos, pétalos del amanecer y colocarlos en un florero. Para muchos, no existían diferencias, ambos tenían el poder de la mente, ubicado en la cabeza, con las mismas características y dimensiones; ambos poseían los mismos elementos del ingenio; ambos eran sujetos dotados de las mismas facultades de instrucción e invento; precisamente esto era el iniciacio del camino de su fantasía.

El pueblo, dejó el espacio de la Plaza de Armas y de las esquinas de la ciudad. Se retiraron de su aposento geométrico, como un todo, como la ola del mar que cuando golpea lo hace con la fuerza de toda el agua cubicada en un solo cuerpo aplastante para luego, llegar al umbral del milenio, y comenzar a experimentar su aventura.
seleccionaron las lomas y montículos más cercanos a la ciudad; pero, ninguno daba resultados satisfactorios, o nada se avanzaba o la carne se desprendía de los huesos; carecían de altura y de posición, no coincidían con las coordenadas geográficas ni geométricas del lugar, para cristalizar sus sueños, de alcanzar el nivel cupular de las naciones más adelantadas del mundo y poder también navegar en el espacio, con la velocidad del pensamiento, su inteligencia y con sus propios medios del ambiente que los rodeaba.



Desde que el hombre apareció sobre la tierra, siempre soñó con volar por el espacio.

¡Cuantos intentos se hicieron a través de la historia, buscando el vehículo aéreo más adecuado, para cruzar los aires! Y ésta necesidad ¿No se volvió sabiduría?

Desde los aparatos más ligeros que el aire, como los globos construidos en 1783, luego de la fabricación de los “ hidroaviones” en la década de los años 30, que buscaban la travesía del Atlántico. Posteriormente, durante la década del 50, con los “reactores comerciales” y modernizados transportan, tanta mercadería como pasajeros, por todo el mundo, con gran rapidez y con menos riesgo de accidentes. La historia de la aviación de los Estados Unidos de Norte América, ha llegado a construir diversos tipos de aviones, como los “aviones supersónicos” y las naves espaciales con su base científica en la Administración Nacional para la Aeronáutica y el espacio (NASA).

El pueblo de Tauca no sólo conoce estas informaciones; sino que también, tiene un pleno dominio sobre el conocimiento que han adquirido de sus ancestros acerca de los gases, como en estos casos especialmente, de la relación que existen entre presión, temperatura y volumen. Además que, mis coterráneos, son muy adentrados y aficionados en el dominio de la pirotecnia, oficio en que se han destacado excepcionalmente muchos de sus hijos y en la práctica del arte de estos juegos y artificios, para divertirse, alegrar y festejar en las fiestas patronales del pueblo.

En base a los principios naturales y ecológicos del lugar, construyeron un globo fácilmente manipulable - ¿Acaso las buenas intenciones no terminan manejándolo todo? - lo pintaron con los colores del arcoiris, una alianza de pequeñeces fue la materialización de lo grande, todos sentían que Tauca y sus hijos depositaban sus capacidaddes en diez personas, como el pueblo en su autoridad y la Nación en su Presidente. Cuando estuvo listo el globo, la comunidad emocionada llevó a la tripulación en sus hombros, los transportaron escalando las vertientes; llegaron a la misma cúspide del cerro de “Angollca” y sobre su cumbre, equiparon al globo y a los viajeros. Con el humo generado por las leñas de la “jalca” se infló con aire el tremendo balón, quedando listo para su lanzamiento hacia el vacío.
Los pirotécnicos adecuaron gruesos carrizos, los llenaron de pólvora, bien taconeado para que tenga mayor fuerza en cuanto se prenda fuego e inicie la combustión y deflagración de gases asi, el globo podría desprenderse de la cúspide del cerro de “Angollca”.

La alegría del pueblo, creció tanto y mucho más, que llenó el cóncavo cielo, como un huevo partido por el centro.

La expedición estaba lista para el viaje, se habían redondeado todas las sugerencias y se entrelazaban las propuestas tejiéndose una sola idea, como trenzas tan largas que hasta se enrollaban envolviendo las orillas del pueblo, como los papiros de la antigüedad.

Algunos del pueblo mencionaban alegremente el principio de Arquímedes. Decían con voz desgañotada : “ ya encontramos el punto de apoyo sobre la tierra”. pero en esta vez, la cumbre del cerro de “Angollca” será además el punto de partida para lanzar nuestro globo al espacio. Si durante el presente siglo XX, los Estados Unidos de Norte América, realizaron sus expediciones de conquistas del espacio; a la luna, a Marte y a otros planetas más del Sistema Solar, culminando con éxito sus estudios de astronomía, con cálculos tan precisos y perfectos resultados… Pues, ahora le toca al pueblo de Tauca competir con este monstruo en la ingeniería espacial y en la visión “Telescópica Espacial Hubble”, con la que los científicos han obtenido los resultados más nítidos y claros de las composiciones y procedencias de las galaxias. Inclusive han llegado a determinar la edad, tamaño y hasta la expansión del universo; es decir, no hay nada oculto a los ojos de la ciencia espacial.

Ahora pues, en este siglo XXI que ya estamos en los umbrales del Nuevo Milenio, le toca o le corresponde al pueblo de Tauca, desde este peruianísimo rincón de glorias proyectadas: superar éste soberbio record y llegar al meollo del objetivo; al centro mismo de la estrella más grande, que es el padre de los astros y que hasta ahora, es el centro del Sistema Solar y por ende del universo ¡claro! del nuestro.


 



DESPRENDIMIENTO DEL GLOBO VOLADOR

El globo, tiene varios metros de altura, repleto de humo para darle altura. En la base, lleva una especie de triángulo, para vencer la presión del aire y hacer posible su dirección y su gobernabilidad por la tripulación. Forma una especie de fuselaje que protege a la tripulación y sus lados, allí van unas aletas casi naturales que activarán, como si fueran remos, para batir el aire y ya en el espacio…timonear la energía. En la parte posterior, lleva de cola unas fajas de los siete colores básicos que se soltarán líbremente sobre el aire, como estela del globo y dentro de la cabina irán los diez tripulantes, kilos de comidas y alimentos secos, recipientes con agua fresca de los puquiales, equipo instrumental y dispositivos de control, una palanca de mando así como un equipo de radio casero pero con algunas piedritas radiactivas de una mina secreta de los “antiguos abuelos” del pueblo, para no perder la comunicación con su base establecida en las alturas del pueblo de Tauca.

Mientras que los Estados Unidos de Norte América, al lanzar sus cohetes o naves espaciales, generan ondas de presión que se expanden en todas direcciones, a la velocidad del sonido, muy estrepitosas; sin embargo, el globo del pueblo de Tauca despegará moderado, sencillo con sólo la fuerza necesaria y suficientemente indispensable para despegar de la cumbre del cerro de “Angollca”, he, ahí, la diferencia de ambos lanzamientos al espacio, con la ventaja de que desde Tauca y por gozar de las alturas andinas, ya teníamos más de cuatro mil quinientos metros de altura sobre el nivel del mar de economía en impulso. Tauca le estaba sacando provecho al relieve de su ámbito natural.

En estricta observancia de la conservación de su identidad cultural y en acatamiento puntual a la memoria de sus antecesores, los diez tripulantes calzaban sus “llanques” con correa de pellejo de vaca resistentes a largas caminatas, llevaban puestos pantalones y sacos de bayeta acordoncillado consistente y abrigador, camisa amarilla para infundirles energía al corazón, poncho de lana color marrón (negro les podía traer mala suerte) para protegerles del frío y de las lluvias, chalina de lana blanca al cuello, sombrero de junco y alforja de labor conteniendo hoja de coca, calabazo para “catipar” la suerte, su “mashquero” (porongo) de chicha y su “fiambre” a la usanza de sus progenitores.

El globo llevaba como distintivo, sobre la cabina de la tripulación el escudo ovalado de la ciudad de Tauca, hecho de madera de aliso blanco y de aliso colorado, tallado en alto relieve con orlas de hojas de maíz y al centro se profundizaba el cerro de Angollca sobre un fondo azulino amanecer, atravesado de derecha a izquierda en forma oblicua de un tallo de trigo y de una flor de cando en forma contraria entrecruzándose al centro, con la inscripción literal de “TAUCA 1999”.

En la parte superior del globo en un esbelto madero de “huarauya” (tallo adecuado para hacer flautas de roncadoras) flameaba la bandera de la ciudad de Tauca, confeccionada con los colores: anaranjado que encarnaba la creatividad y búsqueda de alternativas, celeste que simbolizaba la aspiración de integración con el cielo, verde que representa vida y armonía natural en faenas cotidianas, bordeaban sus orillas flecos amarillo dorado que personificaba energía y trabajo en la existencia; con un crespón rojo vivo en forma de rosa abierta, entrelazada en su asta dejaba caer libremente al aire dos medianas cintas alegorizando salud y fuerza de vida. En idénticas dimensiones y con los mismos colores llevaban una bandera más, para izar en el lugar de su descenso alcanzado.

Se acerca la hora cero del lanzamiento globular desde la cumbre desconocida. La aventura del siglo XXI. La expedición más riesgosa de un pueblo que aspira a lo imposible, que desea surcar los aires y vacíos con su propio ingenio y posibilidades naturales, que el creador les dió y que deben probar para demostrar que saben usarlo.

Por el Este - punto cardinal del Oriente
Donde está la Gran Patrística universal y de donde provienen todos los conocimientos - venia la mañana, revestida de aurora y entre sus pliegues rodaban, cuesta abajo, los rocíos perfumados de rosas y jazmines, frescas y verduzcas, como hojas de lechuga y piedras esmeraldas y que extendidas en la sabana de huertos, en espera del alba, bajo la media sombra, de una antigua planta de cedrón, con el aroma de los ancianos; permeando entre sus ramas quebradizas el monótono rayo de luz, que pasa de extremo a extremo, por sobre todos los árboles y cómplice de su silencio se contrae tanto, tanto..., como si fuera una larga y tensa cuerda echada sobre una vieja guitarra, que divide al friolento espacio en dos caras contra puertas del viento. Como diciendo : “el viento se va y la esperanza regresa”.

El tiempo extendido abrió sus pétalos de loto acariciando al pueblo de Tauca. Entre sus aguas matutinas resplandecía el azul caído del cielo y todas las flores del valle cantaban y danzaban de alegría al son de sus alientos, armonía femenina que inducía su vergel con ninfas abiertas de brazos al día, ofreciéndose al sombreado corazón enamorado, amante de su proyecto de aventura.

La luna, como un queso inmóvil esperando el ratonil pensamiento del hombre, se había estacionado en el cielo más abajo del Oeste por occidente, por donde la esfera celeste se opone a la salida del sol. Esperaba en vigilia, curiosa y atenta de tan arriesgada aventura. Ella se iba resbalando hacia el sueño de pocas horas, tic – tac – tic - tac, para darle paso a los rayos solares, hasta escurrirse por el mismo redondo céntrico del cero.

Todo el pueblo clavaba su mirada en el cielo esperando, boca arriba, que el globo se desprendiera de la cima del querido cerro y luego se hundiera en el punto de sus miradas; perdiéndose hacia arriba en el vientre mismo del firmamento.

La gente, tropezando por las calles, se volcó a las salidas del pueblo; por donde salen las rutas hacia los extremos de la ciudad. Para observar mejor, desde la mejor posición, y ser testigo presencial del histórico y sensacional despegue del globo. Globo que iba a desprenderse de una parte del planeta, llevándose alma, vidas y corazones de todos los conciudadanos, para luego surcar el espacio claro y gris, que se estacionaba en las faldas de aquel día.

Un espléndido despertar caracterizaba a la región andina, cuando los diez “argonautas” del pueblo de Tauca, ascendieron al cerro de “Angollca “ y en cuya cumbre se encontraba listo el globo, debidamente acondicionado para su lanzamiento hacia el espacio imaginado.

El sol parecía una medalla brillante y presea en el cielo, que trataba de esconderse de miedo dentro de las escasas y tupidas nubes blanquesinas, esparcidas sobre aquel manto azulino del cóncavo firmamento terminado al filo del horizonte; pues nunca se había imaginado que, sobre Los Andes de Sudamérica, existía un pueblo que Dios llamaba “ Tauca” y que se había emprendido a toda costa y con sus propios hechos y derechos a ponerle el dedo en la propia cara del sol. Para muchos será una misión arriesgada e imposible o una locura; sin embargo, para el pueblo de Tauca era una idea cotidiana, emprendedora, conquistadora y creativa con lo imposible, en su natural inteligencia.

Estos valientes emisarios del pueblo, antes de lanzarse al espacio, se encomendaron a Dios y a Santo Domingo de Guzmán, Patrón Tutelar del pueblo religioso y creyente de Tauca, porque son muy católicos o en su mayoría practican la religión católica.

En un silencio venerable y profundo, girando casi en redondo, todos los expedicionarios dieron vuelta a sus miradas, desde la cresta del cerro de “Angollca” hacia abajo, por sobre las agrestes vertientes, deslizando sus miradas hasta llegar, hacia su lugar de natalicios y generaciones; pueblo el mismo que ya se quedaba en el fondo del valle, asentado cual rotundo y perfecto nido fénix, cubierto aureado y de un orbicular color entejado.

Los emisarios, telepateando a la distancia un pensamiento de encargo solidario, les dijeron al pueblo de Tauca. - “Tauca, la incontrovertible ciudad de Tauca, apacible y creativa, ahí te quedas. Cuida a nuestros seres queridos que nosotros cuidaremos nuestros caminos de regreso a tu seno, de nuestra parte, no dejaremos de pensar en ti ni de día ni de noche y serás nuestro ángel de la guarda. Todo será uno y como uno. Estaremos pendiente de tus fértilidades desde tus entrañas y el espíritu que hoy nos aleja de tí y aunque la distancia te reduzca en nuestra óptica prestada…seguirás permaneciendo tan cerca como cuando hacemos trillar el trigo en la parva o montonar el maíz despues de la cosecha o las papas amarillas sobre las extensas sementeras del mes de mayo”.

La Comunidad Tauquina, dentro de su filosofía natural, científica, técnica y silvestre a la vez, conocía convencidamente los alcances de las fuerzas de gravedad de Isaac Newton, del punto de apoyo y su flujo que hablaba Arquímedes, para hacer una palanca capaz de levantar el mundo. De la teoría de la relatividad de Albert Einstein. De la energía, que no se crea y sólo se transforma. Acerca de la ciencia espacial. Sobre los avances y descubrimientos espaciales que los Estados Unidos de Norte América y sus pares realizaban. Los Tauquinos estaban al tanto de los satélites que se encuentran girando alrededor de la Tierra, y en fin, de todas las ideas científicas del siglo que se despide. Es decir, de todos los adelantos científicos experimentados por los Estados poderosos en el campo de la conquista del espacio.

El pueblo de Tauca, era un pueblo inteligente, capaz de entrar a competir, con la sociedad más adelantada del mundo y sólo con recurso de su propia inteligencia.

Con la lucerna de este razonamiento lógico, de que nada existe en este mundo que no tenga su verdadero valor y utilidad. Entonces, los Tauquinos sólo querían emplear las cosas y secretos de la región para poder generar la fuerza suficiente y necesaria, como para desprenderse del seno imantado de la tierra y también para retornar a ella a su ciclo evolutivo.
Seleccionaron a los mejores pirotécnicos del pueblo y habilitaron los carrizos, más voluminosos y contenedores posibles, para llenarlos pólvora que ellos mismos prepararon y que, previo a las seguridades del caso, y a las instalaciones de sus mechas y detonantes de pólvora iban con fuerza expulsante para poder despegar hacia el cielo el globo aerostático construido por ellos mismos; teniendo como punto de apoyo la cumbre del cerro de “Angollca”. Se previnieron además llevando otros carrizos, de tamaños suficientemente operativos, para vencer cualquier impase que se les presentara en el espacio sideral.

Los emisarios del pueblo de Tauca eran fuertes y sanos, en sus pulmones cavían doble ración de oxígeno y sus corazones no necesitaban de medicamentos sintéticos; pero eso sí, no se olvidan de llevar consigo, sus plantas aromáticas y curativas que produce la propia región y naturaleza. La alimentación campesina y rural es buena y a base de cereales, como la “cancha” (maíz tostado) que genera resistencia, no necesita de refrigeración para su conservación en el tiempo. El “mote” (trigo o cebada pelado y seco), agradable y protéico, resistente al tiempo. La “shullga” (trigo tostado); los “chochos” pelados y húmedos, resistentes al tiempo; poseen más de cuarenta propiedades alimenticias comprobadas. También llevan mazamorras de “Chiclayo” (calabaza) y de zapallo, las “mashuas” o “chuño” (papa fermentada y seca), de alta y variadas propiedades nutrientes. De bebidas llevaban agua de plantas aromáticas, de cedrón, panizada, coyal, huamanripa, toronjil y otros, en reservorios como para un buen tiempo a la distancia.

Mientras, los Estados poderosos en tecnología e inversión sofisticada despedían a sus astronautas con alimentos racionados y concentrados en gramos … los emisarios del pueblo de Tauca lo calculaban en puñados, comprimiendo las raciones en las callosas manos del hombre labrador, porque sabían que el puño es del tamaño del corazón y en el palpitar serrano está el más caro deseo de vivir y hacer vivir, sosteniendo la necesidad de sus viajeros con la simbiosis de las fuerzas vivas.

Los emisarios son valientes y fuertes, corren por sus venas las fortalezas del Egipto, de los Aztecas y mayas; de los Incas y los de “Pashas“, “La Galgada“, también de “Chavin “; dotados de una ancestral inteligencia que sabe improvisar para medir kilómetros y voluntades, sabían de privaciones y heroismos, podían medirse y hasta encasillarse en metros cuadrados o en las cavidades de sus alforjas, pues el trabajo los sorprendía en el campo y sus cuerpos estaban curtidos para dormir a travieza bajo el frío y el calor o para comer poco.

Así, un solo grueso carrizo lleno de pólvora, fue suficiente para dejar el impulso a la inercia gravitacional y a la complicidad de los espíritus que protegen telúricamente a sus hijos y posesiones. Al globo le resultó fácil desprenderse violentamente de la cumbre del cerro de “Angollca”, con todos sus implementos. El pueblo de Tauca, se encuentra de viaje junto con ellos, nadie se queja ni se lamenta, las plañideras están de azueto y los ancianos cierran sus ojos a los malos augurios.

El pueblo de Tauca, desde su aposento en tierra, miraba al cielo y regalaba su color teja a las retinas y mejillas humectadas de sus intrépidos cholasos. Los huertos eran botones de esmeraldas y las nubes copos de algodón, que parecían sostenerse sobre las verdosas vertientes que circunvalaban al pueblo.

Cuando el globo, con gran fuerza de viento, fue lanzado al infinito, en aquel día de Mayo. Parecía un farol de colores jugando con el aire, que rompía hacia arriba el cóncavo celeste, cual cáscara de huevo y que su inmensidad de trazos a la distancia se convertían en infinitud de estrellas, que caían por los extremos del planeta.

El cosmos parecía acercarse y el espacio ser profanado con un intruso brillo. Mientras la Tierra, contrariamente parecía alejarse.

La noche discurrió sus velos y recobró vivencias, los tiempos ya no son y los cardinales tampoco; todo se reducía en la distancia.

La fraternidad acariciaba a los tripulantes con sus gigantescas manos, las oraciones se apretaban juntas al corazón hasta casi faltarles el aire. Una cadena de unión los ataría por siempre en esa aventura y a todos ellos con Tauca, el Perú y con la humanidad. Un parpadear los asfixiaba en el vientre del cielo por soñar con lo imposible. Ahora sabían que los sueños aislados nunca se cumplen y que los sueños tenidos por muchos…al final se hacen realidad y en esto basaron sus proyectos y culminaciones que ahora, tremerosos, los hacia parpadear.

Pero a estos valientes hijos de Tauca el cielo no les parecía ser tan alto. Ahora que estaban en los territorios divinos presentían cómo Dios los veía desde el paraíso perdido en el cielo. Ya estaban navegando poéticamente en el mar de los éteres. El azul se volvía penumbroso y alejado.

La navegación era más tensa y bajo sus pies el pavimento era la nada. Ya tenían al difuso cielo al contacto de sus rodillas y alegremente cogían el aire frío con sus energizadas manos. ¿ Qué ?, ¡tan cerca!, parecía que los cielos se habían encogido y que el espacio densamente se había perdido en el universo, como una redonda flor de nube, en el inmenso mar del infinito.

El día desparramado sobre las cumbres, pasivamente se quedaba recostado sobre todos los caminos de Los Andes. Parecía retroceder el día. Los tripulantes se alejaban, cada vez más y más lejos. El sol desviaba sus rayos oblicuos para que solamente alumbrara esta parte de la Tierra. Los ansiosos emisarios se internaban cada vez más hacia el mismo corazón del firmamento incrustrado en el seno del todo absoluto.

 



MIRADA DESDE EL CIELO

A los emisarios del pueblo de Tauca no les importaba llevar un exhaustivo registro minucioso de las distancias, ni de los cálculos, ni de las medidas técnicas y estrategias científicas del espacio aéreo. Ya, los astronautas norteamericanos los habían realizado con gran exactitud científica; entonces, todo este aspecto estaba superado. Para ellos, no es necesario volver a husmear lo que ya se ha descubierto o los que ya se conoce. Estos valientes hijos de Tauca, lo que pretenden es seguir de frente y lograr a toda costa su objetivo, de llegar a poner o imprimir sus huellas digitales en la misma cara del sol. Así como los Estados Unidos de América lo hicieron con la Luna, dimensionando el primer paso del hombre pues con ellos lo hacía la humanidad entera. Los Tauquinos aspiran llegar más allá de esta conquista con la Luna y desean explorar lo más difícil de la inmensidad.

Mientras tanto el verdor de las plantas, sobre la Tierra, tímidas y discretas se asoman bajo de las piedras amontonadas,en los recodos del suelo natal. Todos, como niños temerosos, desconfiados y encogidos miran al sol, tratando de recoger sus rayos de luz, como brazos largos, tan largos que sus puños se asientan de golpe en un resquemor de verano, junto a la interminable playa resecada del mar, en muchas partes desiguales del litoral.

Mientras que las otras plantas, al otro lado del planeta, esperan dormitando como aves de verde plumaje, bajo la penumbra estirada, como inofensivas criaturas, cubiertas y abrigadas del frío. Solamente instintivas y atinadas a esperar el día. Todas miran soñolientas hacia la opaca luz de la luna, ensombrecidas y agotadas se cuelgan de un oscurecido cielo y siempre esperanzadas de la dulzura de su naturaleza regional, que las representa y que los atrae a convivir con los alrededores de sus aldeas, con el calor insustituible de la existencia de la vida y de la bondad del sol, que abre toda su puerta vital del mundo y del universo.

Los vientos, levemente rozaban los muros de las viviendas y bajaban cuesta a la sabana verdosa del valle, por las calles empedradas de la localidad; tomando precauciones de sus orillas, que tentaban a los precipicios alejados, un poco de riesgo y llenos de hojas secas se arrastraban milenias huellas sobre los extramuros pedregosos y polvorientos de la ciudad de Tauca..

Los miembros del pueblo de Tauca, que alegres viajaban en el espacio, solos se orientaban, y muy bien lo hacían, con el implemento de la única brújula mental, que llevaban incrustada en sus claras ideas y optimistas posiciones filosóficas de la conciencia. Esta luz natural humana, guiadora de seres inteligentes, sólo se apagarían en cuanto vieran verdaderamente bordear en redondo sus objetivos propuestos y luego de encontrarse convencidos de haber regresado a sus correspondientes aposentos de origen.

El pueblo de Tauca recibe los primeros mensajes de sus emisarios. Los viajeros piden que se le haga saber a sus familiares que se encuentran bien, que no se preocupen de su destino. Ellos siguen avanzando camino al sol. Permanentemente mantendrán contacto comunicativo con la Tierra. Específicamente estarán interactuando y comunicándose con el poblado de Tauca para hacerles conocer de sus intrépidas travesías en el espacio.

La esperanza de los emisarios es regresar pronto a la Tierra a comienzos del Nuevo Milenio (año 2001), en una fecha no precisada. Para retornar de sorpresa al pueblo de Tauca. Convocar a una conferencia de prensa a nivel mundial y hacer conocer a la humanidad de esta arriesgada aventura. De los resultados del acontecimiento y la culminación del proyecto. Hacer ver a los billones de terrícolas que los anhelos y los sueños de un pueblo como los de Tauca han podido lograr su objetivo, con el empeño y la esperanza mancomunada de todos los integrantes de su comunidad y de todos sus hijos, unidos todos a una misma causa y en un mismo corazón.

Además se pretende que el pueblo de Tauca debe ser el líder de entrar con el pie derecho al Nuevo Milenio. A la nueva era espacial y demostrar al mundo, una vez más, que cualquier pueblo del más recóndito lugar del mundo, que exista sobre este planeta, puede efectuar en muchas formas la consolidación y la realización de sus sueños y esperanzas.

Todos los del pueblo de Tauca estiraron lejos sus esperanzas, sus anhelos, sus habilidades, sus experiencias, sus conocimientos y sus destrezas. Fue tan larga y tan larga que con su longitud han podido medir, todas las vertientes del cerro de “Angollca” y de los demás cerros que los rodean en su conjunto, y aún más, sobraba también para medir el perímetro de la plaza de Armas del mismo pueblo de Tauca y aún todavía sobraba para medir el contorno del campo deportivo del estadio y de toda las orillas irregulares que circundan a la ciudad de Tauca, calificada y distinguida anteriormente, como “Ambiente Urbano Monumental”.

Durante aquellos días de la decisión de emprender la aventura espacial, el pueblo de Tauca, no mensuraba exactamente, ni menos podían calcular la solidez ni la creciente superficie de la fe del pueblo, pero sí, se encontraban convencidos y seguros, que eran sólidos y amplios, que, ni siquiera la fuerza de un terremoto habría podido hacerles desistir del proyecto trazado desde el primer habitante de sus congéneres, porque Tauca induce sueños, porque sabe que tiene los insumos para crear más que fantasías, tanto como para emprender la conquista de la nueva era espacial. El pueblo, solidario y firme, aguardaba bajo sus techos con sus esperanzas y sueños. Por eso, seguirán con expectativas el destino de sus expedicionarios, hasta el final de la gran proeza que alcance tal odisea.

El fantástico globo, conteniendo todos sus tripulantes, surcaba el espacio, pausado pero firme en su trayectoria, cada vez más y más, se iba alejando en sentido contrario a la Tierra. Así, se iba perdiendo a la distancia, en la inmensidad de lo desconocido, como quién busca con deseo vehemente los extremos de la fe y de la confianza.


 


 

EXPERIENCIA ATMOSFÉRICA

Los expedicionarios al sol se encuentran surcando más o menos a cien kilómetros de distancia desde la Tierra. Comienzan ha observar las maravillas que existen en las capas de la tropósfera, que realmente es la que determina el tiempo atmosférico, sobre la superficie de su cuerpo celeste.

A lo lejos observaron las diferentes clases de nubes que se forman sobre los aires. Vieron la nube de tormenta que va saliendo como copos de algodón y se expande en su propia negrura de inesperada congestión. Más allá, más al fondo, en sus planos continuos, se van quedando los cirros blanquecinos, enrarecidos como trozos de papel poroso, arrastrados por los soplos de la rotación y sirviendo de camino a los aviones que se entrecruzan por el limitado cielo ozonisado.

Sintieron la mayor fuerza de los vientos en diferentes direcciones: unos son de aires más calientes y otros más fríos, a mayor altura. Este extenso espacio, que se observa, que se encuentra poblado y contenido de infinidad de partículas, de polvo y de cristales de sal marina, y otros sabios elementos que son necesarios para la formación de las nubes y con ellas la vida.

Continúa el ascenso de nuevas hiatorias y ya se está atravesando la estratósfera. A todos lados se observan las radiaciones ultravioletas del sol, las moléculas triatómicas de ozono, de vital importancia, para la vida terrena.

Pasando la mesósfera, antes de llegar a la capa de la termósfera, se vislumbran las auroras boreales que se desplazan hacia el norte de la Tierra, y las auroras australes, que se desplazan hacia el sur de la Tierra, éste hermoso fenómeno va ofreciendo y tomando multitud de formas diferentes. ¡ Qué ! hermoso se desplazan a vuestra vista. Algunas veces son como arcos luminosos de colores amarillentos y en otras se van formando como cortinajes ondulantes o como banderolas verticales, de repente aparecen como manojos de rayos que fluyen de un mismo centro. Todo esto se ve tan lejos, que sus brillos difusos parecen sembrarse en el horizonte describiendo una trayectoria espiral, que bien puede dirigirse, al polo norte o al polo sur de la Tierra, como pliegues de cortinas en un halo rojo, verde y violeta.

El maravilloso globo con sus tripulantes terrestres, sigue surcando las demás capas de la metásfera y la protósfera, llegando a la Atmósfera que envuelve a la Tierra como un cinturón de gases puritanos. Es como una envoltura protectora del planeta, absorbedora de tantas radiaciones y rayos ultravioletas, que ya no violan a la Tierra porque se impregnan, dentro de esa claridad veolácea – celeste, sembrada por las radiaciones cósmicas, que por su color azulina celeste, nos delinea un hermoso cielo; en donde los cuerpos extraños y los meteoritos, al pretender sobre pasar dicha cubierta protectora sólo se incendian por atreverse a querer y besar a la superficie de la Tierra.


 


DEL SISTEMA SOLAR … EL PLANETA VENUS

Venciendo las fuerzas opositoras de la gravedad. El globo tripulado por los emisarios del pueblo de Tauca; se encuentra surcando el Sistema Solar. La Tierra se encuentra a una distancia del tercer planeta, cercano al Sol y en su camino tendrá que encontrar al planeta Venus. Luego llegará hasta Mercurio. Estos dos planetas son los más cercanos al sol y en uso de la lógica del entendimiento podemos deducir que son los que están más sometidas a mayores temperaturas, más elevadas que las que envuelve a la Tierra, pues los desplazamientos en esta parte cercana del Sistema Solar, hacia el Sol, no es muy fáciles. Es riesgoso. Representa gran peligrosidad emprender esta decreciente distancia hacia el Sol.

Los emisarios del pueblo de Tauca, tripulando su magnífico globo, a su paso por el universo, van acercándose al más bello planeta llamado “Venus”, que motivo a cálculos imprecisos del viaje, no es posible hacerles una visita generosa descendiendo en ella, como para reparar sus fuerzas, solamente lograrán vislumbrarlos desde relativa distancia.

¡ Oh !, Venus, ¡ Oh !, estrella más radiante de la Tierra, no creo, no me convenzo verte, tan cerca, tan hermosa; a pesar de tu temperatura más calurosa, eres la estrella de poetas más hermosa, que hemos conocido desde la Tierra.

 


FILOSOFÍA DE LOS TRIPULANTES

Así está en el cuadernillo del secretario sideral : El viento solar que recibimos desde el Sol contrarresta nuestro globo, surcamos el Sistema Solar y nos hace reflexionar trayendo a la memoria todos los aspectos filosóficos, metafísicos, científicos, los principios normativos y doctrinarios que regulan nuestro desarrollo intelectual y el desplazamiento en conjunto con nuestro planeta Tierra, por el espacio dentro de nuestro maravillo Sistema lácteo.

Estos emisarios del pueblo de Tauca, comenzaron a experimentar, cómo los hombres, que pueden sentir corporal y espiritualmente, lejos de su tierra, lejos de su suelo, que los vio nacer y ahora aún más, a la distancia desde muy lejos, ver a un planeta llamado “ Tierra”, que se confunde también con la inmensidad del espacio. Tan pequeño, se ve a la distancia, que parece semejarse a la cabeza de un alfiler.

Las cosas son distintas cuando se observan a la distancia. Cuando intencionalmente nos situamos en un extremo y podemos conceptualizar de la posición más alejada posible, buscando la imparcialidad de nuestros conceptos.

Nuestra reflexión inmediatamente nos conduce a cerciorarnos de nuestra existencia, de nuestra vida en el espacio. De nuestra vida, en nuestro pequeño planeta. Escarbamos y buscamos el verdadero sentido, la definición más exacta de lo que significa palabra vida.

La importancia y el valor de la vida, como tal, es trascendental, pues no podemos alcanzar su verdadera raíz, no la encontramos fácilmente; tampoco podemos llegar a su verdadera expresión que siempre la guarda celosamente. Es decir, la vida, es una manifestación extraordinaria y compleja que no podemos llegar a reducirla en una real definición, de su propia estructura. Es verdaderamente un gran fenómeno que encierra una serie de aspectos y manifestaciones dentro de los organismos de los seres vivientes, tanto en el orden material, como también en el espiritual.


 


LA VIDA EN LA TIERRA Y EN EL UNIVERSO

Los tripulantes, en tan alejada distancia; mirando hacia la Tierra, se preguntan sobre el origen de la vida, sobre nuestro planeta Tierra. Se han tejido muchas hipótesis entre ellos, la formación de moléculas muy complejas, compuestas de elementos químicos, como por ejemplo, el carbono, oxígeno, hidrógeno, nitrógeno, azufre, fósforo y algunos metales; como el cloro, sodio, potasio, hierro, magnesio y tantos otros más que faltan descubrirlos e identificarlos. Se dice que las moléculas inorgánicas, precursoras de la vida, fueron como el amoniaco, el metano y el agua; éstas se unían con otras para dar lugar a éstas como aminoácidos.

De aquí, desde el Sistema Solar, tan cerca al planeta Venus, a la humanidad les afirmamos de la existencia de la vida en el cosmos y que durante el Nuevo Milenio se tendrá que precisar y determinar, identificándose la forma de vida que existe en esta parte del Sistema Solar. No olvidarse, que las moléculas se multiplican y mueren, pero la verdadera vida sigue existiendo, no muere. Sigue reproduciéndose, para alcanzar la perpetuación en el tiempo. Es decir, que la vida siempre seguirá siendo la vida misma, porque no muere, sólo cambiamos de seres figurativamente y variamos de ruta en el destino de la existencia.

Ahora que nos encontramos en esta parte del Sistema Solar, -dicen los viajeros, emisarios del pueblo de Tauca - creemos a ciencia cierta que el universo está formado por innumerables galaxias, o mejor dicho, por innumerables sistemas estelares; entre los cuales, se encuentra la “Vía Láctea”, la misma que está formada y compuesta de otras estrellas. La enorme franja que describe una órbita en torno a su centro, va surcando el cielo. Muchas de estas estrellas son visibles fácilmente a simple vista. También, se pueden advertir los demás materiales interestelares que se encuentran constituidos por el polvo cósmico e hidrógeno, formando las numerosas nebulosas y que se observan todos en conjunto. Se encuentran en un gran movimiento con las estrellas, con una estructura similar a un espiral.

La existencia es otro aspecto que se liga con la realidad existencial y efectiva de una cosa y, no cabe duda alguna de su efectividad en la naturaleza.

Entonces la realidad y la verdad es relativa; pues sólo será real y verdadero mientras que la conformidad de las cosas existentes, coincidan con el concepto que se haya plasmado y formado en la mente del ser racional.

Desde esta parte del espacio podemos afirmar, sin lugar a dudas, que la humanidad actual, de este fin de siglo, a toda prisa se adentra y se va hacia los cauces del conocimiento universal. Estamos seguros que durante el Nuevo Milenio descubriremos y nos encontraremos con nuevas sorpresas en los diferentes campos de la ciencia.

El punto de apoyo que buscaba Arquímedes para construir una palanca, capaz de levantar el mundo y poder enderezar su eje, lo encontramos en este lado del espacio comprendido dentro del Sistema Solar. Es decir, si nosotros habitamos, cualquier otro planeta vecino, a nuestro planeta de la Tierra, o en todo caso, en algunos otro meteoritos de la pequeña Luna u otro asteroide de magnitud, en donde sea posible alguna forma de vida fuera de nuestro planeta; estamos seguros y convencidos que la Tierra seria destruida o modificada en su estructura, a como crea por conveniente la inteligencia del hombre y de las máquinas electrónicas del futuro.

Desde esta parte de la distancia, se ha podido advertir, al alcance de nuestro entendimiento, que el universo se encuentra dentro de otro universo, que viene a ser la enorme inmensidad infinita, en donde la paz se despliega en su silencio eterno y la hermandad equidistante entre los cuerpos extraños, entre los planetas, entre las galaxias, entre las estrellas, entre las cometas, entre las nebulosas, entre las moléculas interestelares, entre las nubes de polvo, entre los gases, en fin, en todo cuanto existe, en esta inmensidad incalculable e inmensurable : gira y gira, porque el círculo es la primera figura geométrica perfecta redonda. Todos giran, todos se desplazan rotando en torno a su eje o trasladándose alrededor del Sol o siguiendo sus propias órbitas elípticas, que se pierden y se entrecruzan en el seno de la inmensidad, al menos los de esta galaxia.


 


INFLUENCIA DE LOS PLANETAS

Estamos plenamente convencidos, - dicen los viajeros emisarios del pueblo de Tauca - desde esta parte del universo, que los astros influyen poderosamente en nuestra existencia, pues esa fuerza electromagnética de los planetas, de los asteroides, de los astros o de cualquier otro cuerpo celeste, influye en nuestras vidas dentro del universo. Todos somos parte integrada a él. Nuestra existencia la debemos a la inmensidad cósmica.

Nos encontramos tan alejados de la tierra y con gran sorpresa podemos advertir, hace varios días, desde que despegamos de la Tierra, que no existe el día y tampoco la noche, todo es una plena confusión de tenue claridad.

Ese don sobrenatural que conforman las profecías de conocer algo por inspiración divina, los sucesos futuros; son realmente coincidencias con lo ya escrito por nuestras acciones cotidianas, relacionadas con nuestros ámbitos conocidos en los tiempos que nos toca vivir.

Por eso es que muchas profecías no se cumplen, pero si se mencionan constantemente; por esta razón las ideas no se envejecen y siempre las ideas serán jóvenes.

Mientras haya hombres en la Tierra siempre las ideas y las creaciones vivirán y lucirán lozanas y fructíferas. Entonces, podemos afirmar que la juventud no es más que emprender nuevos rumbos, nuevos caminos, hacia el más allá de lo desconocido, que viene a ser el futuro de la vida.

La renovación de la ciencia. La reingeniería en todos los aspectos de la ciencia, de la filosofía, en fin de todo el saber humano. La ciencia está abierta a la humanidad para que se redescubra durante este Nuevo Milenio del siglo XXI.

Por ejemplo, en el caso del imperio de los Incas desarrollado en el Perú; mirando desde esta parte del universo, podemos afirmar que fue la única civilización más grande del mundo; pues fueron contemporáneos con las demás culturas de la Tierra. Las Teorías que se han formulado anteriormente carecen de sustento, son antojadizas y parcializadas no son científicas, no merecen credibilidad plena. En ese tiempo ocurrió que, cuando el planeta Tierra, se encontraba debidamente poblada en su integridad, con muchos siglos antes, sin excepción de continentes, en su movimiento de traslación inevitable, conjuntamente con el Sistema Solar, le tocó soportar un corto horario de haber atravesado por alguna parte del universo, de baja temperatura y entonces la Tierra recibió la congelación de las aguas y las lluvias fuertes y permanentes; junto con todos los demás planetas que les tocó atravesar estas lejanías de los rayos solares, Este fue la época en donde nuestro planeta Tierra se congeló con mayor concentración en sus polos y se inundaron de aguas del mar todos los pueblos de la Tierra. Este fenómeno natural hizo que se formaran los valles, las cumbres, los lagos, los ríos y en fin, todo lo que actualmente nos presenta la naturaleza, inclusive el perfeccionamiento de su constante redondez.

En cuanto nuestro planeta superó esta travesía, los hielos se retiraron hacia los polos, los mares a las profundidades, los lagos retuvieron sus aguas y los ríos se encausaron sobre la faz de la Tierra, con el derribamiento de las cumbres y el lodo formado por las aguas, como arrugas en el viejo planeta, de donde posiblemente Dios tomó sutil barro para proyectar su semejanza.

Enterraron estos lodazales los pueblos del planeta Tierra. Por suerte, algún pueblo se libró del exterminio del diluvio universal, sobreviviendo en algún lugar bíblico y de ahí comenzaron los descubrimientos como nos enseña la Historia Universal. Ahora se explica y en uso de la lógica del entendimiento se deduce, que en América existan pueblos enteros bajo tierra; que con el correr de los siglos se irán descubriendo, paulatinamente.

Además podemos deducir y afirmar que la Luna también fue inundada de lluvia caída de las nubes envolventes y de agua rebalsada de sus mares y que en este tiempo se encuentran en etapa de recuperación sus tierras calizas y enrarecimiento del oxigeno. Por eso, nosotros desde esta parte del universo, podemos afirmar, que en algún momento, nuestro planeta Tierra, nuevamente va a tener que atravesar, conjuntamente con el Sistema Solar. Otra vez sufrirá esta parte alejada del universo y volver a lo mismo, a otro diluvio universal; pero ya no estaremos aquí o tal vez estemos pero en distinta expresión de la bío vida, gracias a que estas circunstancias se producen y se realizan a largo plazo; es decir, tienen que pasar muchos siglos para que se produzcan otros diluvios universales.

Ojalá que en este Nuevo Milenio se vayan esclareciendo mejor y profundizándose sobre más éstos conceptos al son de la ciencia, los adelantos científicos y los descubrimientos especiales sobre la materia. Así podremos construir un Arca mucho mejor que la del mítico Noé.

Considerando estos aspectos, podemos afirmar que las revoluciones de los pueblos no se deben de hacer con las armas del salvajismo, del odio; ni con las guerras del hombre primitivo. Los pueblos no deben de emplear la violencia irracional para la supervivencia en el planeta; sino que deben hacerlo manejando la habilidad y la inteligencia. Es decir : con cultura, trabajo y con amor debe ser revolucionado el desarrollo, el progreso de las sociedades y de las naciones. Sólo la creatividad de un pueblo o de una sociedad, con afectiva razón formará parte de la excelencia y del nivel de progreso que ésta desarrolle.

La actitud más irracional del hombre en la Tierra es enfrentarse en las guerras con sus semejantes. No tiene justificación alguna la maquiavélica maquinación de las partes para matar bajo el pretexto de la defensa territorial ya que en personas normales y cuerdas… solamente se espera, como resultado de la concertación, que impere la razón y no el instinto salvaje y animal que hemos heredado de nuestras civilizaciones pasadas. Con el adelanto del concepto de cultura y de los derechos humanos en el orbe, se ha superado medianamente el egoísmo, la indiferencia y la venganza, se piensa mucho para pulsar un misil atómico hace mucho tiempo y con laudable criterio : la unión y hermandad de los pueblos se acrecienta.


 


EL UNIVERSO ILIMITADO


Los viajeros del pueblo de Tauca se miraban sorprendidos unos a otros. Entre ellos recordaban los paisajes del planeta Tierra y por ende traían en bandeja a sus mentes el calor de sus cunas pueblerinas; también les rasguñaba muy adentro el amor de sus hijos y de su familia.

¡ Qué ¡ diferente es mirar desde la distancia al planeta Tierra. Pensar que en estos momentos, se encuentran en la profundidad de sus ingenuidades, distantes y experimentando lo que es el universo en sí. Les parecía todo un sueño. Sus alegrías se multiplicaron. Sus corazones aumentaban de volumen hasta querer estallar y creían en todo como en sus esperanzas, como los rayos del sol, lejos, tan lejos, que parecían inundar el sinuoso espacio del universo, con tanta alegría.

En realidad no existe para el hombre límite alguno y se incurre en grave error el sostener que el cielo es el limite.

El cielo no es el limite del hombre. El cielo existe para los creyentes dogmáticos. El concepto cielo resulta de la parte irreal y subjetiva, hasta donde aparentemente parece alcanzar la mirada.

A ésta distancia circundante se le denomina cielo, que no es más que un espejismo de creencias dicha parte del espacio, que a simple vista, parece formarse una enorme bóveda que envuelve a la Tierra con sus amenazas y que científicamente se le llama atmósfera, que no es más que un cinturón de aire y de gases, que rodean al planeta Tierra y que los ángeles no están sobre las nubes.

En forma figurada, mística y subjetiva; se dice que en el cielo se encuentran los ángeles, los santos y los bienaventurados, que todos ellos gozan de la presencia de Dios. En realidad, todas estas afirmaciones no son verdad, pues Dios no está en el cielo ni en el universo. Dios se encuentra en nosotros mismos. Nosotros le damos existencia, de forma, de color, de extensión, de edad, de poder, de omnipotencia.

Su cielo, su tiempo, su amor; su palabra, les damos existencia en nuestro ser, con la misma extensión y fuerza de nuestra fe. Su existencia, su vida y permanencia, se encuentran en nuestra misma mentalidad; concientemente creamos en nuestra mente a nuestro Dios y nuestra configuración corporal siente llegar hacia El.

Queremos ser escuchados, obtener su perdón, su amor, sentirnos a salvo para gozar de una vida eterna; ya que Dios es todo un espíritu, todo un saber, todo un entendimiento, todo un amor, entre nosotros, los seres pensantes. Todo lo grandioso viene de Dios, su perfección es tan inmensa que para notarla sólo debemos fijarnos en sus detalles, partículas que no las ha hecho el hombre, tal vez por eso Dios es inimitable y el hombre es superable.

El infierno no es el lugar debajo de la tierra en donde los hombres pecadores han de recibir los sufrimientos de un castigo eterno, después de la muerte; como nos enseña la Biblia u otras creencias religiosas. El infierno, tampoco tiene existencia en la vida real. El concepto de infierno, se encuentra en nosotros mismos. En nuestra propia conciencia, como arbitrio de nuestros actos. Sentimos el sufrimiento, el castigo durante nuestra vida existencial, sobre la misma superficie de nuestro planeta.

No existe alguna profundidad de castigo ni menos algún abismo candente en llamas de sufrimientos en donde los pecadores hayan de acudir a pagar sus culpas después de la muerte; como nos enseñan en nuestra Biblia o nos relata histriónicamente La Divina Comedia de Dante Alighieri.

Durante nuestra vivencia terrenal nos han inculcado de la existencia de dos caminos que grafican y determinan claramente el bien y el mal. En cuanto existimos, diariamente nuestra conciencia puede tomar uno de estos caminos, nunca ambos a la misma vez. Siempre hemos escogido una de las dos polaridades bien definidas y este concepto nétamente se encuentra en nuestra vida mental.

Esta libertad consciente, que tiene el ser humano de discernimiento, por ser una persona racional; la configura en los únicos dos riesgos decisorios con que andamos durante toda nuestra vida; escogiendo, ya sea el camino del bien o el camino del mal. Jamás se unen estos paralelos, se asemejan a las antiguas rieles de un tren de sierra. Bien eres malo o bueno, no puedes jamás ser simultáneamente los dos. Como reza un pasaje Bíblico, que Dios detesta a los tibios; bien puedes ser caliente o frío y jamás un intermedio.

Si eres malo lo dejarás y te arrepentirás para luego escoger el camino del bien. Nunca por nunca podrás sisear por ambos caminos a la vez. El misterio de la gracia y el Reino de Dios se encuentran en nosotros mismos, sobre la misma tierra, y está formado por todos los buenos y los malos, sin excepción.


 


EL UNIVERSO NO TIENE EXTREMOS

Los emisarios del pueblo de Tauca, en medio de este espacioso claro oscuro, a la redonda repetida de su alcance visionario, pretenden desesperadamente buscar los extremos del universo. Navegando en su maravilloso globo siguen navegando y de su intuición lógica deducen, verificando, que el universo no tiene extremo, que es una inmensidad interminable, es imposible tocar fondo; el universo es toda una inmensidad constante e invariable.

Todo ese tinte amoroso que se disuelve delicadamente, envolviendo al lejano planeta Tierra, en difusas cortinas flameantes de lejanía, que luego se adentran, en un fascinante tono violeta, hasta el mismo corazón, también parece hacerse extensivo, hacia los friolentos laterales del fondo del universo, como unos fuertes brazos de viento, que aprisionan el aire dentro del alma, con los perfiles de la caricia abierta, de par en par hacia la creación universal.

También observan los emisarios de Tauca, que de un lado a otro, atraviesan unas líneas que describen trayectorias en diferentes formas, de acuerdo a la situación ubicacional de los observadores. Estas líneas que describen extremos parabólicos, lineales o multi direccionales; en diferentes contornos y diseños : aparecen como una caricia fresca y leve de mujer enamorada, maquillada de verde sinuoso, que va entrelazando los planetas, como un suspiro de flor esporada a la distancia y también clareando después de la tormenta, en fantásticos sentidos amorosos sin cesar de alegrarnos ni un momento, así se contexturan los campos cósmicos del Sistema Solar.

Luego, los viajeros ven otros tantos colores a la distancia como unos halos rojos anillados que también configuran a los campos celestes de esa naturaleza espacial. Rodeando y girando a voluntad de silueta, cual danza de ballet sobre la swit de cascanueces, empinando mil curiosidades en los dedos maravillosos estilizados del pie, arrastrando admirablemente en el aire la sensualidad de contornos, siluetas, perfiles y sorprendentes pensamientos quiméricos, en leve movimiento del velo anaranjado, que se alejan y se profundizan a los ilimitados contextos de los vientos, conformados por la abstracción mental que representa esta parte del universo y viendo lo que se quiere mirar.

Dentro de estas cromatías que la mente humana no puede describir, se resalta ese color amarillento puro que se pierde sinuosamente por las amorfas siluetas descubiertas de lo absoluto, para traslucirse sobre las hondonadas espaciales, reservadas para los astros en su juego de estaciones.

Y así, otros tantos y tantos colores, que dependen de la forma en que la luz se emita; para que luego, como un manojo de rayos hacia la longitud, se precipiten por la oquedad oscurecida a la medida del desvío del Sistema Solar.

Encontrarse en medio de tantas cualidades generadas en un absoluto universo, los principios de la relatividad no se verifican. Tampoco se experimentan ni existen las líneas rectas, ni las curvas, ni las propias líneas de la honda mirada escudriñadora, ni tampoco abajo, arriba, adelante; ni el centro pues todo es un total de nada, una inmensidad donde no flotas ni te ahogas pero navegas.

Al son de estos abrasadores rayos que anudan la voz y garganta al hablar; podemos afirmar desde lo más distante, desde el más allá y desde lo más desconocido; que no hay realmente nada que descubrir, sólo cabe y nos queda por delante el conocer más los escondidos refugios del universo omnipotente y absoluto.

Con toda esta verdad, los emisarios del pueblo de Tauca, en el espacio que ya están sintiendo suyo, en ese mundo de lo desconocido pero franqueado para ellos, al reflexionar profundamente, sentían todos lo mismo: que alguien con manos gruesas les oprimían las palpitaciones del corazón, como a quién le falta el aire en un socavón sin salida; tal como se siente cuando la angustia derriba serenidades, pues en esta astronómica ubicación no hay fin del tiempo; tampoco el punto de inicio. Toda lógica se ha perdido en un nudo del suspiro, concepto que se escapa hacia la salida del olvido.

Desesperados y masticando un poco de cancha junto con sus reflexiones…galopa el universo, llevándose a empujones al globo, en el cual viajan, y sin pretexto alguno para evitarlo, irremediablemente son arrastrados a la inmensidad de lo desconocido. Ellos no se mueven, es el espacio que los envuelve con todas sus polivalencias universales.

 


EL BESO AL SOL

Los viajeros del pueblo de Tauca están llegando al extremo inferior de la aurora que surca el espacio y que en forma de cortinajes, a veces situándose a su lado o sobre ella, una inteligencia superior les demuestra que toda posición es posición en el espacio.

Las formas y situaciones se adecuan de acuerdo a la magnitud de la observación. Al tamaño deseado en la mente y al lado de esa alegría: Se decían mutuamente los viajeros de Tauca - “que viajaban con la esperanza de compañera, con el entusiasmo que su pueblo les inculcó, con la habilidad creativa que su pueblo les enseñó” - Crecieron con la misión de hacer algo por su pueblo, demostrar su habilidad y destreza creativa, voluntariosos y sin esperar el dedo asignador. Como lo están realizando en esta aventura espacial.

Dejaron su pueblo andino para surcar los aires y el espacio, con la única ilusión de llegar hasta el Sol y dejarle impregnado amorosamente, un estruendoso beso a la usanza serrana, en la propia mejilla de su viril santidad.

Todos los emisarios del pueblo de Tauca que viajaban en el fantástico globo, cogiendo aquel leve color violeta de la lejanía en sus ojos, con el alborozo pintado en sus rostros; se decían, jocosamente …
- que se iban a quemar - porque el Sol, es de sexo masculino, representa al hombre y no es de híbrido sexo ni representa a la mujer por sus bondadosos rayos dorados que envuelven a la creación ni se deja posar en sus castidades, como en el caso de la Luna que se ha dejado poner el pie y profanar sus entrañas por la ambición del hombre que viola lo primigenio con sus posesiones, como los hicieron los astronautas Estadounidense, en aquel día 16 del mes de Noviembre de 1969, dieron sus primeros pasos con Amrstrong en el polvo del Océano denominado de las Tempestades en la Luna. Este fue el primer traspié de un humano en el suelo lunar.

Algunos compañeros que también tripulaban el globo y conformaban el equipo de intrépidos emisarios del pueblo de Tauca, tenían la inquebrantable idea, desde que salieron de su pueblo, de llegar a tocar la misma cara del Sol, sacándose el clavo del desquite para reintegrarse de lo perdido.

Sus deseos eran de impregnar el dedo con la mejilla del propio Sol. La curiosidad de estos valientes aventureros iba más allá de sus inteligencias, pretendían percibir con el dorso de sus callosos manos el calor febril de su frente. Lo relacionaban con un ser poderoso en el espacio y que la brillantez de su cara era la soberbia de las cosas bellas, brillando por sí mismas. La vida solar les daba todo con su luz extensa y afectuosa.


 


 

PRINCIPIOS CIENTÍFICOS INCONSISTENTES

A cada instante reflexionaban y se interrogaban en aquella lejanía de lo interplanetario. Se decían que los principios matemáticos no son los mismos. Las teorías científicas no se daban como se pensaba en la Tierra. Era necesario revisarlas. Por ejemplo, se incidió en la existencia de los números, que en la realidad no es una verdad de cálculo ni de medición, sólo eran simples símbolos, vacíos de contenido, sin valor alguno en la Tierra y que solamente se le atribuye un valor relativo, pero no absoluto, como se creía en el pueblo de Tauca.

Hacia todas partes, los intrépidos viajeros hundían sus desorbitadas miradas en la inmensidad tenue del espacio, como un globo alumbrado a media esfera que gira inestablemente en el centro mismo de un mar de oscurecidas del universo, poco alumbradas, dejándose llevar a merced de su propia gravedad, cual cúmulos de grandes cantidades y blanquecinas nubes, echadas en el espacio de un desorientado destino.
El que pretende alcanzar las proximidades del Sol, o llegar a observar desde lo más cercano posible su naturaleza, o en su defecto, tener la intención de conocer al Sol y poder experimentar de cerca sus desconocidos efectos; no es un cobarde ni menos un ignorante. Muy por lo contrario, es un gran emprendedor y un valiente ciudadano, inteligente y creativo, que desafiando todas las limitaciones e imposibilidades, se aventura a encontrar y a buscar el camino, para dar con el meollo del objetivo, sin importarle los escollos ni los obstáculos que se le presente en su camino y, además, porque conoce la magnitud del riesgo que se le enfrenta para alcanzar el objetivo propuesto. A éstos se les llama valientes y esforzados hijos de un pueblo progresista.

La naturaleza es como la madre que da su amor a sus hijos sin recompensa alguna. Los sustenta con su propia sangre, para que sus hijos subsistan, sin distinguir diferencias físicas ni menos conductas morales. Les ofrece sus bondades naturales, aunque los hijos no sepan aprovecharlas. Les brinda casa y abrigo, aunque ella se agravie o se desprenda de sus propios recursos. A ninguno de sus hijos los rechaza, todos tienen el derecho de supervivencia en su regazo.

A todo nuestro mundo les dona sus paisajes y los pincela con sus verdosas vertientes, como fuentes de vida en sus faldas. Mas qué ingratos somos con nuestra madre naturaleza, no valoramos sus recursos, no la protegemos, la desaprovechamos; como hijos no le damos el cariño que ella quisiera aunque sea en retribución a sus maravillas y por eso, en su bondadoso amanecer, nos derrama su aurora de perdón, su calor y sacia nuestra sed.

Mientras que la Luna, apéndice umbilical de la Tierra, giraba imperfectamente a su alrededor, su proyectada media claridad plateaba los caminos difusos con sus huellas que se desplazan uniendo los pueblos sobre la Tierra. Por donde transitan las vidas de cada día jugueteando al pasado.

Los emisarios del pueblo de Tauca, siempre introspectivos seguían premeditando en el centro mismo del espacio, mientras que el globo viajero se mecía en su camino hacia las nebulosas del universo. Se ponían a filosofar y a recordar sobre la “Teoría de la relatividad” de Albert Einstein. Incluso, rápidamente, se les venia a la meditación, como aguas cristalinas; los principios de la relatividad especial y general con sus dos famosas fórmulas:

“a) El vagón se mueve respecto a la vía ”.

“ b) La vía se mueve respecto al vagón ”.

Albert Einstein es filósofo Alemán que a los 26 años de edad publicó su “Teoría Especial de la Relatividad”, es una de las más extraordinarias revoluciones en la historia de las ideas. En sus ejemplos, tantas veces usados se toman como cuerpo de referencia tiempo y espacio y dentro de ello la inconclusa admisión de la masa que la hizo más relativa que la misma proposición, tal vez porque no viajó como los Tauquinos y tampoco el cosmos le regaló a su juventud el complemento imaginativo; como años más tarde lo hiciera con la Teoría de los Quanta y como lo estaba realizando con el osado juguete gigantesco, pero juguete aún, que surcaba sus dominios; refiriéndonos al globito del ensueño.

Los emisarios del pueblo de Tauca, conduciendo este único globo viajero y no existiendo los cuerpos referenciados; solamente les quedaba comprobar las leyes de la natural general, tal como la suministraba la propia “experiencia” de cada uno y que enfrentaba las circunstancias de esos momentos en el centro mismo del espacio. Es decir, tantas fórmulas como la teoría de la relatividad, eran difíciles de verificar en el espacio porque no existían los cuerpos de referencia, ni la vía ni el vagón que sostenía el filósofo alemán. Los provincianos son prácticos pues sin tantos rodeos especulativos con que intenta la filosofía frenar las iniciativas, le estaban demostrando al mundo que, efectivamente, la necesidad es la madre de las sabiduría; este arribamiento era la real conquista.

Entonces los emisarios del pueblo de Tauca, a su propio entender y haciendo uso de su ingenio pueblerino natural, se proyectan más que la susodicha fórmula y postulan una nueva y propia teoría, con las siguientes fórmulas, en contradicción a las de la relatividad :

1) Que, al no existir cuerpos o puntos de referencias concretas en el espacio, la sensación experimental les inducía afirmar, que lo único, que existen para ellos y los que rodean a su globo emprendedor; es el tiempo, que transcurre sin medición y sin existencia del día y de la noche.

El espacio desorientado, sin principio, sin fin. La experiencia, en comprobar y sentir en sus pellejos la práctica demostrativa, el verdadero fenómeno científico, que percibe sus sentidos corporales, erizando sus pelos y cabellos en esos momentos de la travesía por el universo: resultan como corolario con la siguiente fórmula:
Tiempo = T )
Espacio = E ) T+ E = E´
Experiencia = E´ )

2) Pero, adentrándose más al contenido de la fórmula anterior; podemos radicalmente afirmar, que no existe espacio vacío: sino más bien existe, un solo universo integrado. Cuya fórmula comprobable es la siguiente:
Espacio = E )
Vacío = V ) E – V = U
Universo = U )

3) Que, incidiendo a otro extremo, podemos afirmar que el tiempo no existe y que solamente se puede experimentar la existencia de la materia activada por la energía dentro de un mismo universo e ilimitado. Cuya fórmula es el siguiente:

Tiempo = T )
Materia = M ) M + E – T = V
Energía = E )
Universo = V )

4) En caso, de persistir más sobre el fondo, de la ausencia o carencia absoluta de todo existencia, o de todo ser; llegamos al racionamiento de la nada absoluta. Solo existe el universo. cuya fórmula es la siguiente:

Tiempo = T )
Espacio = E )
Experiencia = E´ ) -T – E -E´ = O = U
Nada = O ) U U
Universo = U )

5) Por último, en caso de la existencia del universo, como un todo y que no tiene extremos, que es ilimitado; se afirmaría que el universo es un infinito. Cuya fórmula sería la siguiente:

Universo = U ) U = I
Infinito = I )


Ante toda esta inmensidad del universo, en donde todo está en movimiento, no existe nada estable o inerte. Toda luz y claridad es temporal, a cada instante, a cada hora, se van agotando ante los ojos y mirar limitado del hombre al ritmo del tiempo que va pasando, hasta perderse en los siglos tras siglos.

Nada es perdurable, todo termina transformándose. Todo lo que se ve en el universo es distancia. Las distancias son convencionales En donde los números no tienen existencia ni realidad. No existe la cercanía. Solamente podemos verificar y comprobar la existencia del cero como único símbolo de la nada ¡Claro! el globo estaba en el centro de la galaxia y todo lo demás era equidistante a él, los Tauquinos no podían mirar el gran círculo de la vida donde el ser humano es el eje, pues el humano es el centro de las miradas del mundo y , aunque tampoco lo aprecie, es el verbo hecho carne.

Estamos experimentando en carne propia - dicen los pueblerinos viajeros, dentro de su globo que les transporta, hacia la esperanza - y aquí los números no juegan ni funcionan, la voluntad del infinito es nuestro mejor navegante y nuestro anhelo certero es su primer piloto.

Refutando algunos principios científicos y filosóficos, afirman que no existe la línea recta, tampoco las líneas curvas ni las quebradas u otro por el estilo. Los principios matemáticos no tienen consistencia ni exactitud, todo es variable y aproximaciones. Solo existe ante nuestros ojos la inmensa nada. Todo es una confusión. Todo es un sueño increíble. Una fantasía del ser que piensa y elabora su propio concepto.

El globo viajero sigue profundizándose dentro de la inmensidad del universo. Sus ocupantes han llegado al convencimiento de que los descubrimientos e investigaciones astronómicas, realizadas desde la Tierra, no equivalen ni a un milímetro de la existencia de la realidad en el espacio. En la inmensidad del universo existe mucho más que descubrir. Los secretos del universo todavía están intactos. No hemos intentado ingresar a lo desconocido del espacio. Las misiones Científicas espaciales que han emprendido sus viajes al espacio, han sido insuficientes. Todo es un gran misterio para el entendimiento humano. Sabían que el cerebro es una gran galaxia interna en donde primero tenemos que navegar para conocer en profundidad el sol de nuestro espíritu, el oro del milagro inteligente y el sagrado sillón donde alguna vez estuvo sentado Salomón; después de estos siglos, tal vez, podamos ingresar a otros cerebros y mentes y, posiblemente con ellos en armonía integral, podamos entonces viajar en el espacio que no es nuestro, donde no hay variables dependientes ni los instrumentos de medición pues toda ellas son relativas y fantasiosas.

En nuestro Sistema Solar no sólo existen planetas y satélites naturales que orbitan regularmente en elípticas promedio, como lo vienen haciendo, cualquier otro planeta o satélite conocido hasta la fecha; sino que existen otros tantos desconocidos, que giran en órbitas irregulares en el espacio, a diferencia de los que siguen las órbitas normales.

En cambio las irregulares, ya no giran en posiciones circulares, adoptan diferentes posiciones naturales de acuerdo con su dimensión y peso. El universo se rige con sus propias normas y leyes naturales invariables.

El universo en si viene a ser la metáfora o el símbolo más inmediato de la profundidad del vacío y de la inmensidad. Es la impresión más imperfecta de la realidad inconcreta.

Los ocupantes del globo viajero han llegado a tener pleno conocimiento de que en esa inmensidad del universo, la materia, los cuerpos celestes y los planetas existentes en el espacio, se rigen y se gobiernan en sus desplazamientos constantes y permanentes, con la ley natural o universal, que los acoge dentro de su mundo orbital. No existe cuerpo alguno que se encuentre abandonado a su suerte, menos sin movimiento o sin energía. Todos tienen la fuerza energética para el sistemático y permanente movimiento en el espacio. Nada es inútil, nada permanece inerte o sin actividad alguna en el universo.

Una vez más, los viajeros del pueblo de Tauca reflexionan y se convencen de que a sus alrededores, el universo no tiene límites ni extremos y que su inmensidad acoge a todos los desconocidos y conocidos astros existentes, como las galaxias, las nebulosas, las estrellas, los planetas, las cometas, los satélites y otras tantas formaciones de materia con sus propias fuerzas y energías, para cumplir con su desplazamiento dentro del universo; este hermoso plan divino que nos muestra en toda su amplitud el Gran Arquitecto del Universo, pero que nosotros, sus microbianos obreros no concebimos aún porque siempre miramos sólo hasta la punta de nuestras intenciones.

Estos grandes sistemas estelares se adentran en una inmensa oscuridad azulada y dentro de esta inmensidad, se encuentra la vía láctea, que con su enorme forma elíptica se compone de millones de estrellas en su panorama dimensional, con su grandiosa banda extendida y graciosa surcando los alejados cielos, con una luz fuerte y amarillenta se deja atraer por el Sol, para conformar su Sistema Solar. Luego, en conjunto y en apacible armonía se trasladan, tanto el Sistema Solar, como también su polvo cósmico de materia interestelar, alrededor de otro Sistema Solar, mucho más grande, y éste, de otro más grande todavía, que para los Astrónomos es desconocido. Imagínense cuántos Sistemas Solares habrán y qué grandiosa e inmensa será la capacidad de nuestro universo, para albergarlos dentro de su espacio. Por eso que la concepción espacial es sólo un intento para medir la pequeñez del ser humano. En realidad, mientras más pretenda la persona, conocer el universo, más aprenderá a ser humilde pues a la vez aprenderá que la línea directa para llegar a sentirse Dios, es una sucesión constante de puntos ligados entre sí, donde los puntos sociales o unidades sociales que somos los hombres tratemos de formar esa línea finalmente, para acortar el espacio que nos separa de lo divino. El cielo, ahora para los “cholonautas”, es una gran pizarra donde escribían sus limitaciones.

Los puntos han formado una línea recta, ésta ha generado una figura geométrica y éstas a su vez han definido cuerpos donde el círculo, el triángulo y el cuadrado son los fundamentos de la vida con su milagrosa numerología. ¿ fueron Pitágoras, Zoroastro, Rama, Hermes Trimigesto, Sidartra Gautama, Moisés; Jesús el Esenio y otros grandes iniciadores…cosmonautas de otros mundos ? ¿ La verdad nos vino desde afuera y los principios y postulados son importaciones de almas colonizantes ?...

Como ya hemos dicho que en el espacio universal no se halla ni se habla en vacío : Todo se encuentra ocupado por diferentes tipos de materia cósmica. Por ejemplo, en cuanto miramos hacia lo más lejano, vemos de un color azul acero; porque a esta distancia se encuentran en grandes cantidades nubes y gases de diferentes tipos, ésta distancia espaciosa indefinida, que en forma orbicular y elíptica nos rodea, en la parte exterior, cuando nos encontramos mirando desde sobre la Tierra, y en el presente caso, cuando observamos el espacio exterior, alrededor de nuestro globo viajero : vemos a la distancia, en forma circular, una extensión indefinida, de un color multivariado azulino, este aspecto que aparece a la vista y que tanto se le denomina cielo.

Más allá, se observa tantas y tantas nubes de polvo y de moléculas interestelares. Más a la distancia, las nebulosas dentro de un azul calipso, como un corazón extendido a cielo abierto, con sus resplandecientes gotas doradas formando nuevas estrellas. Todo es claridad plena para el globo viajero.

Los emisarios del pueblo de Tauca, sorprendidos, señalando con los dedos de sus manos, decían: Por ahí , por ahí cerca pasan varios cometas de luminosa cola, y otras más, varios miles parecen que rodean el sistema solar, en torno a la luz más grande, de más fuerza que el sol.

Más al fondo, como cruzando las pinceladas de azul eléctrico del espacio, se ve una gran cantidad de estrellas incandescentes que emiten energía desde sus interiores, como derramando por pocos la luz de las hondonadas hornillas y de las cuencas fraguas de carbón.

Más distante aún, hacia las profundidades del espacio, los atraen curiosamente unos inmensos agujero negros, que representan a los infiernos de la confusión. Parece que en esta parte no existen estrellas y que sólo se desplazan oscuridades más negras que el dolor de nuestras culpas crucificadas en semana santa.,

El globo viajero, con sus ocupantes, a veces no encontraba ruta cierta para desplazarse, tampoco sabían los viajeros por donde caminar de tanto ir y andar por sus pasos resonantes en la cabina triangular: Fuera de la cabina no existía algún punto de referencia. Muchas veces les parecía que se encontraban desplazándose hacia arriba, otras tantas, les engañaba lo de hacia abajo; pero no les importaba, seguían caminando sobre sus longitudinales intenciones, sobre sus alargados ideales, hacia el objetivo deseado de llegar al sol.

El globo con su aura de colores, seguía incansablemente con sus impulsos, era una barcarola veneciana arrullando viejos amores; como si en él existiera una mente electrónica que se encargaba de dirigir el norte de los deseos; era como si todos caminaran hacia lo supremo, hacía la inmortalidad de las almas o más arriba, buscando la altura de las cumbres celestes. Mientras que los horizontes espaciales se extendían en su negrura, también; sosegadamente, se perdía en la lejanía de vertiginosos colores haciéndose uno con los generosos tambores repiqueteando en su pavimento de diestros mosaicos por donde marchaban los movimientos corporales de sus elegidos pasajeros.

El globo y todo cuanto se desplazaba en ese enorme retazo de cielo se perdía, en igual forma, hacia el fondo de la oscuridad eterna.

Hubieron veces en que los viajantes emisarios perdían la paciencia y con ellos también sus minutos, porque sentían tan largas las horas, tan extensas; a pesar de no saber diferenciar ni el día ni la noche, en esa inmensidad del universo…que, la preocupación y la espera, les hacían pensar en silenciosos fracasos y en presagios dominantes, pero nada de esto hablaban entre ellos.

Estos habitantes de Tauca, en su trayecto espacial, van encontrando en su camino a planetas que sólo vieron en su atlas escolar, como : Venus, Marte y otros de rauda importancia. Así, los valientes hombres del pueblo prosiguen con su viaje al destino trazado y aunque la pesadumbre era insistente, el temor a retornar incumplidos era más pesado que el plomo de sus premoniciones; la inercia jugó papel importante dentro de tanto espacio, ¡Total! Ya estaban en su generoso caballo ajeno hacia el encuentro con los astros, allá, más allá, más al fondo, hacia la impenetrable oscuridad que la mente humana pueda imaginarse, para hacerse realidad en la espera terrestre.

Todos los malos pensamientos, así como llegaban así se iban, pues eran descartados por las imágenes de hombres, mujeres y niños esperándolos con cohetones, bandas y fanfarrias junto con el orgullo serrano de ser diez valerosos cholos peruanos los que competirán y sacaran la vuelta a los jactanciosos y vanidosos “gringos” del planeta.

El globo viajero encontró su brújula en su trayecto al planeta Venus, cada vez más se acerca y más por el mapa celestial, como lo hicieron los navegantes marinos de la historia universal para descubrir continentes. Venus brillante, su claridad refleja, como la luz en el espejo de aguas. Tiene una pose moderada, de dulce gesto para el visitante. De claridad profunda y amorosa, de caricia tierna. Sus vientos son frescos y seductores, como la fragancia de las flores. De mirada femenina, cautivadora cual sonrisa de joven mujer ante su primer beso ñustal.

Cuánta diferencia se puede advertir en comparación con el planeta Mercurio. Este se ve más envejecido, colérico, adustamente lejano , como estropeado por correr intrusos viajeros de su epidermis craterada, enrojecido por sus iras contenidas y calcinado en su cola planetaria para llegar al centro. Más se parece a un hombre amargado, fastidiado por no poder liberarse de sus febriles insomnios; aquellos dardos cometados que calcinan y requeman su propio anatema e imprecación palpitante. Hay personas que nacen bajo la sombra influyente de este planeta malhumorado.

Pero, los emisarios austeros, prosiguen su mórbido viaje. Se van meditabundos en pos del encuentro objetivo, con el astro central de sus aspiraciones y de paso también…al encuentro de coquetas estrellas, que los rodean como imitando a las ondinas que se esforzaron en hacer pecar a BUDA pero que a cada instante van postergando saludos al pasar por el friolento y lejano vacío.

Después de suceder tantos momentos de gimnasia planetaria y peripecial, aceptar los cambios inesperados del soplo sideral; tantas gélidas negruras, iguales sucesos imprevistos, después de estos recuentos auditados…después de todo ello : al fin ven signos de claridad racional seguidos de un calor urente insoportable; que tal cambio inesperado de situación en el espacio comienza a reaccionar. El tiempo parece haberse zarandeado dentro del orbe. El mundo interno del cosmos, parece haber recobrado su enérgica jerárquica espacial. Todos los emisarios del pueblo de Tauca que viajan en este globo, se quedan sorprendidos y, dentro de su confusión espiritual e instintiva de sus ocupantes del globo. Así deciden detenerse en el espacio, hasta que sus ánimos sucedidos recuperen su estado congruente.


 


MOMENTÁNEA INCERTIDUMBRE


Los emisarios del pueblo de Tauca, un poco confundidos y preocupados, pretenden salir de tantas agregadas sorpresas, recuperando sus pensamientos cotidiano-científicos y comunicándose entre ellos, para llegar a una saludable solución. Después de sobrepasar las miradas inquirentes y calmándose entre sí los valerosos viajeros…adoptan la posición de observar cautelosamente a la distancia, pues se habían dado cuenta que la monotonía del viaje había extendido dudosos mantos sombreados, dividiendo el compañerismo y rompiendo la comunicación afectiva, ya que suelen enmudecer las concurrencias cuando se agotan los temas; cuando se acaban las motivaciones y cuando las paredes se estrechan tanto que asfixian las presencias y el templo de la fraternidad se había convertido en una hoja estrujada. Por eso ahora miraban más allá de las paredes esféricas del aeróstato.

El poblador serrano pasa más tiempo callado y escuchando en el silencio y sabe que puede matarlo todo menos la soledad ni el terrible aislamiento de su pueblo.

Aislamiento, sí, estaban aislados ante el mundo. La radio casera y de corto alcance les era algo menos que útil. El amor hogareño, el ceñir de los horizontes, el olor de los puquiales, el siseo de los vientos sobre la alfombra de espigales, el paso del soplo auroral intimando a los arbustos y el rugido insistente del riachuelo cristalino, todo eso extrañaban. Todo se había confundido entre las estrellas y los planetas. Las bellezas campestres y la suave lana de los corderos arropando sus ensueños no serían despalazados jamás por todo el espacio del mundo así éste provenga del secreto y los misterios del universo.

El sol los estaba siguiendo con sus rayos penetradores y alguien más que ellos mismos, alguien más que sus recuerdos; alguien más que sus requiebros…viajaba siempre con ellos, pero ellos no lo sabían o no querían darse cuenta, pues los hombres cuando sufren no quieren que de sus profundidades del alma se enteren los demás, esos versos que nunca dejan al espíritu envejecer, esos : nunca más los expondrían, porque cuando los hombres lloran, llora toda la existencia exprimida en una gota de vida.

El andino, el hombre de Los Andes venera su llanto, canta sus pesares, prefiere morir torturado y gritarse hasta el ronquido…“¡CANTANDO SU DESDICHA, VALIENTEMENTE DE PIE COMO EL ARBOL AL CIELO !”…¡ LLORANDO EN PIE COMO EL HUASCARÁN AL FIRMAMENTO! ¡CON EL CORAZÓN EN LA MANO ¡ PERO CANTANDO A SU NATURALEZA. Y, desde allá, desde las estrellas que no engañaban a los comprovincianos con sus parpadeos ni al globo andino con sus luces publicitarias, ni el mismísimo infinito con Dios tan cerca de ellos…¡Nadie! Nadie, repito, se podía entrometer en la escala de sus querencias, de su inclinación afectiva hacia su pueblo en donde ha sido criado, en el sitio sagrado e insustituible de su nacimiento.

Y cuando la muerte se acerque, cuando los ojos del serrano tengan que opacarse muriendo, tras de aquellas profundas miradas: sólo el omnipotente arquitecto del universo sabrá que el andino muere feliz, pues muere entre los suyos, abrazando a su bandera, estrechando alegremente a su nación, fusionado a su Perú, a su telúrico terruño, recitándoles poemas, escribiendo su historia, haciendo poesía con el color de la tierra y dándole el sabor amoroso de cielo eterno, sobre sus verdes campos de felicidad y satisfacción.

Ahora y, volviendo a la realidad, se hicieron estas preguntas:


¿ Ese cuerpo brilloso, que se encuentra casi al frente, será el Sol ?

¿En caso de ser “aquel Sol” , no podremos acercarnos ?

Los emisarios viajeros, amenamente cuchicheaban…

(en caso de ser aquel nuestro Sol)…(en caso de ser aquel nuestro Sol)…

Seguramente sus lenguas de llamas, quemará a nuestro globo y a todos nosotros. No quedarán ni cenizas. Tendremos un fin fatal. Vendrá el fin de la aventura. Ya no podremos regresar a nuestro pueblo de Tauca, de donde salimos queriendo ya mismo regresar. Nuestras familias jamás las veremos. No llegarán a saber nada de nosotros. Nuestras experiencias y conocimientos científicos obtenidos durante todo nuestro intrépido viaje, no se llegarán a conocer y nuestro pueblo de Tauca será uno más entre las piedras de nuestra inmensa cordillera, para el mundo de la doctrina; para la ciencia y la teoría científica… nuestros ideales habrá fracasado en la aventura incierta.

Los emisarios viajeros, recordando sus tesoros culturales, se interrogaban y respondían pacientemente entre ellos. Uno de los viajeros, con voz pausada y preocupante, decía a sus compañeros: “En cualquier parte de la Tierra, se nos enseña en el curso de la Historia Universal; que antiguamente al Sol se le veneraba como a un Dios, en todas las civilizaciones existentes en el planeta Tierra”.

En astronomía nos enseñan, que el Sol es la estrella más grande del universo; nos dicen que es el Astro Rey, el que se encuentra en el centro del Sistema Planetario; en el cual, también se encuentran incluidos la Tierra y su luna; que sin su luz y calor, sin el agua y los vientos; no habría vida en nuestro planeta. También calculan que se formó hace más o menos unos 5 millones de años. Igualmente nos enseñan, que físicamente, se divide en varias zonas: el núcleo, la fotósfera, la cromósfera y la corona; Todo en conjunto es inaccesible a la observación directa por que sus rayos de luz agravian a los sentidos de la vista y además su estructura es todavía desconocida para la ciencia de la astrología y del espacio. Asimismo se nos enseña : que el Sol despide ” altas temperaturas de 14 millones de grados centígrados y que en ella tienen lugar reacciones termonucleares, generadoras de energía, similares a los que se reproducen con las bombas de hidrógeno “. También nos enseñan en los colegios, que “ el Sol emite radiaciones infrarrojas, ultravioletas, rayos Y, rayos X, radio ondas y partículas cósmicas “. Los Profesores nos enseñan: que en “ la cromósfera se producen violentas erupciones de masas gaseosas (...) denominadas protuberancias, que alcanzan enormes alturas. En sus cercanías aparecen las manchas solares, de color obscuro ”; y que en “ la corona pueden alcanzar una altura máxima de 2.5 radios solares ”. El expositor viajero terminó llevando a sus compañeros nuevamente al filo de la duda; pero estaba diciendo la verdad comprimida en la sujetada dubitación del aire.

Ante esta explicación recordatoria del emisario viajero, se despertó cierto temor y ondina desconfianza, de no aproximarse al Sol. Por recordar y conocer de sus peligrosos efectos destructores y que el tan ansiado Proyecto se vería frustrado. Los emisarios, del pueblo de Tauca, se verían obligados a repudiarlos y abandonarlos y, luego, al regresar al planeta Tierra, de donde se desprendieron hacia el espacio, en un día del mes de mayo de mil novecientos noventa y nueve al volver a pisar tierra firme…un barranco los invitaría a terminar con sus vidas y el pueblo les aplicaría el principio del desprecio y el olvido.

¿Comó sean acobardado? ¡Yo no albergo ciudadanos miedosos y pusilánimes !…¡el Tauquino no es raquítico de idea! ¿donde están sus valores de hombre ? …¿acaso: no dijeron que iban más valientes que sus antepasados ?. Estas ideas sacudieron sus dudas como si de un bofetón, de un lapo en la cara, el “sombrero a la pedrada”, el poncho marrón y su alforja de valientes al hombro, el machete a la cintura, cual armadura de Don quijote, los protegió de los temores y les permitió vencer a la contrariedad de los cobardes. Siguieron adelante y “Arriba, siempre arriba”, más arriba hasta el mismo corazón del universo...

 


ENCUENTRO CON EL SOL


El globo viajero se ha detenido a una distancia prudencial del Sol.

El Sol, desde esa fulgencia alejada, le hace llegar a los emisarios del pueblo de Tauca, sus fuertes rayos. Todos temerosos permanecen dentro del globo detenido. Nuestros andinos se encuentran en sepulcral silencio. Ninguno entrecruzaba palabra, estaban sorprendidos y empañadas sus miradas por los rayos del Sol, haces que recibían, todos esperaban dar una solución recíproca e inmediata al destino concluido. Tanto tiempo esperando este encuentro y no se sabía qué hacer. Ausente de liderazgo, nunca lo tuvieron. Todos eran fuente ovejuna y la olla también era común. Tauca siempre ha sido uno para todos y todos para uno.

El Sol vislumbraba desde lejos al globo viajero, mucho antes de viajar, el globo estaba detenido a la distancia, tripulado por los emisarios del pueblo de Tauca.

El Sol, comprensible del estado de ánimo de los viajeros, que tímidos y encogidos permanecían dentro de su globo; como el primer indio que vio a Manco Cápac, con voz gruesa, paternal y cansada les dijo a los intrépidos hijos viajeros:

- Audaces aventureros, no me tengan miedo, les he leído sus pensamientos y conozco sus proyectos. Además, no podrán evadirse ni esconderse, bajo mis rayos.

- Ustedes vienen a visitarme, desde el planeta Tierra.

- Los he visto, cuando ustedes en su globo, se desprendieron hacia el espacio, desde el pueblo de Tauca.

- La mente que tengo es tan enorme y universal que todo lo escucho desde cualquier lugar del Sistema Solar.

- Sus ideas y pensamientos inmediatamente las advertí, desde cuando los planeaban; en el día, por intermedio de mis rayos solares y de mi claridad; y en la noche, por intermedio de sus sueños y de la claridad de la Luna. Es decir, nada se oculta ante mi, nada es secreto, todo lo conozco, desde el más recóndito lugar de sus corazones, hasta el más extremo de la Tierra.

- Me gusta que los hijos del pueblo de Tauca, sean valientes e inteligentes, osados y emprendedores. Vengan hacia mi, que yo velaré por sus vidas. No teman, soy el Rey de las oscuridades del Sistema Planetario Solar, hasta donde alcance mis energías y mi claridad, ese es el límite de mi reino de vida en el universo.

- Sólo quiero recordarles a ustedes, estas máximas: “ nada se oculta baja el sol ”, “ el sol no se tapa con un dedo ”, todo lo conoce, todo lo sabe, nada lo ignora, tampoco olvida, tiene una mente universal.

El Sol, mágica y lentamente iba acercándose cada vez más y más, hacia los ocupantes del globo viajero.

Sus rayos solares iban, cariñosamente, enervando su fuerza calorífica, su brillantez ya no enceguecía, la visión concedida por el rey tomó forma de cara humana sin dejar de ser el Sol.

Los emisarios hijos del pueblo de Tauca, que se encontraban dentro de su globo viajero, permanecían temerosos y enmudecidos ante un deificado mundo desconocido, presentido pero jamás ideado por ellos.

El Sol, expansivo y acogedor, les volvió a reiterar diciéndoles cordialmente:

- ¡ Hijos ¡... hijos, de mi planeta Tierra, desciendan pronto de su globo.

- Vengan hacia mí, acérquense más, que no les voy hacer daño.

- Sé a que han venido, conozco de sus intenciones, me encuentro enterado de sus planes y de lo que ustedes se proponen.

- ¡ Qué valientes y arriesgados son los hijos del pueblo de Tauca !
- Yo, siempre derramo mi luz, sobre el pueblo de Tauca, para sentirse alegre y festivo.

- Yo, siempre les doy vida y calor.

- Soleo sus tierras para que produzcan sus campos.

- Oreo sus sementeras y genero las lluvias, para que broten los pastos y engorden al ganado y demás animales.

- A todos los pueblos de la Tierra, les hago llegar mi calor, para que no se enfermen, ni mueran de frío y se sientan contentos, con gran regocijo.

- En todas las Estaciones del año, siempre habrá Primavera.

Yo, soy muy bueno con el planeta Tierra. Es mi hija predilecta. Dentro del Sistema Planetario la ubique no muy lejos de mí, a una distancia de más o menos 150 millones de kilómetros, a diferencia de los otros mis planetas hijos, porque de acuerdo a su rebeldía y desobediencia, los he ubicado para vigilarlos y darles mi calor y mi luz, a medida de mi afectuosa distancia. Nadie ni nada alterará mi voluntad.

Mi hija la Tierra, no tiene por que quejarse, a ella siempre le he dado mi calor y mis amorosas radiaciones solares, que le da lugar a una temperatura muy favorable para el desarrollo de sus actividades biológicas y de todo cuanto, de hecho y por derecho les he dado y además le corresponde en concordancia y armonía con la ley natural universal.

El Sol, como todo un gran Astro Rey, y con la tierna y amplia explicación que le fue ofreciendo a los intrépidos visitantes, logró convencerlos piadosamente y les reabrió confianza en lo impósible a los emisarios del pueblo de Tauca, para que soltaran la nudosidad de sus nervios y desprendieran el miedo que los atragantaba en esos instantes, al no poder hablar ante el Sol. Los emisarios hijos del pueblo de Tauca, seguían sacudiéndose del temor y con los labios herméticamente cerrados.


El Sol no podía acercarse más hacia el globo, podía afectarlo con su calor. Cariñosamente a sus ocupantes les dijo:

- ¡ Hijos !, no teman. Acérquense hacia a mí. Tiernamente les hablaba.

- Ustedes, los emisarios hijos del pueblo de Tauca, serán los primeros terrícolas en llegar al Sol. No teman. Vengan hacia aquí, les llamaba el Sol.


 


DESCRIPCIÓN FÍSICA DEL SOL

Ante esta acogedora y amable invitación hecha por el Sol, a los emisarios del pueblo de Tauca, que aún temerosos se encontraban dentro del globo viajero; decidieron acercarse, sin pronunciar palabra alguna. El globo viajero que a distancia se encontraba detenido, fue maniobrado por sus ocupantes y luego, reanudó nuevamente su navegación, hasta llegar casi junto al Sol. El fuego solar se fue convirtiendo en una alfombra de vapores donde se podía pisar y caminar con toda solidez.

Los emisarios hijos del pueblo de Tauca, se quedaron admirados con la boca y los ojos abiertos y agrandados, como los de los batracios, mirando al Sol.

¡ Qué deslumbrante se veía al Sol. ¡ Qué espléndido se desplazaba el Sol, en las cercanías! Por primera vez en la historia terrenal y en la espacial, el pueblo de Tauca, representado por sus hijos emisarios, viajando en un globo sencillo confeccionado con materiales caseros, conquistan y se ganan la confianza del gigantesco anfitrión.

El Sol es de enorme cara humana, en forma de esfera, cabellos despeinados y de cuerpo amorfo con sus piernas perdidas en el fondo oscuro del universo.

Bajo una frente grande y arrugada, de piel gruesa, resecada por el tiempo, se encontraban dos enormes ojos, con párpados cansados y soñolientos, como de un hombre antiguo y agotado por los siglos. Se abrían y se cerraban pausadamente con gran dificultad. De rato en rato, lagrimaban de vejez.

De nariz ancha y encorvada, de tipo romo y soleado a través de todos los siglos. Esta gruesa nariz, dividía la enorme cara humana, en dos mejillas osculadas, de pómulos accidentados, ambos formaban un rostro de ilusiones, de un aspecto que aparentaba ser de una persona vieja, nacida hace más de unos cinco mil millones de años. Denotaba una apariencia de más antiguedad, deslucido y estropeado, por el calor de los siglos y el uso agotador de sus energías.

No usaba bigotes ni menos patillas, en la enorme cara vejestoria llena de arrugas, de gruesos fruncimientos en la frente y en las cejas, llenas de doradas manchas y ásperas actitudes propias de su edad.

Sus labios eran enormes, carnosos y resecos, de difícil movimiento al hablar. Parecían deshidratados y hambrientos, deseosos de beberse todo el agua del mar, que posee el planeta Tierra, y así mismo, como para comerse, en un solo día, todas las frutas y el pan, que la Tierra produce.

Desde lo más profundo de estos gruesos labios, salía una voz ronca, de sonido áspero y bronco, con manías y actitudes propias de la edad, de los hombres viejos de la Tierra. Que por sentirse solo, aislado, preocupado y a veces colérico, por no tener una compañera en quién confiar sus secretos uranios. El Sol no conoce el matrimonio, tampoco practica el uranismo, todo su vida es y será un gran varón, en toda la extensión de la palabra viril, valeroso Sol, por todo la geometría de su masculinidad.

La cara humana o el rostro frontal del Sol se encuentra rodeado de una especie de cabellos desordenados, al movimiento permanente y constante de los vientos divinos; con la diferencia de que mientras en el planeta Tierra, los cabellos de las personas de avanzada edad, son de color blanco, canosos, como los nevados de las cordilleras, el Sol los tiene de color rojizo amarillento, encendido y gaseoso, de irregulares tamaños o extensiones, y que, al parecer no conoce, ni menos usa, ni jamás fueron peinados. Tiene un aspecto rudimentario natural. Total…es el Sol y toda posición es posición en el cielo universal.

Sus cabellos dorados al ras del tiempo y desordenados, se dan al espectáculo como lenguas de fuego, perdiéndose en el espacio. Los científicos y astrónomos de nuestro planeta Tierra, los conocen como la cromosfera y la corona, que en su conjunto, constituyen la atmósfera solar; en donde se encuentran las llamadas protuberancias solares, y que al deslizarse por el espacio, se convierten en radiondas algunas, otras en rayos infrarrojos que produce el calor; otros tantos, inmensos manojos de luz visible, que alumbra a todo el espacio del Sistema Planetario Solar, de diferentes colores, como el arco iris (rojo, anaranjado, amarillo, verde, violeta, azul y morado), los rayos ultravioletas, rayos X, y otras radiaciones de partículas. El Sol, como una enorme esfera gaseosa, continuamente emite distintos tipos de radiaciones, que llegan hasta los planetas de: Mercurio, Venus, La Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón, en donde el calor de los rayos solares, llega muy débilmente y que inclusive, los gases que los rodean se condensan para formar materia sólida, como siempre nuestros profesores nos enseñaban en los Colegios.

 


EL DESCENSO EN EL SOL

El globo viajero se acercó de tal manera hasta llegar al Sol. Luego, inmediatamente sus ocupantes descendieron en el mismo campo solar. El primer hombre que descendió del globo viajero, desenrollando la bandera que trajeron desde la Tierra, con lágrimas en los ojos y con toda la fuerza salida desde lo más profundo de su alma fijó la esbelta “huarauya” sobre la superficie solar del pesado aire del universo, en el cual quedó ondulando la bandera como señal de haber alcanzado su objetivo de tan anhelado proyecto.

Los emisarios hijos del pueblo de Tauca, emocionados, con los nervios de punta, sin pronunciar palabra alguna; lo primero, que hicieron, fue palpar con los dedos, temerosamente, con cierta precaución, la misma cara del Sol, para comprobar en el mismo lugar, si la cara del Sol, quemaba o causaba algún daño al dedo, con su excesivo calor. Percatándose que al poner el dedo, sobre la cara del Sol, solamente se sentía un leve calor natural, del rostro de un anciano, que mantenía un calor de varios miles de millones de años; entonces, decidieron acariciar con sus manos, la frente arrugada del Sol, luego la pasaron delicadamente, por sus ambas mejillas, con las palmas de sus manos callosos, sentían los promotorios y sus ásperas arrugas, de una piel gruesa y reseca, que jamás habría sido aseada con agua y jabón, porque tenía un color cetrino y adusto, rígido de naturaleza, que despedía un cálido brillo de oro macizo, y que este aspecto característico, neutralizaba y ahuyentaba, cualquier mal olor de vejez, que pudiera molestar a los visitantes.

Durante toda la existencia del Sol, jamás, manos humanos acarició su frente. Por primera vez, en la historia solar, los hacían los emisarios hijos del pueblo de Tauca ; por esta razón, y a la sensación afectuosa que recibía, como a un padre anciano; el Sol, se puso tierno y relajado. Ya que, hacía muchos siglos, que dejó de sonreír y que jamás, recibió tantos afectos de sus hijos que habitaban la Tierra. Se le caían, algunas pesadas gotas de lágrimas, que más se asemejaban a gotas de oro derretido y disuelto, con el calor de sus ojos brillantes, como un ovalado universo, debajo de dos cejas, cansadas y agotadas, por el calor de sofocante de varios siglos.

Es difícil dibujar, una leve sonrisa en el aspereado rostro del Sol. De cabellera insulso blanco sol, desordenado a la dispensa voluntaria, de las caricias de los vientos fuertes, que con fuerza descomunal, se sumergen en las profundidades del espacio.

El Sol, no arde, no quema, ni es un fuego, ni una llama producida por combustión o alguna, otra materia, encendida en brasa. El Sol, es un reflejo de luz moderada, de un brillo de oro profundo, de una amistad tierna y humana, estimulante de vida eterna, bruñida por los efectos y roces de la disuelta superficie del universo, que constantemente pasan tocando las orillas, de sus virtudes y bondades de un longevo, de estación otoñal de vida humana, que jamás se declina su plenitud, hacia la vejez. La vida honesta de su ancianidad, siempre llega hacia sus extremos universales y oprimiendo ligeramente su corazón desgastado de amor, con sus alientos de vientos aurorales, se va tropezándose en los vacíos del espacio.

Cada vez, que los emisarios hijos del pueblo de Tauca, les pasaban delicadamente las yemas de sus dedos, por el agreste rostro del Sol. El Sol, sentía ese leve y apacible cosquilleo amoroso de sus visitantes. Entonces el Sol, con su encanecido pasión, les guiñaba con el ojo, lleno de cariño y afecto, de bote a bote, hasta rebalsarse, por las comisuras de sus enormes ojos, agotándose en los extremos de sus añosos párpados. Mediante sus bordes cerrados a sus lagrimeos, de las constantes corrientes espaciales, que rozan e irritan sus enormes ojos azules, en donde parecen depositarse, los cielos del espacio, para protegerse de los vientos fríos, que molestan permanentemente su paciencia.

Mientras que los Estados Unidos de Norte América, el 16 de Noviembre del año de 1969, transportado en su satélite APOLO - 11, UNO (01) de sus ASTRONAUTAS, puso el PIE en la superficie de la Luna, fue el primer hombre, que descendió en la Luna. Los emisarios hijos del pueblo de Tauca - Provincia de Pallasca - Ancash, transportado en su único GLOBO, en un número de DIEZ (10), puso el DEDO en la misma cara del Sol, siendo el primer pueblo del planeta Tierra, que sus hijos hayan descendido en la propia cara del Sol, en éste año de 1999. No precisándose la fecha, ni el mes, por ser imposible contabilizarse los mes y los años en el espacio, ya que los días y las noches, no existen, ni se pueden diferenciar en el universo. Hace exactamente treinta (30) años calendarios, calculados en el planeta Tierra. Hecho histórico que sucedió en la vida de la humanidad de la Tierra, pues ahora nuevamente se produce este acontecimiento, que marcará el final del Siglo XX , en el espacio.

Mientras que la nave espacial, requiere una investigación técnica y médica costosa, y los astronautas se someten a pruebas centrifugadoras aeromédicas, con el fin de habituarse a las fuerzas de aceleración y realizan vuelos simulados, con trajes espaciales capaz de mantener las condiciones terrestres; sin embargo, los emisarios hijos del pueblo de Tauca, en un frágil globo cotidiano y rudimentario, de un sano juicio; apuestos a la realidad y al materialismo científico, en la conquista del espacio exterior por el hombre. Cogidos de esa dimensión idealista y fantástica, que lucha por sus ideales, lindando entre la ilusión, entre la fe, y entre el sueño de los pueblos, de poder y tratar de alcanzar, los mejores ideales generosos; en contraposición de la realidad, de la verdad dura y dolorosa, de la vida social de los pueblos del mundo. Solo pretende reflejar esta inevitable polaridad, que se dan en la crítica económica de los pueblos, menos pudientes o mejor dicho de escasos recursos económicos, o de menores o de bajos recursos económicos, y no debe decirse, tan cruelmente, “de precaria condición económica” o “de extrema pobreza”, calificativos ofensivos a la identidad de nuestros pueblos; con las de mayores posibilidades económicas, y que lastimosamente existe ésta diferencia, que nosotros mismos somos culpables de su calificación inadecuada e injusta, en la vida de la humanidad entera; que siempre persigue el camino ascendente, de la consolidación de sus ideales pueblerinos y tiernos de inocencia.

Quiero que a mi pueblo de Tauca, y a los demás pueblos del mundo, jamás se vuelva anteponer o posponer o a pronunciar, este mal llamado, el adjetivo calificativo de “pobreza” o de “extrema pobreza” (que esta situación económica de status la detesto); a los nombres de sus pueblos o sus grupos sociales, por considerarlo denigrante y ofensivo para los integrantes de su comunidad, que por más necesitados en que se encuentren, nunca les faltará la magnanimidad, la grandeza de ánimo, la generosidad, la gallardía, la nobleza del ánimo, que con sus actitudes y cualidades de valor, ingenio, y esfuerzo desinteresado; pueden vencer, cualquier carencia de lo necesario, o cualquier problema, que se les presente; ya sea, natural o fortuito, que con sus buenos sentimientos y voluntad consiente, de unión, harán frente, a la causa, y vencerán cualquier obstáculo, que se les presente, en el difícil camino de la vida terrestre.

El Pueblo de Tauca, quiere demostrar al mundo entero; que no existen personas, familias, grupos sociedades, pueblos o naciones, que sean “pobres” en el mundo. Es un grave error, anteponer o agregar a estos Entes, el adjetivo calificativo antes referido. Todos los pueblos del mundo, de escasos recursos económicos, de uno o de otra manera, pueden triunfar en la vida, y obtener y conseguir los fines y objetivos que se propongan, tan solo con contar, con un poco de ingenio e inteligencia, para consolidar sus ideales o sus sueños. Todo es posible, basta con llevar de coraza sus sentimientos, emprendimiento y constancia de superación.


 


COMUNICACIÓN DIRECTA CON EL SOL Y LAS ESTRELLAS

Sabemos que “el lenguaje es una facultad exclusivamente humana de comunicar ideas, emociones y deseos mediante un sistema de sonidos articulados establecido convencionalmente”. El Sol y las estrellas, se encuentran humanizados en el universo, como personajes del espacio, se han hecho más humanos, como el hombre de la Tierra, para solidarizarse con los descubrimientos espaciales y problemas que se produzcan entre el planeta del Sistema Planetario Solar.

Esta convivencia interplanetaria universal, entre el Sol, las estrellas, y los planetas del Sistema Solar, hace factible “la necesidad de idear y aprender un medio de comunicación”, para relacionarse y conocer sus problemas de los seres humanos que los habitan; por esta razón, tanto el Sol, como las estrellas, parecen personas ilustradas, egresadas de alguna universidad o Centro Superior de Altos Estudios en Idiomas y Ciencias.

El Sol, habla perfectamente el idioma castellano, domina el lenguaje oral, tiene un vocabulario eficiente, pausado, grueso y enérgico, lleno de ciencia y experiencia. Y las estrellas, también tienen comunicación eficiente, rápida y dinámica de muy fácil entendimiento, usan un lenguaje oral, fina y delgada, como los rayos del Sol, es tan femenina, como el canto de la flor, en una partitura de música clásica celestial.

Los emisarios hijos del pueblo de Tauca, entran en una naturalidad de amistad, con el Sol. Se ganan la confianza del Sol. Les comienza a conversar tranquilamente, en un ameno momento; como si un padre, de tantos años, de haber trajinado, por la vida terrenal, recibe a sus hijos, en la sala de su casa o de su hogar, y con gran habilidad recreativa, deleita apaciblemente con la frondosidad de sus conocimientos, del cual se deduce, y se arriba al pleno convencimiento de que el Sol, posee un amplio conocimiento del espacio y de las ciencias del saber humano, con una inteligencia y memoria estupenda universal, que recuerda y que retiene, muchos millones de años de experiencia; que ni los actuales adelantos de la ciencia informática, hayan podido confeccionar, una computadora gigante, que iguale o se compare la memoria del Sol.

El Sol, les relata su procedencia, les manifiesta que tuvo un padre, enorme e incomparable de diámetro y que la ciencia de la astronomía, les denomina hipotéticamente como el “átomo primitivo”, mucho antes del Génesis; y cuya extensión radial sobrepasaba a los “150 millones de kilómetros y que contenía toda la materia existente en la actualidad ” ; tenía varios millones de años de edad, que ni el mismo, como su padre, recordaba cuándo había nacido ni menos de dónde había venido ha poseer el universo. El universo, en aquellos remotos tiempos “se encontraba en un estado constante de crecimiento y expansión” y que la fuerza gravitatorias habían originado una contracción del universo, como especie a las manifestaciones naturales de una madre en vuestro planeta Tierra, que se encuentra en estado de gestación de nueve meses, y que en el interior de su vientre llevaba el “átomo primitivo”, que posteriormente va ha explosionar, generando tantas partes del supuesto feto humano, y que de uno de estas tantas partes, de “cuerpo compacto y muy denso de materia”, “se formaron las galaxias y los distintos sistemas planetarios”. De las demás partes que vendrían a ser varios mis hermanos, nunca más los he visto ni los encontrarán jamás, porque ellos se desplazan por caminos diferentes, cada uno formando su propio sistema solar. En mi caso, yo me encuentro formando y trasladando ordenadamente nuestro Sistema Solar, a quién lo gobierno y les doy mi luz y protección. Este mi Sistema Solar, es muy complejo, dentro de su complejidad no muy lejana, el planeta Tierra ocupa el tercer lugar. Pero, ahora quiero dejarles plenamente aclarado que no sólo existen nueve planetas en mi Sistema Solar, tengo muchos otros más que se encuentran muy alejados y distantes de mi presencia; pero que no se evaden del alcance de mi administración, ni menos de mi protección.

Cambiándose de posesión, el Sol, prosigue con su amena explicación.

El universo y todos nosotros somos astros, nos encontramos en un movimiento constante y permanente, nunca ocupamos el mismo lugar, siempre el universo, como un todo, se encuentra en vaivén cadencioso y disimulado; cuyo balanceo y movimiento, del universo, no es tan apreciado ni percibido, por la sensibilidad de sus sentidos orgánicos corporales, por la inmensidad expansiva, que tiene el universo fluctuante, en donde nos encontramos sumergidos.

Luego, de un rápido pestañeo de sus enormes párpados, el Sol, continuó hablando - En el espacio, en el universo, no existe el concepto de muerte, menos existen comentarios de esta naturaleza, en el universo no mueren los astros, tampoco los demás cuerpos que lo pueblan. No existen límites ni fronteras, el universo es ilimitado. No se puede determinar ni menos situar algún punto que intente calcular la edad del universo, todas son conjeturas o cálculos especulativos, sin fundamento, el universo no es globo finito y menos navegable con cálculos hechos por la raza humana; quién pretenda atribuirle algunos límites imprecisos no ha acertado la verdad, el universo ocupa un lugar ilimitado e infinito.

Esta magistral exposición del Sol, de pronto es interrumpida por las tantas voces juguetonas que graciosamente salían desde el fondo de la inmensa oscuridad, como si fueran vocecitas emergidas, para escucharlas musicalmente, como estar junto a un jardín de niñas de algún barrio pudiente de la Capital del Perú; éstas eran las voces de las tantas estrellas que rodean al Sol y que se encuentran de paseo por la inmensidad del espacio.

El Sol, como un padre tolerante a las interrupciones de su conversación, mostrando un gesto de su semblante expresivo, de oro bruñido en rosas de la tarde; les dijo a sus visitantes - ellas son mis nietas, las estrellas, que se han formado de las “enormes nubes de gases incandescente que emiten energía como consecuencia de las reacciones termonucleares que se producen en su interior”. Con sus escasas luces me ayudan a decorar las oscuridades que se presentan dentro del Sistema Solar y que ustedes, lo habrán visto siempre, todas las noches despejadas y de Luna llena, desde la superficie del planeta Tierra. Gracias a éstas mis estrellas, siempre les he presentado un cielo rutilante y decorado para la inspiración de los poetas y de los escritores; además, con su centellear, divierten a la agitada humanidad y ustedes también pueden deleitarse con este mi secreto de eternidad.

El Sol, como un buen padre comunicativo con sus hijos, y además, como un buen amigo de los terrícolas visitantes; mostrando su expresión con el mejor estado de ánimo para ilustrar y enseñar sus conocimiento y experiencias de antiguedad, pacientemente reanudó su relato, hablando sobre el origen del planeta Tierra. Decía que - en cuanto se produjo la explosión primitiva del universo, formamos las galaxias y los distintos sistemas planetarios; en el Sistema Solar que yo conduzco y formo parte de ella y a su vez de la estructura del universo, en base a la ley natural universal, comencé a organizarme impartiendo mis órdenes y haciéndo sentir mi autoridad y jerarquía a través de mis perpendiculares rayos de luz. Por eso la humanidad reinicia sus cotidianeidades al amanecer con mis voluntades rayanas entre la vida activa y el descanso nocturno de la misma vida.

Prosigue relatando el Sol : - la Tierra inicialmente fue un trozo de la explosión inmortal de la fuente única que es la creación y que a medida que se iba ubicando dentro del Sistema Solar, con la fricción y rozamiento de la atmósfera y de las fuertes corrientes de su propio aire y remolinos de polvo, fue tomando la redondez que actualmente presenta; además se fue enfriando en sus capas o cortezas estructurales.

La Tierra es uno de los planetas más pequeños del Sistema Solar. También es uno de los planetas más próximos a mi presencia. Después de su condensación en torno a la iluminación de mis rayos solares. Se dice científicamente, que la edad de la Tierra ha sido calculada en unos 5,400.00 millones de años; sin embargo yo, que he visto formarse y condensarse los planetas; francamente les digo, que su edad fluctúa en el triple de la que se calcula - 16,200 millones de años - y todos los planetas tienen las mismas características, la tierra es el planeta de mayor suerte que se ubica en el tercer lugar, con relación a los otros planetas del Sistema Solar.

Las Eras geológicas, que científicamente llevaron a la formación del planeta Tierra, fueron muchas. En los Colegios de Educación Secundaria solamente se enseña que fueron en Cuatro Eras, además, no contenían las características que imprecisamente se registran en la evolución geológica de la Tierra; la gradualidad de consolidación de la superficie terrestre fue con mayor lentitud, de un largo proceso de formación de la Tierra.

El origen de la vida sobre el planeta Tierra ha sido objeto de profundos estudios. Se han enseñado múltiples hipótesis, todos y muy poco aciertan la realidad de las cosas; pero yo, como soy el único testigo de haber visto cómo se iniciaron los organismos vivientes, hace varios miles de millones de años, no solamente sobre vuestro planeta, sino que, también la vida en el cosmos.

Que no se olvide que en nuestro Sistema Solar y en el universo existen muchos otros planetas no vistos ni descubiertos hasta la actualidad. Ellos cuentan con organismos vivientes mucho más complejos y de un grado de organización especial. Con procesos autoorganizativos mucho más adelantados, con una vida mejor estructurada que de la Tierra y la reproducción se orienta en relación con su medio externo, a la perpetuación en el tiempo.

Después de haber hablado tanto el Sol y haciendo una descansada pausa filosófica, continuó diciendo - el concepto de la dualidad de la vida y de la muerte en el universo no existe…

La vida nunca muere. La vida es toda una poesía. La vida es el fenómeno complejo y difícil de comprender su manifestación. La vida, es el mismo arte viviente de la existencia. La muerte, como tal, tampoco existe en el universo. Los organismos vivientes no mueren, se multiplican y se interaccionan de diferentes formas respondiendo a los distintos estímulos del medio externo, sólo se transforman tanto en la Tierra como en el universo. Por lo que, repito y confirmo, la materia y la energía no se destruyen, siempre se complementan en sus procesos vitales con la existencia. Al comienzo y al supuesto final, todo siempre será Uno y uno siempre será todo.

 


TEORÍA EVOLUCIONISTA EXPLICADA POR EL SOL

Todo el ente universal evoluciona constante y permanentemente, como las manifestaciones de todos los seres vivos de la Tierra, van en camino de un proceso evolutivo.

La tesis de Carlos Darwin sobre la “Teoría de la Evolución Orgánica”, solamente debe ser aplicada en el proceso evolutivo de la especie animal del gorila y del chimpancé o de cualquier otra especie animal relacionada con esta especie de su nivel; más no debe relacionarse de modo alguno con el proceso evolutivo del hombre.

Cada ser eclosionado sobre la Tierra y en el universo viene atravesando por un proceso evolutivo propio con miras a la mejor perfección, dentro de los lineamientos y caminos de cada especie indistintamente.

El hombre procede y evoluciona de su propia célula, así como en los demás seres vivientes que se generan sobre la tierra y sobre cualquier otro planeta del universo. El “grupo de animales, pertenecientes al orden biológico de los Primates”, no alcanzó la condición de ser humano, estos primates “especiales” prosiguieron y continúan su largo camino en el proceso evolutivo y, como prueba de ello, no se ha encontrado en ninguna parte del planeta restos fósiles que configuren o nos convenzan de la existencia del pase del gorila o del chimpancé a la especie humana, (cuerpo o restos fósiles, en quienes se aprecie la característica alguna del gorila o del chimpancé, por lo menos en alguna parte de los fósiles, y en la otra, parte del hombre. Es decir, se estaría acreditando la transición entre el primate y el hombre. Como en el caso, de la sirena en la mitología griega, de la “ninfa marina” que era representada con busto de hombre y cuerpo de gorila o chimpancé o viceversa; nosotros – dice el Sol - lo denominaríamos la – “transición ninfa terrestre humana” -

Las investigaciones y los conocimientos científicos que formulan y plantean “ la Teoría de la Evolución Orgánica” nos ayudan a demostrar la existencia de un “continuo proceso de cambio y transformación en las especies”; los primeros organismos vivientes que aparecieron sobre la Tierra, siguen su proceso evolutivo dentro de su correspondiente árbol genealógico de cada familia; como en el caso de la familia primate con sus propias características, desde que aparecieron, sobre la faz del globo terráqueo; de pequeño tamaño, cuerpo encorvado, cerebro pequeño. Posteriormente experimenta y manifiesta cierta habilidad como casquete cerebral crecido, un nivel de razonamiento incipiente; aunque “el progreso físico e intelectual es notable” jamás pudo superar a la evolución del hombre; por esta razón, podemos afirmar que el hombre procede o se inicia del primer microorganismo aparecido hace miles de millones de años, en algún lugar de los océanos llamado para nosotros HOMOCELUZACIÓN, que genera el árbol genealógico de la familia del hombre o sea del género homo (hombre), especie que se diferencia de las demás familias de especies, por su especial inteligencia que demostró durante el largo y milenario proceso evolutivo el humano.

 


POBLAMIENTO HUMANO DEL PLANETA EXPLICADO POR EL SOL.

El primer microorganismo unicelular que apareció sobre la faz de la Tierra, fecundado en algún lugar de una poza, de una laguna, de un lago, de un río o de un mar, fue la Homoceluzación perteneciente e inconfundiblemente a la familia del género humano y que tal vez de algunos de sus rezagos se hayan generado algunas variedades de especies animales, como los primates por ejemplo.

El hombre apareció y pobló desde sus inicios, a nivel del globo terráqueo. No podemos afirmar y creer que el hombre haya aparecido en las áreas continentales del Africa o del Asia o de Europa; pues las primeras semillas caídas en el vientre de la naturaleza tuvieron que germinar al mismo tiempo; todas sin distinción de lugar, de clima, ni de preferencia de ninguna clase. Con excepción de los polos (norte, ártico o boreal) y (sur, antártico o austral), por haberse retirado a estos lugares los hielos y ser de temperaturas muy bajas que no ofrecieron vida alguna. En cambio, conforme fueron progresando la formación y constitución de las Eras Geológicas y de los continentes de Africa, Asia, Australia, Europa y América; fueron apareciendo los organismos unicelulares, en (los mares); los moluscos, los peces, los insectos, los anfibios, en (las cordilleras); los reptiles, como los dinosaurios, los mamíferos; luego las aves , los mastodontes, tigres, monos, los antropoides; y también paralelamente a este largo proceso evolutivo de la naturaleza, evolucionó el microorganismo unicelular “HOMOCELUZACIÓN” que dió origen al hombre.

Es decir, que los continentes se fueron convirtiendo en una área fecunda, más propicia para la supervivencia de los seres vivientes, en todos los continentes, todos fueron previlegiados por la naturaleza, tanto en la vida animal, vida vegetal como en la vida mineral y también en la vida humana.

Los continentes tienen la misma edad, conforman la misma Tierra, el mismo planeta; ningunos son menos ni más, todos tienen las mismas posibilidades de repoblamientos y progreso evolutivo de sus seres vivientes, la naturaleza evoluciona por igual, en todas partes del planeta, con las mismas oportunidades integrales; es ilógico imaginarse que un continente fértil, como el de América permanezca sin gente, sin ningún poblador, completamente vacío de seres humanos y que solamente su superficie contaba con árboles, minerales; plantas y animales desconocidos, durante mucho tiempo.

Las Teorías inmigracionistas, sostenidas por el antropólogo norteamericano Alex Hrdlicka, que los primeros hombres habrían venido o ingresado al continente americano por el estrecho de Bering, procedente del Asia Oriental; o la que sostiene el antropólogo francés Paul Rivet, que procedían de Oceanía, de las Islas Melanesías y Polinesías; y la que sostiene el antropólogo portugués Mendes Correa, que salieron de Australia con rumbo a la Antártida (Tierra de Fuego), todas estas teorías persiguen una tendencia expansionista, imaginaria, novelesca; porque se les ocurrió sostener el calificativo de un Nuevo Continente y que éste debe ser poblado por unos hombres del Antiguo Continente.

El hombre evolucionó en el planeta, en todos los continentes, por igual, con la misma edad, con el mismo proceso evolutivo. El hombre americano es oriundo de su propio continente. La Teoría Autoctonísta, defendida por el Antropólogo argentino Florentino Ameghino, carece de verdad, se equivocó en sus investigaciones, al sostener que los restos óseos hallados en las Pampas Argentinas, llamado “Homus Pampeanus” (Hombre de la Pampa) pertenecían a la época Terciaria, sean los más antiguos del planeta, cual cuna del hombre americano y del género humano.

El hombre evolucionó en todos los continentes. El hombre es oriundo de su propio continente. Durante largo proceso evolutivo se han desarrollado y progresado de acuerdo a sus posibilidades, con sus propias características físicas, raciales, culturales, idioma, usos, costumbres y demás formas de satisfacer sus necesidades propias del ser humano y las posibilidades geográficas de comunicación en los pueblos. Todo esto ha quedado plenamente demostrado, por los mismos antropólogos antes referidos. Por ejemplo, cuando se afirma que los hombres que habitaron sus propios continentes tienen características humanas de identidades físicas similares, entre los hombres de los continentes; es decir, que pertenecen en forma excepcional al árbol genealógico de la familia del ser humano evolucionado en la Tierra.

Durante el transcurso del tiempo, varios fenómenos climáticos se produjeron en el mundo, uno de ellos fue el "acentuado período invernal", por lo que es lógico pensar que estas lluvias y aguas hicieron crecer las aguas de los ríos, lagos y mares;. pues entonces, gran parte del planeta Tierra, se vió afectado, quedando las superficies bajas totalmente inundadas y que inclusive muchas fortalezas, ciudades, pueblos enteros se vieron cubiertos por las aguas, a pesar de ubicarse en las partes más altas de los continentes. Quedaron solamente, por su gran altura. las Cordilleras de los Alpes en Europa, del Himalaya en el Asía y de Los Andes en América del Sur. Los animales y el hombre se vieron obligados a replegarse a estas alturas y los que no pudieron se vieron sepultados por estas inundaciones. Este fenómeno inesperado sucedido a través del tiempo, del que la Biblia llama el "Diluvio Universal", y que lo conocemos a través de sus testimonios fue la causa del aislamientos de los continentes, por los mares de mayor extensión: los océanos (Atlántico y Océano).

Por éstas razones, en algunas partes de la Tierra, se han descubierto restos de ciudades, tanto bajo tierra como en el piso de las aguas del mar. Es el caso de América, que actualmente se están descubriendo ciudades enteras sepultadas bajo gruesas capas de tierra. Por ejemplo los descubrimientos y estudios realizados, por el arqueólogo Julio C. Tello, peruano que realizó avanzados estudios sobre la Cultura Chavín, como la "Cultura Matríz" y cuna de todas de las culturas que florecieron en el Perú y además sostiene que se desarrollo paralelamente a la Cultura Griega del Continente Europeo. A esto se suman los demás descubrimientos realizados en los yacimientos arqueológicos en el Canadá, con más de 37,000 años de antiguedad; Estados Unidos; con 33,000 años de antiguedad, Méjico, Venezuela, Ecuador, Brasil, Bolivia, Argentina, Chile, Patagonia y otras tantas. Entre ellos y los más recientes, tenemos el del Señor de Sipán en Huaca Rajada en el Valle de Túcume, Chiclayo, las gigantescas ciudadelas descubiertas en el Departamentos de San Martín y en el Gran Pajatén en la Libertad, descubiertos por el explorador Gene Savoy, ¿ cuántos Macchu - Picchus habrán y se encontrarán bajo tierra o dentro de la selva peruana?, falta mucho más que descubrir en el tiempo.

Las manifestaciones culturales de América, son tan antiguas como las de los demás continentes del planeta. Estas manifestaciones se podrán apreciar con mayor claridad en la arquitectura de sus templos, adoratorios, fortalezas, necrópolis, ceramios, tesoros; edificaciones y caminos que fueron tan iguales o mejores que de los demás continentes.

Por ejemplo, no podemos creer, que fueranun simple espejismo las construcciones de las inmensas pirámides de Egipto, la de América precolombina o en el caso de las líneas de Nazca en el Perú; pues son verdaderos monumentos religiosos construidos por diferentes dinastías de los faraones del Egipto, y de igual modo, por las diversas dinastías de los Incas en América. Todos han sido hechos por la mano del hombre, con muchos Siglos atrás, con la misma técnica y capacidad arquitectónica de su época, así como del lugar posesionado sobre la Tierra. Toda la raza humana ha estado interconectada de alguna manera y el fenómeno mundial de la globalización ha sentado su inspiración en la unión milenaria de sus eclosiones.

La tierra fue poblada en toda su integridad en forma simultánea, su cultura alcanzó un gran desarrollo en todos los niveles; pero que a consecuencia del “Diluvio Universal”, se inundó la Tierra y sólo quedaron sobre las aguas los montes más elevados y sobresalientes de la superficie de la Tierra, como ya se ha mencionado en el caso de los Alpes en el medio oriente y Los Andes en América.

Se ha demostrado que las grandes civilizaciones del Viejo Mundo (Asía, Africa y Europa), Así como del nuevo de América, tuvieron y lograron considerables avances tanto en ciencias, artes y agricultura; organización social, política y económica de sus civilizaciones. Racionalmente en uso de la lógica del entendimiento, podemos afirmar que ningún pueblo de la Tierra puede permanecer sin relacionarse mutuamente; pues de acuerdo a las circunstancias y a las posibilidades de sus comunicaciones de cada época, siempre se relacionan con menor o mayor frecuencia. Que existan la posibilidades que entre los continentes haya habido comunicación es algo tan evidente que no podemos descartar que haya sido producto del esfuerzo mutuo y recíproco dimanado de la inteligencia.


 


EXPOSICIÓN DEL SOL SOBRE LA AGRICULTURA


El Sol prosigue explicando con gran capacidad y conocimiento científico sobre agricultura; manifestándoles a nuestros atónitos paisanos que, en la Tierra, los pueblos pre - históricos vivían de la bondades de la caza, de la pesca y de los otros productos que circunstancialmente la tierra producía así como de los vegetales; pues este modo de vida lo practicaron por mucho tiempo, hasta que posteriormente aprendieron a cultivar la tierra, a dominar la metalurgia y a domesticar a los animales que se encontraban en estado salvaje y libertario. Este hecho marcó una época importante en la historia de la humanidad de la Tierra y transformó profundamente la cultura del hombre, tanto en Asía como también en América, y que lo está comprobando con los vestigios más antiguos de la agricultura como se han descubierto durante estos últimos tiempos.

Los posteriores conocimientos que se les ha dado a los hombres de la Tierra en la técnica, dió lugar a la revolución industrial con un nuevo enfoque científico de la agricultura. Recomiendo - sentenció el Sol - a los hombres de la Tierra, que no destruyan su vegetación, sus plantas, su verde faz de esperanza. Que admiren y conserven su madre naturaleza. Que cuiden y mantengan su medio ambiente en que viven. Que practiquen y estudien la ecología en todos sus aspectos, pues la tierra siempre será el amanecer de la existencia.

Manifiesten a su pueblo de Tauca y desde allí… por ende a todos los pueblos del mundo, para que cultiven y siembren la tierra “infértil” para algunos, pero siempre bondadosa, esa madre alimentaria que desde los primeros pasos del ser humano en el camino de la vida, les dió todo a cambio de sólo evitar la destrucción o polución. Yo, les daré siempre luz, calor, frescor, lluvias, días, noches de luna, las estaciones y las temporadas agradables, para que produzcan y cosechen sus tierras. No pierdan el tiempo en cosas vanas. Valores su propio suelo, su estupenda naturaleza, del cual dependerá el progreso, de supervivencia y el adelanto que anhela la humanidad.

De igual manera, deben cuidar el agua como elemento necesario de la Tierra para la existencia de la vida. Siendo el agua, un recurso natural de vital importancia no debe contaminarse. Deben dictarse normas correctoras, con la finalidad de conservar y proteger el agua en forma universal, para la pervivencia futura de la humanidad en la Tierra.

Estoy muy bien enterado que allá en la Tierra, existe el afán nucleador en forma de Organismo de Naciones Unidas (ONU), que en Asamblea General de las Naciones integradas se instituyó el día 22 de Marzo de 1993 como un “Día Mundial del Agua”, para promover y fomentar entre los habitantes de la Tierra la conciencia de preservar el líquido vital a nivel mundial. Este programa que no deje de ser emergente pues fallando uno de los elementos de la vida total, fallará todo y la muerte dejará el paso a otra clase de vida que el ser humano teme tanto que no quiere aprenderla.

Yo también como Astro, me desplazo, tengo ciertos movimientos no regulares y giro alrededor de otros más grandes y más lejos soles que escapan de mi visibilidad dimensional pero no de mi inteligencia, por eso, los diferentes Sistemas Planetarios giramos y giramos bien organizados, acompañados del mayor tiempo de lo regular y, a medida que vayamos atravesando estas nuevas posiciones en el espacio, la Tierra y los otros planetas, soportarán grandes diluvios e inundaciones, por el enfriamiento de la atmósfera que la cubre, como también por los grandes deshielos de sus ejes polares. Por otro lado, el fuerte calentamiento que producen mis rayos solares, poco a poco también irán transformando los estados del agua de la faz de la Tierra; por eso, recomiendo a toda la humanidad, reservar el agua en grandes mares artificiales para cuidar el recurso natural de vital importancia, para la existencia de la vida. Los futuros terrícolas sufrirán el enervamiento de mis fuerzas, pero no sólo la energía proviene de mí y para ese entonces aparecerán otros soles, más la vida humana estará ligada a otra voluntad que me sobrepasa. Yo, aún como Sol también soy producto de esa suprema voluntad arquitectónica, de cuya fuerza no soy ni una chispa de su aliento creador. Imaginaos vosotros hijitos, hijitos míos…imaginaos, porque eso si os sobra y a muchas leguas.

Los pueblos de la Tierra deben dar prioridad a los sectores agrícolas, capitalizándolos y creando mecanismos de financiamiento; para el desarrollo prioritario de la agricultura en las grandes regiones de la costa, de las vertientes de las montañas y en las extensas selvas; además de las obras de irrigación que deben implementarse en todas las direcciones y latitudes, para hacer producir las tierras o áreas descansadas; también no deben de olvidarse de su abundante recursos de explotación minera, petrolera y de gases; para los cuales deben fomentarse en todos los aspectos a las pequeñas y medianas empresas de actividades extractivas; promoviendo la agroindustria a nivel mundial, lo mismo que el sector pecuario, deben darle más importancia en todos sus frentes; así como en la exploración y explotación de los minerales, de los hidrocarburos. Los habitantes de la Tierra, sin pérdida de tiempo, deben reactivar la industria en todos sus frentes, como los hicieron los cavernarios sin tanto sistema macro económico, burocrático y burgués; recuperando los mercados de todas las latitudes y haciéndolos más competitivas entre los países de cualquier parte de la Tierra.

Es necesario que los pueblos del mundo, en forma prioritaria, recuperen su identidad cultural, promuevan la capacitación tecnificada de sus masas campesinas, propiciando organismos y asociaciones que las integren como pequeños productos de la tierra a fin de que tomen los caminos implementados y se tecnifiquen adecuándose a los sistemas modernos de producción y comercialización de sus productos agrícolas, con perspectivas agro industrial y exportación, facilitándose las vías de comunicación correspondientes, para movilizar sus productos. Yo estaré en todos sus esfuerzos. Ustedes se darán fácilmente cuenta, pues sólo bastará que levanten sus miradas para que mi vida los ilumine sus cercanos horizontes.

Las grandes posibilidades de explotación en el mundo, tanto mineras, petroleras, gaseosas y otras tantas actividades extractivas que existen en la corteza que envuelve al planeta Tierra, deben ser explotadas por sus correspondientes pueblos de manera conveniente y adecuada, teniendo en cuenta las reservas ecológicas de consenso mundial sobre la Tierra, para no ser afectadas como en muchas partes del mundo, que han dado prioridad a las extracciones mineras o petrolíferas y se han olvidado de la conservación de su hermosa naturaleza. Cuando esto sucede la misma tierra reclama enojada y furiosa, enviando a sus heraldos frenadores como los huracanes, sismos, torrentes, volcanes; crecidas…¿ Se han dado cuenta, cómo y cuando suceden estas inclemencias se une la humanidad ? Por eso, nosotros los astros gobernadores no intervenimos cuando el hombre desea la destrucción de otro hombre, pero sí cuando se propone destruir a la naturaleza.

Los pueblos de la Tierra, deben mejorar e incrementar la producción pesquera en todos los medios, estimulando sus inversiones para revertir con equidad, tanto en la oferta pesquera industrial, como la distribución de la pesca artesanal de los pueblos; promoviendo en los centros superiores la investigación científica, de los recursos hidrobiológicos puesto que los hombres de la Tierra tienen la gran suerte de contar con una gran despensa alimentaria que eternamente lo producen los inmensos mares que rodean a la esfera. ¿ Por qué arrojan sus excrementos a los ríos y a los mares ? ¡ Qué primitivos son todavía ustedes !. La tierra, como todo, tiene también su punto de equilibrio. Pregúntense : ¿ Seis mil millones de habitantes, 12 mil millones de basura al año proveniente del mismo hombre, más miles de millones de desechos en tóxicos, cenizas, muertos, despojos, ruinas?. ¡ Pregúntense ! . ¿ Qué montaña será más alta, el Everest o el basural de inmundicias creadas por el mismo hombre ? La tierra, hijitos míos, también tiene su límite y ustedes se están acercando vertiginosamente a ese deslinde mural, roto este frenador…la destrucción será total. No abusen. En Tauca, cuando retornen a sus seres queridos no pierdan tiempo en cosas vanas ni se sienten a contar de mi rostro, pues lo que ustedes han visto no lo verá ningún otro ser mortal. Nadie ha llegado hasta aquí, ningún otro pueblo del universo se ha atrevido visitarme; hasta el momento el único pueblo que se ha arriesgado son los de Tauca. Emplen este retorno a la vida social y familiar transmitiendo éstas mis advertencias y enseñanzas y, si no los escuchan : No se quejen, pues antes que sus pensamientos yo lo veré primero.

Piensen más y así como vinieron a mí en un globo tan volátil, venciendo lo imposible, convencer a los gobernantes será tarea más fácil, en uso de la lógica del entendimiento de los pueblos en el mundo deben comprender y resolver pacíficamente sus agobiantes problemas. Que la eternidad los sorprenda en estos intentos de la vida.

El planeta Tierra es más bondadoso y productivo que los demás planetas del universo; cuenta con una abundancia de recursos naturales de todo orden y que en caso de su racional explotación, con el tiempo conformará un gran mercado productivo en satisfacciones a nivel internacional.

Amigo que estás leendo, te remonto a la visión de Moisés después de su cita con Yavé en el monte Sinaí. Déjate llevar por la cultura y recuerda sus transformaciones faciales, su nueva barba, su perdida mirada por el trance de hablar con el fuego sin parpadear, su altura flotante, su voz de cañadas y precipicios, su fuerza cubicada en su fibra y miocardio. Te remonto a sus cambios, pues así está pasando con estos diez serranos Tauquinos que están hablando personalmente con el Sol. Así llegarán a la tierra y por eso pasarán desapercibidos. Pero, como Moisés, serán voces en el desierto y otras plagas más que sufrirán los poderosos, porque la explotación de las incredulidades convenientes les ha generado rentas mal habidas; porque es más fácil ser insensibles que patriarcas empobrecidos. ¡ No importa ! Otros vendrán, pues el Sol también sabe ser perseverante.




 


EXPOSICIÓN DEL SOL SOBRE ECONOMÍA


El Sol continúa hablando majestuoso y, acto seguido, sobre la situación económica de la sociedad Terrena. Dice al estilo de Salomón: Que es necesario replantear los actuales modelos y corrientes de la economía que existen en diferentes partes del mundo, para poder solucionar la dramática situación mundial de menores recursos económicos de los habitantes. Los terrícolas crearon un sistema representativo de valores casi desde que se dieron cuenta que necesitaban de los demás y que los demás necesitarían del otro, en la medida que entre ellos se pudieran medir sus relaciones por los resultados proporcionados al satisfacer simbióticamente sus necesidades. Así crearon a la moneda y viendo que los dorados colores del Sol eran admirados y venerados, supieron encontrar entre los metales algo como mis cabellos y por eso simbolizaron en el oro, que es la representación de la vida, que es el emblema del espíritu y que es el distintivo de la sabiduría…todo aquello que pueda ser adquirido en ese proceso de cambios que se llama mercado de satisfacciones. Así fue como esta moneda, dorada al comienzo y figurada después, se hizo más importante que la vida misma y, lo más triste, que las virtudes, los principios y las bellezas. Mientras esto perdure, es necesario cambiar el sistema económico del hombre para que la naturaleza le done sus tesoros. Ustedes han venido haciendo economía del esfuerzo y del trabajo, claro, porque yo lo he permitido. No se han quemado, no se han asfixiado; han invernado entre los cósmicos fuegos y aletargaron sus requerimientos fisiológicos. Sin estas economías ni siquiera hubiesen podido subir al cerro Angollca con su globo de ironías.

¿ Saben lo mucho que cuesta subir al cielo como almas puras? …¿Cuál es la fórmula económica para que seais admitidos en el Edén patriarcal?.

¡Cuánto cuesta ser bueno y espiritual ! ¿ verdad ? sin embargo, la herramienta de medición sí está al alcance, hasta del más pobre o bajo recurso económico; económicamente hablando por supuesto.¡Piensen! todo lo que tienen que decir en las conferencias, en las mesas de concertaciones nacionales e internacionales que ya se han propuesto por vanidad en diferentes partes del mundo...piensen.

Así les hablaba el Sol , mientras a los Tauquinos les parecía estar escuchando las prédicas de los ancianos cuando en los campos pastaban las ovejas o realizaban las cosechas de papas o la del maíz o en las ciegas de trigo. Ahora, si le hacían caso al Sol …¿A quién más?

La economía tiene necesariamente que estar al servicio de los hombres como ordenadora y reguladora de intercambios moderados y eficientes, especialmente solícita y desprendida con los más necesitados para evitar las calamitosas emigraciones por razones de supervivencia.

Es indispensable estimular e incentivar la creación inventiva de sus habitantes, recuperar y promover su identidad cultural de los pueblos, para que puedan dar más puestos de trabajos, tanto en lo agrario, industrial, científico y en cualquier otro ámbito técnico y artístico, que signifique unirse para salvar las estructuras productivas, comerciales en diferentes partes de la Tierra para luego competir en sus exportaciones, propiciar y orientar la agricultura en sus diferentes formas, como en las fuentes generosas de los alimentos.

Como generadora de la vida, la economía debe reducir los intereses bancarios y financieros, dando más facilidad a los encajes prestatarios en forma general y mundial, debiendo legislarse con menores cargas tributarias, eliminándose sobre costos, por los intercambios productivos a nivel mundial. Cuando los intereses sean abrumadores y los pobres de escasos recursos económicos ya no puedan pagar…que se reinstalen los años sabáticos, sean condonadas las deudas y como que Dios perdona los pecados, así también se olviden posturas acreedoras.

¿Saben, hijitos míos? La tierra no es del hombre y por eso nadie puede cobrar derechos que no le pertenecen. El hombre es parte de la materia. El mundo no es ancho ni ajeno el mundo es el mundo del universo. Cuando alguien pide un vaso con agua, nadie se lo niega ¿ Verdad ? Entonces : ¿Por qué la leche sí tiene precio ? Hay lugares en la tierra donde el agua vale más que el oro ¿ Serán sociedades que sufren porque no supieron tomarla o compartirla en su memoria espírita o endemoniada?.

¡ Volved a la Tierra mis heraldos ! Y llevad mis rayos de cambio y de un nuevo amanecer en la vida.


 


EXPOSICIÓN DEL SOL SOBRE POLÍTICA

La política es uso del hombre desde que olvidó su verdadera naturaleza. Así dijo el astro con algo de furor.

El Sol se pronunció sobre los aspectos políticos que gobiernan los sistemas en la Tierra; manifestando que la política es una ciencia que limita el desarrollo de los pueblos y fomenta la discordia entre ellos. Las guerras fraticidas deben borrarse de la superficie de la Tierra. El estado de derecho y el orden jurídico deben prevalecer a plenitud respetando a sus integrantes de la vida social de los países del mundo. Debe incentivarse la sensibilización mundial en todos los aspectos de la educación, salud, seguridad social y pública, las descentralizaciones, la autonomía en la administración de justicia, de cada país y de sus organizaciones internacionales. La vigencia del estado de derecho de cada país es fundamental para su desarrollo social, bienestar e igualdad y justicia de sus pueblos. La institucionalidad de sus Constituciones de cada país, garantizan el respeto a la libertad, al ejercicio de la democracia y de los derechos humanos; respetando la paz nacional e internacional de cada país, haciendo que el poder político, la administración de justicia y otros valores sociales, sean más democráticas y más humanas en todo el ámbito de la Tierra.

Uno de los pilares de la estrategia de eficiencias de la Tierra debe ser la estabilización y ordenamiento de las políticas económicas de cada país que puebla el planeta Tierra. La administración y manejo macroeconómicos, técnico y pragmáticos, no deben ser obstaculizados ni tampoco interrumpidos por gestiones o grupos de regímenes politizados hasta el extremo de comprometer principios y dignidades.

El desarrollo de una verdadera política económica mundial y en cada país de la Tierra, deben exigirla los pueblos que la ocupan para que se esfuercen por promover la máxima producción en todos los campos y para sostener como principio económico fundamental de primer orden la vida armónica de relación y no la temible inflación y, por otro lado, cuidar que los índices del déficit se mantengan estáticos en cero; reordenando las cargas impositivas y acabando con la informalidad tributaria en el mundo.

Decidiendo no gastar más de lo que recauda un determinando país, en más de lo que se puede o se tiene que hacerse, para que las tareas básicas e inmediatas, como educación, salud, seguridad ciudadana, alimentación así como libertad, igualdad y justicia; fraternidad, soberanía y democracia de los pueblos del orbe : se instalen e implementen para siempre.

Desde aquí, pequeños viajeros míos, recomiendo a los países de la Tierra que sus gobernantes replanteen sus programas políticos y sociales, propicien las concertaciones nacional e internacional, procuren y motiven los procesos de dialogo con sus pueblos en forma nacional e internacional, para alcanzar una mejor calidad de vida. Practiquen los modelos económicos con equidad social . Apliquen prioritariamente a sus naciones una economía social de mercado con lineamientos de rostro humano, por ser la más ordenada, para crear riquezas en los países; en donde se promueva con prioridad a los sectores privados.

Con respecto a los Estados les recomiendo que deben cumplir funciones subsidiarias y además promover la sana competencia en el mundo, que dejen ascender a los pequeños para que todos vivan de la productividad individual y sin dependencias mediante sus mesas de concertación en donde las necesidades de muchos sean las necesidades de pocos, incrementando la inserción de sus economías en cada país y a la economía única globalizada puesto que la sociedad humana se ha universalizado para generar condiciones de competitividad en las pequeñas y grandes empresas exportadoras del mundo, con la participación de los gremios, colegiados o no, en las negociaciones internacionales, para una apertura de los mercados a una competencia internacional. Cada persona es parte indispensable de la gran maquinaria del cosmos y si una de ellas sufre por malas economías, os aseguro que sufrirá toda la maquinaria del universo, pues la pobreza del hombre no es sólo por falta de liquidez y de dinero, sino que también hay pobreza moral y espiritual en todos los sentidos.

Este es la única manera cómo los países de la Tierra podrán afrontar la lucha contra la pobreza de los pueblos del mundo, reestableciendo organizaciones participativas y comunales auto generadoras de producción y empleo, para orientarse al desarrollo y a la cooperación internacional de los programas mundiales de ayuda social, en los mercados y en los centros de crecimiento de la producción.

Todos los pueblos de la Tierra siempre han incursionado, con mayor o menor interés, sobre este mismo problema de las políticas democráticas. La democracia es un derecho nato de los pueblos y para los pueblos. No existe una definición concreta, sobre el concepto de la democracia. La democracia es un hecho natural de la propia vida, emerge del mismo sabor y color de la naturaleza, en donde se encuentra incluido el hombre. Es el pueblo haciendo por el pueblo, como las estrellas hacen por las estrellas. Si tenéis alguna duda sobre ésto, sólo mirad a las estrellas y en todos sus equilibrios…encontraréis las respuestas.

La democracia en sí, es la vocación de servicio al pueblo, para el desarrollo integral de sus integrantes, en el constante girar, en el tiempo y en el espacio. Sus representantes surgidos del mismo por voluntad del pueblo, deben tener plena y sólida conciencia del valor sustancial de la vocación de servicio llevada en la sangre profunda y roja que corre por las venas, como verdaderos hijos amantes de su pueblo y de su patria.

Trabajad por vuestro pueblo sin esperar recompensa alguna ni menos percibir beneficio remunerativo del pueblo; ya que sólo es llevado por la vocación de servicio quien tiene como único objetivo de su destino el destino de los demás.

Recordad al bueno de Francisco de Asís, ustedes le llaman santo pero aquí en el cosmos le decimos Maestro. El me cantaba como hermano y le eran fraternos los lobos, la luna, el viento, las plantas, los cerros, los valles y toda la humanidad. Así de servicio y así de política democrática deberá ser la nueva actitud de los hombres en la tierra.

¿Cómo os sentís ante mí, ahora que me tienen como hermano; ahora que saben que velo por la humanidad, ahora que comparto mis brillos para acrecentar vuestras razones…cómo os sentís? Pues, democracia es hacer sentir bien a los demás y tratarlos como siempre hemos querido que los demás nos traten.


 


EL SOL EXPONE SOBRE EDUCACIÓN


El Sol, un tanto apenado por la educación que se imparte en la Tierra; afirma que los sistemas educativos, cada vez más se alejan de la niñez, de la juventud y de los adultos. No obstante a los últimos adelantos. El recomienda que tanto la prensa escrita como las emisoras de radio y televisión, deben reorientar sus objetivos hacia la educación alturada, publicando y transmitiendo programaciones acordes con la moral y la cultura, para fortalecer el nivel educativo de los pueblos, tanto en sus conocimientos, como en la salud mental y corporal de los seres humanos. ¿Un ave canora se preocupa del aire que respira, de lo que tiene qué comer o si le creen o no más las plumas? Pues la educación debe también estar al alcance de todos, desde la tierna edad y tan importante y trascendental como el alimento que va al estómago.

Los niños son virginales libros abiertos a la pureza y a la libertad del conocimiento. La dimensión social y de aprendizaje han de estar orientados a un mundo estable, capaz de explorar el mundo exterior e interior; para ello, es necesario dar una buena educación, en el mundo de las ideas de percepción, de lenguaje, de razonamiento y de las reglas de moral que por inteligencia emocional y habilidad social, tendrá gran impacto en el desarrollo personal del educando. Crecimiento y desarrollo como causas primigenias por las que el hombre nace, se proyecta y fenece, sólo se crece hasta morir como anciano y se desarrolla sin fin.

Recomiendo a los gobernantes de los países del mundo que la educación debe ser prioritaria, estableciéndose planes educativos de acuerdo a las realidades y a las necesidades de cada región o país, para formar ciudadanos con seguridad ética, conciencia cívica y democrática, y se termine con el analfabetismo en la Tierra. Hacia todos los ámbitos deben impulsarse los programas de formación y capacitación permanente de los docentes. Debe propiciarse el uso de nuevas tecnologías en la enseñanza, elevando el nivel de desarrollo de los ciudadanos de todos los países que se asientan en la Tierra. El más grande logro que consagra al hombre en la tierra es que llegue a ser Maestro del conocimiento creativo.


 


EL SOL INVITA A SUS VISITANTES A CONOCER EL UNIVERSO


El Astro Rey, en un tono amistoso, aparentando cansancio y agotamiento por haber demostrado su amplio conocimiento, sobre el saber universal. Apariencia que lo une más al grupo humano. Además de su poderosa mentalidad y amplitud con que se desenvuelve dentro del universo. Invitó a sus visitantes terrícolas a visitar algunos hermosos lugares espaciales del universo infinito. Antes que alguno de los presentes le salga con el cuento : “Quien pide al cielo y pide poco, es un loco” pues entre los presentes había más de uno que ardía ansiando en aventuras.

El Sol les dijo a los terrícolas que comprendieran que era un anciano Solar, que aunque pareciese Dios su monólogo también era un poco aburrido para los humanos, sus medusos pies enrojecidos con protuberancias energizadas que alcanzan enormes extensiones, ya no le permiten sostener con mayor firmeza su grandiosa esfera gaseosa, que había hecho frágil para los hombres para que le pudiesen entender y acercarse y que le sirviera de gesto al Sol; ahora el Sol no podrá acompañarlos directamente al paseo; tampoco sus brazos candentes, que continuamente emiten distintos tipos de radiaciones electromagnéticas, que llegan hasta la Tierra, no pueden darles fraternos abrazos ni menos darles el saludo acostumbrado, con el apretón de manos; porque les haría daño, achicharrándolos como pollos a la brasa; y además era un Astro sedentario y muy responsable. No le agrada dejar sin calor y sin luz a sus planetas ni menos a las estrellas de su Sistema Planetario Solar.

Llamó a la estrella más cercana y le encomendó que a los visitantes terrícolas les hiciera conocer y pasear por los lugares espaciales más importantes del universo. Por aquellos donde la ciencia humana no haya podido hurgar.

Presto asistió una estrella al llamado del Sol y recibió las ordenes dadas por él:

Ven estrellita – dijo el Astro Sol.

Lleva a nuestros amigos visitantes y enséñales los lugares más importantes del universo -.

Inclinándose con gesto de obediencia, - dijo la estrella - Sus órdenes serán obedecidas -

Inmediatamente se puso al frente del globo y los remolcó con su flamígera cola, por sobre los alientos que cruzan el espacio. Luego se perdió con ellos hacia los lugares más profundos y lejanos del universo, en donde el tiempo y el espacio se tornan en diferentes formas y colores de eterna vida sombreada. Claro, una luz a la distancia se pierde en un punto negro. Nuestros viajeros no se percataron cuando el Sol guiñaba un ojo a la estrella. Eran como niños en el campo ferial y aunque el estómago se les había encogido todos se subieron prestos a la montaña de sus alegrías…

Con cuanta rapidez se expande el universo a medida que otras tantas galaxias se distancian de la vía láctea, todas las estrellas que lo circundan, se van volviendo más opacas y algunas otras más lejanas, se ven envueltas en las interminables oscuridades del espacio. Se observa que las galaxias, cuanto más se distancian unas de otras, es mayor su velocidad entre ellas; en ese inmenso e inacabable espacio, nada es estático, todos se mueven en el espacio.

En ese trayecto le preguntaron a la estrellita si fue ella la que iluminó el descanso de los pastores cuando nació el Mesías. Ella les dijo que no. Pero los tercos pueblerinos de la sierra le preguntaron también si fue ella quien orientaba de día el éxodo de Moisés y de noche era un farol de las alturas para el pueblo libertado. Ella les dijo que no y, cuando otro viajero murmuró algo entre dientes : la estrella también le dijo que no. Por algo el Sol le había guiñado el ojo, para mantener en secreto los misterios de la fe y del universo.

A simple vista se descubren muchas otras estrellas y planetas; pero, como no son los visitantes terrícolas expertos en Astronomía, ni en las ciencias del espacio, no les pueden asignar nombres ni posiciones o coordenadas, menos establecer distancias en el espacio; pero sí, están demostrando al mundo que han superado a leguas y están dando ventaja a todos los descubrimientos espaciales, que hasta el momento se hayan realizado, por los hombres poderosos del planeta Tierra.

Los viajeros espaciales Tauquinos se encuentran atravesando grandes sectores nubosos de polvo interestelar y de diferentes tipos de gases. Como también a las nebulosas formadas por las grandes acumulaciones de energía gasificada y de partículas interestelares, donde en su inmenso centro de forma espiral se van formando la nuevas estrellas en su oquedal.

Más allá, más distante y muy lejos, van profundizándose a un interminable precipicio, fondeado por agujeros negros, de estrellas apagadas; mientras que por otro extremo surcan grandes cantidades de estrellas agrupadas formando sistemas elípticos y también grandes porciones de nebulosas intergalácticas que se pierden en aquel lejano gran secreto del misterio que se guarda dentro de la inmensidad ilimitada del vasto universo.

Los viajeros Tauquinos en el espacio, miedosos y curiosos a la vez, todos se abandonaron a la contemplación de la inmensidad. La realidad en esos instantes, sólo era un sueño pasajero y ese sueño indescriptible, sólo era una simple ilusión espacial, desafiando la realidad desconocida de los insólitos mundos de la vida estructural del espacio.

El globo viajero va abriendo una nueva estela, como especie de una simple brecha en la lejanía, que se evapora en morado tiempo, a medida que avanza en el espacio. Era un cordón umibilical que ataba a la estrellita con el Sol. Parece que la claridad semiopacada se cae al otro lado del costado del globo viajero, como las dos caras de la luna y como un gran trozo de colores, mordidos desde la mitad por el tiempo.


Todos oyen sus propios respiros y sus cercanos profanos ruidos; pero no del espacio que les rodea, en medio de la inmensa oscuridad, que también navega conjuntamente con ellos en silencio.

La condición humana que llevan los viajeros del globo hace que sienten muy de cerca los deseos de comer; lo poco de sus provisiones que almacenan, son ingeridas muchas veces por nerviosismo, matizadas con diferentes colores del espacio, para entretenerse a la distancia y sazonar el recuerdo, por algunos instantes, satisfaciendo el hambre terrícola, saborizando el roce de los vértigos y el gusto frío de lo desconocido. A esto sí estaban acostumbrados los Tauquinos y por eso siempre llevan en sus alforjas laboreadas de colores su apetitoso “fiambre” cuando trabajan en el campo o en otras actividades rurales en sus fieles manteles, mates y talegas de lana a color, con sus papas con cuy, cancha o frijoles en manteca de chancho, cancha con jamón, quesos con cancha, shinte con ají, harina de trigo en manteca con charqui, sus tortillas o sus cachangas, la shullga de trigo o cebada, hojas de coca. Por eso mientras contemplaban las abruptas maravillas del circuito turístico espacial ordenado por el Sol…nuestros viajeros con el deseo a la distancia sus paladares se hacían agua y del tanto saborear la nada también hacían ruidos profanos en el alma…

A gran profundidad del universo, sentían un lejano y enorme estirón friolento del ambiente y que luego, de todas partes y direcciones, se sentía como la humedad de las gotas violentas por las lluvias de gases. A la distancia se escuchaba la resonancia de las tempestades de cuerpos extraños que se desplazan por el infinito universo. Tal vez eran saludos astrales de todos los cuerpos celestes amigos del Sol. Tal vez que otras manifestaciones desconocidas serían para los viajeros visitantes. Todo es un misterio.
Muy distantes se veían las galaxias. Entre ellas se daban muchas señales de vida, vidas muy complejas y de mayor desplazamiento y habilidad, todas se daban alcance de espacio a espacio, estiraban como cordeles infinitos sus plasmas causando un gran estupor de lejanías entre los brazos del inmensurable espacio.

De varias maneras los vacíos espaciales se trataban de esquivar, incluso a veces, con cierta temeridad de espanto se llegaba a sus precipicios. De repente aparecían lenguas infernales que rompían al cielo en dos que no se podían refrescar, como alas teñidas de las mismas entrañas del vacío puro, deslizadas sobre el espejismo de la verdadera realidad espacial de la vida. ¿Hay infierno en el cielo? ¿Por eso cayeron los ángles y se rebelaron las huestes?.

Los movimientos eran cada vez más fuertes y de dura comprensión de entender, sus ocultos secretos místicos se daban a la redonda; con cuantas sombras desplazadas se juntaban, como las propias lunas de cristal, se cruzaban hacia los horizontes y otras eran tan largas en formas de corazón, como para cubrir toda la parte de América. Una partícula del universo cristalizado era más grande que la Tierra.

Los corazones de los terrícolas visitantes se sumergían de miedo, daban tantas vueltas en sí mismos que hasta los colores se rasgaban en su intimidad aspirando el polvo de la escasa vida, como hombres de la Tierra, mientras se colgaban del espacio y de los seres eternos, que navegan en esa inmensidad. En donde la paciencia ha crecido tanto y tanto, que se ha ido alargando cada vez más, en esas oscuras distancias, sin altura, sin forma, sin dimensión; en donde también, andan con el temor Divino y cuantas más horas transcurran, más tenso se pone el espacio, como si fuera un tiempo endurecido en la fría píel, sin ninguna clase de tolerancia - Se valiente “cho”, paso macho, paso macho…decía entre dientes por allí un tripulante -

Los emisarios del pueblo de Tauca viajando en su histórico globo, han perdido la noción del día y de la noche y aún de las horas, todo es espacio, todo huele a entre telones de oscuridad. Los rayos del sol se encuentran muy lejos, casi ya no se sienten sus caricias, su calor de vida se ha esfumado dentro de las nubosidades que unen las distancias, en un mundo perdido y desorientado para los hombres.

La estrella que les dirige como guía, sumándose al equipo de perfiles mundanos, demuestra cansancio como ellos, casi opaca de corazón. Cada vez más se van agotando sus esfuerzos. Con débil voz pero maternal a la vez, les manifiesta a los visitantes terrícolas que, según su cálculo, se han alejado demasiado de su abuelo el Sol y que es necesario retornar cuanto antes, porque de lo contrario ya se siente el peligro a la entrada de la puerta de otras dimensiones, corriendo el riesgo de ser atraídos por las reacciones electromagnéticas y fuerzas gravitacionales de otros sistemas planetarios. Sería muy difícil retornar al Sol y regresar al lugar de su origen, entonces, el globo y los viajeros se perderían para siempre en su destino y nunca más retornarían.

En el universo todos respetan estrictamente sus trayectorias y sus fuerzas gravitacionales. No existen invasiones ni menos usurpadores, nadie ocupa lugar ajeno ni menos giran por caminos que no les pertenecen, tienen toda libertad, pero respetan el derecho asignado naturalmente, las galaxias, los planetas, las estrellas, los cometas y las moléculas interestelares, se rigen y obedecen por las leyes naturales universales que las administran y gobiernan; en el universo existe un respeto y ordenamiento único y universal, con la poderosa mentalidad del universo.

La estrella de guía y los visitantes terrícolas decidieron regresar orientándose hacia el destino del Sol. En cuanto surcaban el espacio, se veían derramarse en espiral las nubosidades ofrecidas por el reflejo del Sol, hacia un interminable oscuro vacío y que en gélida visión parecía deshacer parte del universo. LLevado por una tormenta de gases que a toda costa arrinconaba hacia los extremos al globo viajero, tripulado con esfuerzo por los visitantes, el globo se bamboleaba como si fuera una cáscara de nuez en el océano pacífico. La estrella guiadora sonreía y en todo momento minimizaba las preocupaciones y los temores de los hombrecitos, hasta que llegaron a las inmediaciones del Astro.



 


CON EL SOL LUEGO DEL PASEO ESPACIAL


Con una sonrisa navideña el Sol recibe a los visitantes, después de aquel paseo espacial, luego pregunta paternalmente si les agradó conocer los ámbitos desconocidos por los terrícolas y más allá de sus dominios. Todos, con un semblante de cielo y como un manojo de fibras de cabuya blanca o de hilos de yute dorados por el Sol, contestaron que sí unánimemente. Fue tal su verticalidad, que sólo se escuchó una sola afirmación. Dijero que se sentían asombrados y que jamás soñaron conocer las maravillas del profundo universo y de lo más recóndito del seno espacial desconocido.

El Sol, hablando con una expresión de corazón y con una sonrisa de calor, cerró sus ojos abultados y se inclinó a un costado de la satisfacción, expresando su arcano regocijo y en las arrugas de su frente patriarcal se dibujó una corona de esmeraldas. Luego les ofreció y les brindó de todo, como en bandeja, con su melosa bondad y su franca amistad, junto con ello su ayuda y presencia inmediata, en pacto fraternal hasta que dure su existencia en el universo sin fin.

Los visitantes terrícolas expresando entre venias dulces su complacido agradecimiento, como un perfumado ramo de esperanzas sin tapujos nunca vistos por el sol, demuestran su alborozo y felices gestos de optimismo se golpean el pecho como donando su amor en su total redondez de corazón.

Los emisarios viajeros de Tauca, todos de perfil rozagante; pero a la inversa de la regocijada vertiente, callan que algo andaba un poco afligido, como hojas desgajadas de sus plantas y con párpados alicaídos, le exponen al Sol su pronto deseo motivante y abierto al regreso, con destino en su media vuelta, le pedían permiso al Sol para que les de su luz verde y tengan acceso a los caminos de retorno hacia la Tierra. Cubrían sus angustias con justificaciones de necesidades corporales y de añoranzas familiares. Entre ellas las provisiones, eran muy escasas en sus almacenes; entre otras, las sentimentales que no podían ocultar porque extrañaban a sus esposas y a sus hijos, que habían dejado en el planeta Tierra.

El Sol, haciendo empatía afectiva y uno con esta situación de manifiesta añoranza, les respondió. – Los comprendo, no se preocupen por el momento, desde aquí estoy vigilando a sus familias, ellas se encuentran bien de salud, yo les doy la vida con mi calor de siempre, mis rayos de luz solean las plantas y los campos generan las sombras para refrescar el aire que respiran y purificar la sangre de los seres vivientes.

Proseguió hablando el Sol: - durante todos los días del tiempo, de los años, seguiré remitiéndoles constantemente mi mensaje escrito con mis rayos de luz entre sus sueños de alborada. Sentirán mis caricias y buen humor durante los baños de sol que se dispongan tomar en el zaguán de sus hogares o frente a una piscina o a las orillas del mar o en algún otro paseo que realicen los días domingos en fines de semana, o en un día feriado de plácido descanso.

Fina y delicadamente broncearé sus pieles con especial privilegio entre los habitantes de la Tierra. Seré alegría y placer de todos vuestros niños, en las épocas de verano y, en invierno, aunque alfombren espesores de nieve y metralle el paisaje el granizo : Mi calor perdurará o evaporará las aguas del mar y de los ríos para que en las épocas de invierno, se precipiten las lluvias sobre la tierra, para hacerla fértil y primera en la agricultura.

Mientras produzcan los campos y los hombres compartan como yo les doy hasta sobrar, se incrementará la alimentación de los pueblos de la Tierra. La naturaleza también se revestirá de flores, de hierbas y plantas, se cubrirán de exuberante vegetación los desiertos y eriazos, para la subsistencia de todos los animales, que existan sobre la faz del planeta. En caso, de comunicarles mi disgusto o mi aburrimiento longevo, porque también soy para ustedes un Tauquino más humano, y siento las debilidades como cualquier hombre de la Tierra porque ahora que se van perderé mi forma de hombre. Entonces también mis rayos solares caerán sobre ustedes, con una escritura más fuerte, más furioso, crepitará la piel de los hombres hasta requemarlos el dolor y les haré sentir mi enfado, mi enojo de astro rey; y en sus campos secaré la tierra hasta hacerla improductiva, chamuscaré las hojas hasta secar sus tallos, marchitaré las flores y las hierbas y en la grieta de una piedra discurriré sus esencias.
¡Todo eso haré! Cuando ustedes no sepan valorar ni aprovechar mis rayos solares, o en su defecto, cuando ustedes den un mal uso a la tierra y depreden sus árboles. Haré sentir fuertemente mi protesta y pesadamente mi discrepancia, por las actitudes impropias de un ser racional.

El Sol, es un ejemplo de padre responsable. El Sol, da luz y vida a todos los seres del universo. Sus rayos solares nos hacen llegar a la Tierra, todos los días y a hora exacta a todos los confines de los planetas, satélites, estrellas y cuanto existen, dentro del Sistema Solar. Sus preocupaciones son tantas y tantas, como sus obligaciones ineludibles, para todo un sistema planetario solar. Por estas razones, no pudo continuar con más recomendaciones. Y pronto, trató de despedirse de los emisarios visitantes. Sin antes, de que previamente les enseñará y les orientará el camino espacial, de regreso al planeta Tierra.


 


EL REGRESO DEL GLOBO TRIPULADO POR LOS EMISARIOS DE TAUCA, DESDE EL SOL HACIA LA TIERRA

En cuanto, los emisarios viajeros se orientaron y vislumbraron en qué lugar se encontraba el planeta Tierra; luego pusieron en ruta el globo que tripulaban con destino a la Tierra y que a lo lejos, muy lejos, apenas se distinguía el planeta de origen, como un punto de piquete de alfiler, a más leguas de distancias, como una cabeza blanca del mismo alfiler.

Los viajeros observan hacia lo lejos y manifiestan que desde el futuro a la Tierra todo es distinto, todo es novedad, el misterio de la navegación espacial se hundía en el corazón del interminable universo, como una luz lila muerta de pasión. Habían estado en el futuro. Primo Inter Pares…”Primero entre sus iguales” les llamaría el libro del futuro abierto a la expresión afectiva del espacio.

El eterno espacio de nubosidades iba convirtiéndose en un anaranjado resplandor, que de poco a poco, se veía sumergirse hacia lo más hondo del infinito universo de la esperanza.

Aprovechemos la distancia, - decían los viajeros - para mirar de lo lejos a la Tierra y poder hacer algunas observaciones para sacar ventaja al tiempo que se va. Así como partieron, así también retornaban, sin guías, sin hermanos mayores, sin líderes; sin jefes ni patrones, Retornaban solidarios para siempre.

¡ Qué seductor es el espacio ¡.

¡ Qué belleza guarda el universo en su seno ¡, cada vez más nos vamos acercándonos, hacía un color de rojo denso y suave.

¡ Qué resplandor de sombras ¡ contrarestan los bellísimos reflejos de las dispersas estrellas que se alejan cogidas de las manitas, como tantas niñas desoladas y perdidas en el inmenso trajinar del universo.

Más allá, vienen otros vientos de rojo subido que tira a violáceo, revestidos de azul y que se traslucen de púrpura a través del tiempo, concentrado en el espacio, libre de correr a cualquier parte del horizonte, que nos circunda en el universo.

¡ Qué intensidad tan bella y compleja ¡ nos hace evocar los sabores de estilo de todas las frutas de la Tierra, frescas y dulces de invierno, como tantas manzanas coloradas, colgadas de sus plantas, en el vértice de las mañanas violetas. También nos hace evocar, todos los sabores de los potajes exquisitos de todas las Estaciones del año, para pintarse de un morado claro, en el centro del alma y que de una a una, van pasando de perfil, como un dorado fino hilo de cocer que asegure los apetitos de rosa lila, en las orillas de un cercano placer.

El universo de azul tostado se repliega en su vasto aposento, polvoriento y nuboso de esperanza, alejándose constantemente, hacia lo más profundo del espacio. Mientras que el color de tono ámbar de gran resplandor, parece abrir el camino al infatigable globo viajero, que dulcemente en la aurora, viene de retorno en busca del planeta Tierra.

En cuanto el globo viajero con los emisarios del pueblo de Tauca, regresaba del universo hacia la Tierra, y una vez, que lograron sobrepasar las fuerzas gravitatorias del cinturón de aire que rodea a la Tierra, que conforma la atmósfera recibiendo diferentes tipos de radiaciones matizadas en variados colores de atmósfera, delineando el tiempo atmosférico de vientos y de nubes; con todo esto, recién los corazones de los viajeros Tauquinos se llenan de aire terrestre comenzando a pensar qué decir sobre las diferentes formas de la Tierra..

De primera intención, el tiempo se abrió de par en par, delicadamente su hermoso color de rosa pálido aparece, con gran nitidez la esperanza ha cumplido con su misión, de un brillo constante se ve a la distancia la densidad de la Tierra, su aura como una naranja amarillenta girando sobre su eje, elíptica, hacía las vistas de la cercanía.

Lo primero que se observó, fue el Polo Norte de la Tierra de blanco puro, luego el Océano Artico y poco a poco, fueron centrándose, hacía la línea ecuatoriana equidistante de los polos de la Tierra; a medida que el globo iba descendiendo, se veía que la Tierra, como una enorme pelota, pincelada de azul y con tierra sosegada, giraba y giraba en sentido contrario.

Hacia la lejanía, de un color amarillento pálido y muy brillante, se veían Australia, Indonesia y Japón. Luego venia sin pérdida de tiempo, alfombrados de verde oscuro, Rusia y China. Inmediatamente aparecía de un color lila el océano indico. También, gradualmente, se veía aparecer de un color marrón oscuro; Africa, Italia, España, Inglaterra. Como una esperanza ovalada, se columbraba el Océano Atlántico, de un fondo azulado movible; y luego revestido de un verde caña, se distinguían a Brasil, Argentina, y de un blancor tierra; el Perú, Colombia, Venezuela, Estados Unidos de Norte América, México y Canadá, rodeados de un extenso océano Pacífico, de un azul muy profundo a la distancia. La Tierra no se detiene sigue girando, desde lo alto se le divisa de color paja amarillenta, de un sabor americano y de frutado olor, para un buen paladar continental. También se dejan entrever las llanura, los montes, las cordilleras, los lagos, los ríos, y otras tantas cosas más que se observan guardadas en el seno de nuestra bendita naturaleza.

 


EL GLOBO VIAJERO EN EL HORIZONTE

La noticia del regreso del globo viajero se propaló a los cuatro vientos por todo el Mundo. Era algo increíble, que un globo de tan rústica construcción, que ya lo habían dado por desaparecido en el espacio, con todos sus intrépidos viajeros, que nuevamente se les vislumbraba bajo el cielo del Continente Americano.

Todas las Asociaciones e Instituciones organizativas y Grupos sociales de los hijos Tauquinos, residentes en la ciudad de Lima y otras costeñas, al enterarse y tener conocimiento de las noticias y primicias propaladas, tanto por la prensa escrita, como por la radio y la televisión, inmediatamente se comunicaron telefónicamente con el pueblo de Tauca, Provincia de Pallasca, del Departamento de Ancash, del retorno del controvertido globo viajero, con los emisarios a bordo. No se sabía a ciencia cierta sobre el número de sobrevivientes ni menos el estado de salud de sus ocupantes.

La incertidumbre, por otro lado, era opacada sólo por el hecho de que el globo estaba de vuelta y que, por lógica, uno o más de uno de los viajeros retornaba. Ya esto era una proeza que superaban las expectativas, tanto del inicio del sonado viaje como del improbable retorno. Alguien más había estado con ellos en el espacio y una mano más gigantesca que el arrojo de ellos…había tripulado tantas deficiencias, magistralmente. Una mano que además diseñaba milagros y hacía realidad las fantasías. ¿ El Hanan Pacha se había manifestado y el Dios Inti era realidad ?…

El pueblo de Tauca, al recibir tan sensacional noticia de que el globo viajero había sido visto y fotografiado por las Estaciones de los Observatorios Espaciales de la Fuerza Aérea del Perú, al haber sido detectado cuando surcaba el cielo peruano por el despejado techo de la ciudad de Lima y continuaba su curso, hacia el Norte del país, con destino al Departamento de Ancash , Provincia de Pallasca, Distrito de Tauca, en donde se encuentra su base. La gente del pueblo, al no tener noticias abruptamente de esta travesía, después de la última transmisión precaria y radial por uno de los anónimos viajeros, había comunicado ante las autoridades estos sucesos. Se había iniciado una investigación y la prensa ya no tildaba de absurdo o extravagante a esta singular idea de los Tauquinos.

Se difunde y recibe noticias que el entrañable globo deberá descender en su terruño. Sin pérdida de tiempo e Inmediatamente, todas las autoridades políticas, públicas, clericales y sociales de la ciudad de Tauca, de sus anexos; así como todo el publico y contextos en general; de los pueblos conexos mas los alumnos de los Colegios de Primaria y Secundaria, debidamente uniformados y escoltando al Pabellón Nacional, todos; todos se dieron cita en la Plaza Mayor de la ciudad de Tauca para esperar la llegada del globo viajero con los emisarios a bordo, que ya se habían convertido de hecho en una leyenda nacional, y se habían fijado para siempre en todos los corazones palpitantes del pueblo de Tauca, del Perú y de la comunidad internacional un espacio privilegiado y un escaño maravilloso y admirable en la fama del universo.

Las autoridades organizaron brigadas de auxilio y grupos de seguridad, dispusieron que todas las calles, plaza y casas que rodean y pueblan la ciudad, sean inmediatamente embanderadas con el emblema nacional y el de la Ciudad. También ordenaron que la gente del pueblo llevara ramos de flores de variados colores con el fin de entregárselas a los sobrevivientes y alfombraran el suelo con sus colores, como en sagrada procesión, donde posiblemente llegaran a descender del globo intergaláctico. ¿ Dónde está la prensa mundial?… brillan por su ausencia...

El entusiasmo había adquirido un encendido color rojo brillante en ese día. Se estaba celebrando en el cielo y en la tierra.

La gente del pueblo tenía diferentes posiciones: unos querían que el globo viajero descendiera cerca a la laguna de “Cochapampa”, por ser un lugar plano, con las condiciones favorables de un aeropuerto. Otros decían que el descenso sea en la loma de “Caquia”, pero no ofrecía las condiciones necesarias, pues la antena parabólica, era un obstáculo mortal para el descenso; otros decían que el descenso se realice en la misma cumbre del Cerro de Angollca, de donde salió inicialmente el globo viajero, pero este lugar , no era favorable, no ofrecía las condiciones adecuadas para un efectivo descenso y pueden sobrevenir accidentes inesperados, ya que el lugar es pendiente y de gran peligro; otros elegían, el lugar llamado “Pagarina” que tampoco ofrecía seguridad y no era apropiado para el descenso; muchos otros elegían “Angovillca”, por ubicarse en la parte alta de la ciudad y en donde se encuentra la Capilla de la “Cruz Alta de Angovillca”.
Mientras se encontraban en estas discrepancias y deliberaciones la gente del pueblo, se percataron de que a lo lejos, muy distante del lugar, se veía aparecer como una pequeña pelota flotante en el aire, como los objetos que desde años habían sido vistos por tales alturas y espacios. ¿ Ovnis de entre las escasas nubes ?, ¿ otro globo que se mantenía en la atmósfera a esas horas del día ?. Una relumbrante mañana, reflejada en el cielo de los cerros vecinos, rodeaba al Distrito de Tauca.

En esos momentos todas las nubes del cielo se limpiaron, como si fuera la propia mano del cielo puliendo un amplio espejo. La mañana que parecía estar un poco deprimida y fuera de lugar, se revistió de cálido hogar y se convirtió en fuente inspiradora, de un profundo azul, encarando al sol para desatarle todos los nudos de su frondosa cabellera de oro o si quisiera, por embelesamiento, apretar su claridad amplia y abanicada de tantos haces que se dispersaban en su fresco día, por sobre las cumbres de la vasta serranía.

Eran más o menos las nueve de la mañana del día miércoles dos del mes de Agosto de mil novecientos noventinueve, la bóveda celeste tornose inmediatamente en oro limón y se desparramó del sol, como una rosada espiración de los pétalos de flor sobre las doradas alturas del Cerro de Angollca. Más abajo, cual perfume de jazmín, fluía un aroma especial…era el airecito del cielo que levemente se entremezclaba con el de las hojas de las plantas y reptaba entre los pajonales guardianes del sol.

El tiempo se arrinconaba hacia los cerros, como una abierta flor rosada del recuerdo, desmoronando su calor en las orillas de las alturas doradas del cerro de Angollca.

La tibia mañana, apaciblemente, se contuvo por un breve momento, como si la naturaleza dejara de respirar. La población y los concurrentes estaban con las miradas perdidas en el silencio de aquella distancia, esperando ansiosamente el descenso del histórico globo viajero. Una caravana de caballos, ovejas, vacas, toda clase de animales con sus pastores, los ladridos de los perros, los cantos de los gallos, etc, etc; formaban toda una variedad de hilos de plata extendidas sobre las vertientes cercanas al pueblo de Tauca.
La gente y todos los foráneos empezaron a vitorear, la masa de adeptos, partidarios de la idea inmediatamente trató de ascender en mancha por el camino del “Alto de los Molinos”, hasta llegar a la misma Capilla de la “Cruz de Angovillca”. Ya no había tiempo que perder, muchos ya habían ascendido a lugares de mayor altura para tener mejor visibilidad en presenciar el descenso del globo viajero, desde muy temprano; con la curiosidad e interés incrustadas en el alma y en el corazón llevando a cuesta su amor andino por su tierra y por sus conciudadanos del pueblo, sintiendo la única felicidad que no es criticada ni es ingrata y que, en las adversidades de la vida, siempre se manifiesta para que las personas estén unidas en el afronte con valentía, como si fuera la oquedad de un solo día.

El cielo revestido de celestes y con inmaculada claridad en pareja con las campanadas de regocijo popular, guardaba en su retina a tantas miradas alborozadas y gestos jubilosos, dibujando en cada sonrisa un acampanado gesto de aprobación de los hijos de Tauca, que impacientemente esperaban ver descender el globo viajero, con sus ocupantes a salvo, gozosos de salud, triunfadores e inmortales de sus ideales.

Hacia arriba seguían descabezadas las miradas, hacia allá junto al cielo la mañana eternizada, ya era casi al medio día, cuando de pronto en forma de círculo, se vió que el globo viajero poco a poco iba descendiendo hacia las alturas del pueblo de Tauca. Abajo no sabían que el piloto y navegante del globo era el mismo Sol, pero a los viajeros ya nada los asombraba.

Todas, todas las miradas se clavaron en el globo viajero. Con reluciente aroma de mañana, la fuerza de los vientos hacían rechinar los gruesos cristales ascendidos, pintados a paso firme desde la tierra. En la profundidad de cada corazón floreaba una incontrolables alegría; el globo viajero, se veía más cerca a nosotros y qué tanta prisa tenían los deseos con las toscas manos, queríamos tocarlos al globo que levemente flotando en el aire descendía.

Todos gritaban desenfrenada y estentóreamente… ¡ más aquí !… ¡ Más allá ! …¡ Cuidado ! … ¡ dirige bien ¡... El globo viajero, dominado por su propio peso, fue descendiendo sosegadamente, hacia el lado norte de la Capilla de la “Cruz de Angovillca”, en un lugar plano y adecuado para el descenso.

Lentamente fue descendiendo y descendiendo ante las miradas fijas, expectantes y curiosas de la gente del pueblo de Tauca. En cuanto el globo viajero, levemente tocó la superficie de la Tierra, de repente se escuchó un fuerte y estremecedor ruído electrizante..., que hizo temblar el piso terroso y sobresaltar los ánimos, porque nadie había advertido este hecho tan inesperado.
Toda la gente que había asistido a testificar el histórico acontecimiento, abrió los ojos tan grandes, como del tamaño de la luna llena y luego se tiraron a tierra, como cuando niño, alguien busca protegerse en las faldas de nuestras madres. Mientras el globo intacto, libre de polvo y paja, pacíficamente, abrió unos de sus extremos ante las miradas desorbitadas de la multitud. Los curiosos y familiares asombrados vieron salir y descender del globo viajero al primer tripulante del grupo de emisarios... ¿ Era Cahuide ? ¿ Era Túpac Amaru ? ¿ Un Antarqui ? … No importa. Jubilosa la gente lo aplaudía incesantemente, él a paso cansado, caminó unos cuantos metros y fue a zambullirse en brazos de toda la gente que alegremente lo aclamaban; luego, en el más estricto orden y formalidad, siguieron descendiendo los demás tripulantes quienes también tuvieron que resignarse al mismo cariño y recibimiento que le dieron al primero. A todos se les vió radiantes, dorados, blancas sus barbas, patriarcales; callados. Sus miradas atravezaban y nadie podía mirarlos directamente a los ojos. Viajaron fuertes y retornaron poderosos.

En cuanto descendió el último emisario del globo viajero, como para da respuesta mentalmente algún recuerdo interno que brota inesperadamente se detuvo, y dando media vuelta con la mirada hacia el globo empuñó del asta la bandera que flameaba y como si fuera su mejor y fiel amigo la estrecho entre sus brazos, la dió varios besos sonoros, también cariñosos apretones sobre su pecho como queriendo introducir a la fuerza a su corazón, y luego abriéndose paso entre la multitud las llevo ondulándose por el aire como un grandioso recuerdo. Todo el lugar festejaba el retorno de sus intrépidos emisarios con quenas, rondines, guitarras, mandolinas, violines, roncadoras, flautas, cantantes, bailarines, conjuntos folklóricos y la Banda de músicos. ¡Cosa curiosa!… no hubieron cohetones ni salvas… ¿Cosa curiosa no?.

El globo viajero, ante la admiración de la gente del pueblo, permaneció muy poco tiempo y como si fuera su último suspiro, se desinfló con un ruido de ave vertical y luego se perdió en el vientre celeste del cielo, hamaqueado por el viento, así el globo viajero quedó como hojas de trébol tendidas sobre el suelo. La gente del pueblo a viva voz pedía que se le conservara como un recuerdo inolvidable de esta hazaña y que se le trasladará al Local de la Municipalidad Distrital de Tauca, conjuntamente con la bandera de la ciudad que incansablemente de alegría flameaba al viento, para formar parte del Museo institucional y de esta manera perennizar su retorno del espacio, como mudos testigos de este hecho histórico.

Mientras se escuchaba esta propuesta del tumulto de gente, el globo de un momento a otro, sin mediar explicación alguna, se incendió todo, polvos fantásticos flotaban como mil mariposas del vergel, donde una vez estubo el globo; no fue posible apagar las llamas por no contar con un extinguidor de fuego al alcance, y aun más en el pueblo de Tauca no se conoce este implemento de auxilio. De otro lado, la escasa dotación de agua y de tierra que intentaron utilizar en el lugar, para sofocar el fuego, fueron insuficientes.

El globo viajero, se convirtió en cenizas como luz de bengala y no quedó huella alguna, porque un fuerte viento, en forma de remolino las levantó y llevó todo los rescoldos por los aires, hasta perderse en el vasto azul del eterno firmamento.

La multitud de gente, amistades. Familiares y concurrentes no se movió de su ubicación ni abandonaron el lugar desde donde habían presenciado el hecho histórico del retorno del globo viajero. Todos, todos en forma unánime sostenían la idea de ver la manera de hacer perdurar el testimonio, en las páginas de la historia del pueblo de Tauca, de las crónicas del mundo y de los futuros textos que se impartirían en los centros de educación peruana.

Algunos opinaban por mandar levantar un monumento, otros por construir un obelisco en el mismo lugar en donde había descendido el globo viajero y en donde el destino lo había convertido en cenizas. Pero, no faltó otra estupenda idea que desde el fondo de la multitud, provino de un hombre de regular estatura, corpulento, varonil, llevaba puesto poncho y sombrero de color de paja dorada, su imponencia disciplinó al grupo y dejó escuchar su voz inteligente y clara, con mayor conocimiento expuso: “que para perennizar el hecho histórico del retorno del globo viajero, con los emisarios del pueblo de Tauca, todos debemos construir una cruz especial, con base en forma piramidal y esta cruz debe ser iluminada en su extensión, decorada en forma de hojas de trébol en sus tres extremos, pintada de color blanca nieve de Los Andes, en la intersección de la cruz, debe llevar el Sol radiante, en conmemoración de que los emisarios hijos de Tauca llegaron al sol, su base debe descansar en el mismo lugar, en donde se incendió el globo viajero, deberá llamarse la “Cruz de la Esperanza”, con frente al pueblo de Tauca, mirando hacia el Oeste, por donde se vió aparecer el intrépido globo viajero, tripulado por los emisarios hijos del pueblo de Tauca.”

La gente alborozada y con gestos jubilosos de felicidad, en medio de los estruendosos aplausos inacabables, aprobaron en forma unánime tan acertada idea. Los viajeros cruzaron miradas secretas con este anónimo expositor y entre ellos se guiñaron los ojos. ¿ Qué secreto se traían ? ¡ Algún día lo sabremos ¡...
Pero, surgía un problema económico y técnico, en vista de las características dimensionales y altura de diez metros, por cinco y medio de construcción de la cruz, más la iluminación eléctrica; resultaba un elevado costo, además del estudio previo y razonable que era necesario para la construcción de la obra a proyectarse.

La obra representaba un presupuesto elevado que no era posible ser asumido por los habitantes del pueblo de Tauca; ni vendiendo todos los carneros del pueblo…entonces alguien, entre tantas sugerencias, planteó solicitar a las Instituciones Asociativas de los Hijos de Tauca, residentes en la ciudad de Lima y cooperación internacional, para que asumieran la construcción de la obra, solidaria y participativamente.

Después de haber gestionado y acudido a tocar todas las puertas de estas Instituciones, la Asociación “Sport Tauca”, Presidida por un activo ciudadano Tauquino, apoyado por sus miembros directivos y algunos otros benefactores, en Asamblea institucional aprobó realizar la construcción de la obra y para el efecto mandó realizar un estudio previo para que se formulara un proyecto técnico y profesional de la obra sugerida para construirse a más tardar dentro del término de un año, la obra proyectada. El pueblo fue uno de los principales patrocinantes del viaje. El ánimo era un hermano infaltable del pueblo que siempre abanderaba con sus buenas costumbres y propósitos cualquier proyecto que sublimara en bien de sus integrantes.

También acordaron en asamblea que en cuanto se concluyera la obra, se inaugurase el día jueves tres del mes de Agosto del año dos mil. Así mismo, se dispuso que en ese mismo día se constituya una “Hermandad ” y con ella un “Comité de Damas” integrada por hijas, tanto del Distrito de Tauca , como por las que residen en la ciudad de Lima y en el extranjero, para que se organicen y que, a partir de la referida fecha, se proyecten en lo sucesivo para conmemorar el hecho histórico, cada año venidero, rememorando y venerando con toda devoción a la “Cruz de la Esperanza” de la ciudad de Tauca. También quedó sentado que cada año se conmemorase una fecha especial y siempre se haga una ceremonia tradicional.

Se levantaron las columnas sólidas en esta obra literaria para un santuario y se formó una fraterna institución de la esperanza que hasta ahora se llama “Hermanos del Sol”. Esta hermandad quedará en estas páginas abierta al tiempo para que siempre la recuerden a este modesto hermano escritor, admirador del paisaje incomparable, asentada en la bendita y afortunada tierra andina del pueblo de Tauca.

Otro punto importante que acordaron, fue declarar el día dos del mes de Agosto, de cada año, como “Día de la Peregrinación” en donde los feligreses hijos de Tauca, tendrían que realizar una caminata desde la Iglesia Matriz de Tauca, en la Plaza Mayor de la ciudad, hasta donde se ubica la “Cruz de la Esperanza”, subiendo la cuesta de “Los Molinos” y pasando en penitencia por las Estaciones de la Vía Crucis, que se confeccionaría posteriormente.

Esta obra monumental que se va a construir sería como testimonio real y palpable de un hecho histórico, único en el Mundo, sería el recuerdo inolvidable en memoria de estos valientes e intrépidos emisarios hijos de Tauca, que en un globo artesanal y casero se lanzaron hacia el espacio, en pos de llegar hasta el mismo centro del Sol.

Esta obra proyectada será el emblema de la inteligencia y de la esperanza, que mirará siempre por siempre, hacia el futuro progresista de un pueblo modesto y que sentará en el podio de lo intrépido y valiente a sus hijos alturados, como paradigma de que a pesar de enfrentarse con tantas necesidades y complejas dificultades, siempre piensen en vencer y superarse, para poder de cualquier manera, competir con algún pueblo del Mundo, porque todos son capaces y hábiles de realizarlos, tienen todos el derecho natural de competir y participar de los adelantos que alcancen los hombres de la Tierra, dentro de los conocimientos: espirituales, filosóficos, científicos, técnicos y de cualquier otro campo del saber humano.

Dentro de los pueblos del Mundo no cabe diferencia alguna, todos son ingeniosos, hábiles en ejercer algún oficio o arte y todos tienen la inteligencia suficiente para la realización de sus aspiraciones y de sus sueños.

El pueblo de Tauca ha demostrado al Mundo, a la humanidad entera, que son suficientes, que puden aprender y competir en cualquier campo del conocimiento humano con los países más adelantados del orbe. Estados Unidos de Norte América como país más adelantado, tanto en política, económica y científicamente, fue quién impuso el principio más pesado en la técnica de la conquista del espacio; sin embargo el pueblo de Tauca, adoptando el principio natural más ligero que el aire y más práctico que lo técnico, además el más económico, menos complicado, con sus propios recursos de su ambiente, simple tan simple, consolidó sus sueños de triunfo y felicidad.

La festiva y entretenida claridad del día iba paulatinamente inclinándose al occidente, los ánimos de color rosado en el sur, alcanzaba su nivel violeta y la dispersada satisfacción, quedaba en el recuerdo por el norte, grande, tan grande, al tamaño del vasto cielo, y la multitud de la gente, amorosamente con palpitante corazón en el oriente, lentamente comenzaban a descender hacia el pueblo de Tauca, y sollozando el pasado alimentado se quedaba, bajo las sombras nostálgicas y tranquilas de la distancia, con épicas regadas hacia el cercano futuro de la esperanza, pensando en el presente del día, como alguien que deja su propia vida.

Los triunfos solitarios retozan en el alma, encendiendo las promesas del entorno poseído y en la forma desnudada del anhelo que se arropa en el entresijo de la calma …dormirán las ilusiones con el ángel renacido en el mismo centro del sentimiento.

Fantasías atraviezan nuestros sueños incompletos. El ser sigue corriendo al encuentro del querer y en las horas consumidas del quehacer, en noches perdurables nos hundimos abismados en el ensueño protector del amanecer.

El pasado fue un libro de espíritu viajero y en sus páginas ocultas se grabaron maravillas de aventurero, porque el cuerpo era postura de abundancia de escudero y el jardín del tesoro pensamiento…marchito y pasajero.

Despide tu pasado sin sustraerle nada al tiempo, sin desearle mal silente al prójimo cualquiera y trasciende de tI mismo mirando al horizonte, donde van tus vidas nuevas y tus huellas del ayer, desprendidas del vaciado perecer y se queda en la cóncava sombra del anochecer.

En Tauca la vida se abre sola y en sus mañanas, con el aletear de los gallos; el trinar de los ruiseñores, el vuelo razante de las águilas, la brisa que agita a las copas de los árboles; el cantar de la mujer virginal que se baña en el puquial del conocimiento, o por las noches, cuando la luna suelta sus lucernas al vació y el espíritu de los recuerdos camina entre los sueños, como una voz que se acerca por las montañas en silencio, declamando invisiblemente :


Recordar al globo viajero
que en cenizas fue al cielo,
una cruz de blanco acero
velada queda su consuelo”



La esperanza no es un mito, leyenda ni utopía, tampoco actitud de un alma que lidera. La esperanza es virtud que supera fantasías soñadas. Es la unión perfecta del silencio anhelado, que en nubes de bondad se vierten en las ilusiones de los humildes postergados.

Y en el cenotafio de la cruz propuesta, al pie de la esperanza… reza este poema de luz enigmática.